El de­ba­te na­cio­nal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

El lu­nes tu­vo lu­gar el es­pe­ra­do de­ba­te a cua­tro, si se pue­de lla­mar así, ha­bi­da cuen­ta de que to­dos in­tuían las pre­gun­tas y lle­va­ban pre­pa­ra­das sus res­pues­tas. No hu­bo sor­pre­sas, pe­ro sí no­ve­da­des.

Hay que ad­mi­tir que Ra­joy se de­fen­dió bien te­nien­do en cuen­ta lo mu­cho de lo que tie­ne que de­fen­der­se. To­dos los ca­sos de co­rrup­ción

que le se­ña­lan co­mo res­pon­sa­ble po­lí­ti­co so­na­ron a mú­si­ca co­no­ci­da, más bien a acor­des de acom­pa­ña­mien­to. Se vio su so­le­dad y su ca­ra de tris­te­za al com­pro­bar que Pe­dro Sánchez nun­ca le apo­ya­rá, aun­que ga­na­se las elec­cio­nes por una cla­ra di­fe­ren­cia. Ese fue el pun­to cla­ve del dis­cur­so de Sánchez, de­cir­nos que nun­ca pac­ta­rá con la de­re­cha, lo que re­du­ce a que so­lo po­dría pac­tar con Pa­blo Igle­sias, lo que im­pli­ca­ría que él ga­na­se a Uni­dos Po­de­mos, o te­ner ma­yo­ría con Ciu­da­da­nos,

am­bos ca­sos muy di­fí­ci­les de con­se­guir, pe­se a que Pa­blo Igle­sias le echó una mano al eli­mi­nar las lí­neas ro­jas, in­clu­so la del re­fe­ren­do, pe­ro con él de pre­si­den­te.

Tam­po­co an­du­vo muy so­bra­do el can­di­da­to de Uni­dos Po­de­mos por­que su ar­gu­men­to de no acu­dir a los ban­cos que­dó des­tro­za­do por Al­bert Ri­ve­ra al re­cor­dar­le que su unión con IU para re­pes­car ese mi­llón de vo­tos per­di­dos el 20D ha su­ma­do a su agru­pa­ción la abul­ta­da deu­da que este par­ti­do tie­ne con la ban­ca, amén de las afir­ma­cio­nes de Gar­zón so­bre la sa­li­da del eu­ro, de la UE o de la OTAN. Es lo que tie­ne ser an­ti­sis­te­ma, que es más fá­cil en­trar que sa­lir.

Al­bert Ri­ve­ra, por su par­te, es­tu­vo bien re­par­tien­do a de­re­cha e iz­quier­da, lo que le si­túa en el cen­tro, pe­ro res­pe­tan­do a Pe­dro Sánchez, co­mo no po­día ser de otra for­ma des­pués de ha­ber lo­gra­do pac­tar con él el fa­mo­so pro­gra­ma de 200 pun­tos.

Si juz­ga­mos ob­je­ti­va­men­te, ire­mos a nue­vas elec­cio­nes, ya que so­lo Ri­ve­ra di­jo que, si de él de­pen­de, no las ha­brá. La otra so­lu­ción, la de que Ra­joy o Sánchez se apar­ten para lo­grar un pac­to con ma­yo­ría de cambios cons­ti­tu­cio­na­les im­por­tan­tes no se vis­lum­bra, y la de que Igle­sias de­frau­de a sus so­cios au­to­de­ter­mi­nis­tas o in­de­pen­den­tis­tas tam­po­co. Las es­pa­das si­guen en al­to. RAÚL SAA­VE­DRA. A CO­RU­ÑA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.