«Que no soy yo, Pe­dro, que yo no soy»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Fer­nan­do Óne­ga

Eso es: aquí lo que se ne­ce­si­ta es sa­ber quién es el ad­ver­sa­rio. Uno de los pro­ble­mas de este país es la iden­ti­fi­ca­ción del ad­ver­sa­rio o del enemi­go para sa­ber con­tra quién se dis­pa­ra. Los co­mu­ni­ca­do­res que lo tie­nen iden­ti­fi­ca­do an­te su au­dien­cia ob­tie­nen mu­chos éxi­tos de crí­ti­ca. Los que no, pa­san por ser frí­vo­los o ca­za­do­res que dis­pa­ran al ai­re a ver lo que cae. Con los po­lí­ti­cos ocu­rre lo mis­mo. Por eso lo pri­me­ro que ha­cen al ini­ciar la ca­rre­ra elec­to­ral es se­ña­lar a quién se ata­ca. Por eso cuan­do ha­cen de­ba­tes po­lí­ti­cos pre­ci­san un con­tra­rio al que cer­car. Si no lo tie­nen, pa­re­ce que tam­po­co tie­nen ideas. Y, si se equi­vo­can en la de­sig­na­ción, co­rren el ries­go de equi­vo­car­se tam­bién de elec­to­ra­do. Por eso es por lo que se pier­den y se ga­nan elec­cio­nes. Lo tie­ne muy cla­ro Pa­blo Igle­sias, cu­yos su­su­rros lle­na­ron la no­che del de­ba­te: «Que no soy yo, Pe­dro, que yo no soy el ad­ver­sa­rio».

Aho­ra mis­mo es­toy ob­ser­van­do có­mo la de­re­cha es­pa­ño­la uti­li­za la téc­ni­ca de la de­sig­na­ción de ad­ver­sa­rio para ga­nar el día 26. No la ha re­ve­la­do nin­gún di­ri­gen­te del Par­ti­do Po­pu­lar, sino que es la con­clu­sión que ins­pi­ran sus exé­ge­tas en las ter­tu­lias y esos ar­ti­cu­lis­tas que an­tes se lla­ma­ban ter­mi­na­les de Gé­no­va. Es­tán me­ti­dos en una au­tén­ti­ca cru­za­da con­tra los par­ti­dos que le pue­den res­tar vo­tos al PP: el PSOE y Ciu­da­da­nos. Sus ar­tícu­los e in­ter­ven­cio­nes son una des­ca­li­fi­ca­ción cons­tan­te de to­do lo que lle­ve el ape­lli­do so­cia­lis­ta y tra­tan de des­tro­zar ca­da ma­ña­na y ca­da no­che a Al­bert Ri­ve­ra. La sor­pre­sa al­can­za su cé­nit cuan­do, al mis­mo tiem­po, en­sal­zan a Po­de­mos, su atrac­ti­vo per­so­nal y su in­te­li­gen­cia po­lí­ti­ca. Y al­go más lla­ma­ti­vo to­da­vía: disfrutan ata­can­do al PSC, por­que en­tien­den que, si Pe­dro Sánchez no le­van­ta ca­be­za en Ca­ta­lu­ña, tam­po­co go­ber­na­rá España.

To­do es­to es­ta­ría muy bien, si no fue­se por tres de­ta­lles. Pri­me­ro, se com­ba­te y de­te­rio­ra a la úni­ca fuer­za po­lí­ti­ca con la cual el Par­ti­do Po­pu­lar com­par­te el pac­to cons­ti­tu­cio­nal. Sus efec­tos en Ca­ta­lu­ña y qui­zá en el País Vas­co pue­den ser de­mo­le­do­res para la uni­dad na­cio­nal. Se­gun­do, se re­ga­la a los po­pu­lis­tas una ex­pec­ta­ti­va de po­der que no ten­drían si no hu­bie­se esa pos­ter­ga­ción del PSOE con fi­nes elec­to­ra­lis­tas. Sus efec­tos so­bre los va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les acep­ta­dos des­de 1978 pue­den ser de­vas­ta­do­res. Y ter­ce­ro, se ahu­yen­tan las po­cas po­si­bi­li­da­des que exis­ten de una gran coa­li­ción para un Go­bierno fuer­te que qui­zá ne­ce­si­te­mos más que nun­ca si se con­fir­ma que se em­pie­za a for­mar una nue­va tor­men­ta fi­nan­cie­ra. Pe­ro na­da de eso se tie­ne en cuen­ta. Aquí se fun­cio­na en el cor­tí­si­mo pla­zo de unas elec­cio­nes que hay que ga­nar. No es Pe­dro Sánchez el úni­co que se equi­vo­ca en la de­sig­na­ción de ad­ver­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.