Ca­pri­les bus­ca el apo­yo de Ma­cri para ais­lar a Ma­du­ro en Amé­ri­ca La­ti­na

Go­bierno y opo­si­ción pre­pa­ran el te­rreno para el con­se­jo ex­tra­or­di­na­rio de la OEA

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

De ca­ra al tras­cen­den­tal Con­se­jo Per­ma­nen­te de la OEA pre­vis­to para el jue­ves de la pró­xi­ma se­ma­na, tan­to la opo­si­ción co­mo el Go­bierno ve­ne­zo­la­nos mue­ven sus fi­chas para tra­tar de ac­ti­var o fre­nar la in­vo­ca­ción de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro.

Hen­ri­que Ca­pri­les rea­li­za una gi­ra in­ter­na­cio­nal que lo lle­vó a en­con­trar­se con el pre­si­den­te argentino, Mau­ri­cio Ma­cri, para in­ten­tar con­ven­cer a los paí­ses de Mer­co­sur no so­lo de que apo­yen que en Ve­ne­zue­la exis­te una «al­te­ra­ción gra­ve del hi­lo cons­ti­tu­cio­nal». Aun­que no tras­cen­dió de qué ha­bla­ron, sí se di­fun­die­ron imá­ge­nes del encuentro, de una im­por­tan­te car­ga sim­bó­li­ca para la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, y Ca­pri­les pu­do ex­pli­car a la pren­sa des­de la Ca­sa Ro­sa­da el mo­ti­vo de su via­je, «co­mu­ni­car di­rec­ta­men­te lo que es­ta­mos vi­vien­do en nues­tra Ve­ne­zue­la».

Ca­pri­les tam­bién fue re­ci­bi­do por el pre­si­den­te de Pa­ra­guay, Ho­ra­cio Car­tes, y el can­ci­ller in­te­ri­no de Bra­sil, Jo­sé Se­rra, que co­mo Car­tes y, has­ta ha­ce po­co, Ma­cri era par­ti­da­rio de san­cio­nes al Go­bierno ve­ne­zo­lano por man­te­ner pre­sos po­lí­ti­cos y no res­pe­tar la in­de­pen­den­cia del Par­la­men­to.

Por su par­te, el Go­bierno des­pla­zó to­das sus pie­zas a la Re­pú­bli­ca Dominicana, don­de des­de el lu­nes el encuentro de can­ci- lle­res de la OEA, que pa­sa por el te­ma ve­ne­zo­lano sin men­cio­nar­lo, ser­vi­rá para ca­li­brar si es in­mi­nen­te o no la apli­ca­ción de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca que so­li­ci­tó el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la or­ga­ni­za­ción, Luis Al­ma­gro, que se vo­ta­rá el 23 de ju­nio. En su in­ter­ven­ción, Delcy Ro­drí­guez, la mi­nis­tra de Ex­te­rio­res ve­ne­zo­la­na, cri­ti­có que su Go­bierno sea ob­je­to de una «cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal de hos­ti­ga­mien­to» y de­fen­dió que «los asun­tos in­ter­nos de Ve­ne­zue­la de­ben di­ri­mir­los los ve­ne­zo­la­nos». Ro­drí­guez ya lo­gró lo que el Go­bierno de de Ma­du­ro con­si­de­ra una vic­to­ria ha­ce dos se­ma­nas, cuan­do una se­sión ex­tra­or­di­na­ria de la OEA con­vo­ca­da por Argentina, apro­bó lla­mar al diá­lo­go.

Más nin­gu­neos al Par­la­men­to

En círcu­los di­plo­má­ti­cos se cree que Al­ma­gro tie­ne ama­rra­dos los 18 vo­tos ne­ce­sa­rios para apli­car la Car­ta De­mo­crá­ti­ca in­clu­so des­de an­tes de ha­ber emi­ti­do su ex­ten­so informe, en el que se de­nun­cia la fal­ta de in­de­pen­den­cia del po­der ju­di­cial y su cons­tan­te sa­bo­ta­je a las le­yes ema­na­das de la opo­si­to­ra Asam­blea Na­cio­nal, así co­mo la exis­ten­cia de pre­sos po­lí­ti­cos y una gra­ve es­ca­sez de ali­men­tos y me­di­ci­nas que tie­nen al país al bor­de de la emer­gen­cia hu­ma­na. He­chos re­cien­tes pa­re­cen re­for­zar la te­sis de Al­ma­gro: el Su­pre­mo aca­ba de de­cla­rar in­cons­ti­tu­cio­nal una ley del Par­la­men­to que de­cre­ta la cri­sis de sa­lud, ar­gu­men­tan­do que no tie­ne ra­zón de ser por­que el Eje­cu­ti­vo ya es­tá aten­dien­do la «si­tua­ción irre­gu­lar de su­mi­nis­tro de me­di­ca­men­tos».

La opo­si­ción ha re­mi­ti­do la sen­ten­cia, emi­ti­da el lu­nes por la no­che, a la OEA, ONU y la Unión Eu­ro­pea, en­tre otros, co­mo una prue­ba de la su­je­ción del po­der ju­di­cial al Eje­cu­ti­vo.

CA­RA­CAS / CO­RRES­PON­SAL JUAN MABROMATA AFP

Ma­cri sa­lu­da a Ca­pri­les al re­ci­bir al lí­der opo­si­tor ve­ne­zo­lano en la Ca­sa Ro­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.