Mayo ba­te por de­ci­mo­ter­cer mes el ré­cord his­tó­ri­co de tem­pe­ra­tu­ras

La Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial aler­ta del ca­len­ta­mien­to sin pre­ce­den­tes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - R. ROMAR

24,8 gra­dos. No es la tem­pe­ra­tu­ra pre­vis­ta para ma­ña­na en Ga­li­cia, que se­rá más ba­ja, sino la his­tó­ri­ca mar­ca me­di­da el pa­sa­do día 9 en Nuuk (Groen­lan­dia). No es un he­cho ais­la­do, sino un su­ma y si­gue que ha con­ver­ti­do el pa­sa­do mes de mayo en el más cá­li­do des­de que se tie­nen re­gis­tros (1880), con un aumento de 0,95 gra­dos con res­pec­to al pro­me­dio del mis­mo mes. Pe­ro mayo tam­po­co fue una ex­cep­ción, sino que es el de­ci­mo­ter­cer mes con­se­cu­ti­vo en el que se han ba­ti­do los re­gis­tros pre­ce­den­tes, lo que ha lle­va­do tam­bién a es­ta pri­ma­ve­ra a eri­gir­se en la más ca­lu­ro­sa que se co­no­ce. El ca­len­ta­mien­to glo­bal no so­lo no da un res­pi­ro, sino que avan­za ver­ti­gi­no­sa­men­te. Es la aler­ta que lan­zó ayer la Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial a par­tir de los es­tu­dios apor­ta­dos por dis­tin­tas agencias, en­tre ellas la NA­SA. «La si­tua­ción del cli­ma en lo que va de año nos da mu­chas ra­zo­nes para la alar­ma», ad­vier­te Da­vid Carls­son, di­rec­tor del Pro­gra­ma de In­ves­ti­ga­ción del Cli­ma Glo­bal de la OMM.

Si el 2015 os­ten­ta el ré­cord anual de tem­pe­ra­tu­ras, el ac­tual su­pe­rará am­plia­men­te la mar­ca si la si­tua­ción cli­má­ti­ca no se al­te­ra de for­ma brus­ca. Que los ter­mó­me­tros se ha­yan dis­pa­ra­do el pa­sa­do año y a prin­ci­pios de este te­nía has­ta aho­ra una ex­pli­ca­ción: la ano­ma­lía coin­ci­de con el fe­nó­meno de El Ni­ño más fuer­te que ha­ya vi­vi­do el pla­ne­ta des­de 1998. Pe­ro aho­ra es­ta hi­pó­te­sis no cua­dra por sí so­la, ya que los efec­tos de El Ni­ño so­bre el cli­ma glo­bal ex­pi­ra­ron en mar­zo, mien­tras que las tem­pe­ra­tu­ras de ré­cord se man­tu­vie­ron en abril y mayo. «El Ni­ño es so­la­men­te par­te de la cul­pa», ar­gu­men­ta Carls­son. La prin­ci­pal ra­zón del ca­len­ta­mien­to si­gue sien­do, en­ton­ces, el cons­tan­te aumento de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en la at­mós­fe­ra.

El 2016 se­rá el pri­mer año en el que, a lo lar­go de sus do­ce me­ses, se su­pere la con­cen­tra­ción ré­cord de 400 par­tes por mi­llón de dió­xi­do de car­bono en la at­mós­fe­ra, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Met Of­fi­ce Had­ley Cen­tre y la Uni­ver­si­dad de Exe­ter que se ha pu­bli­ca­do en Na­tu­re cli­ma­te chan­ge a par­tir de los da­tos ob­te­ni­dos en la es­ta­ción de Mau­na Loa (Ha­wái). So­lo un da­to: las emi­sio­nes del 2015, coin­ci­dien­do con El Ni­ño, fue­ron un 25 % ma­yo­res que las re­gis­tra­das en 1998, cuan­do este fe­nó­meno cli­má­ti­co tam­bién re­sul­tó es­pe­cial­men­te vi­ru­len­to.

Ade­lan­to del des­hie­lo

Pe­ro no so­lo hay que preo­cu­par­se por las tem­pe­ra­tu­ras his­tó­ri­cas de mayo, sino tam­bién por los even­tos me­teo­ro­ló­gi­cos ex­tre­mos que vi­nie­ron aso­cia­dos, co­mo las in­ten­sas llu­vias re­gis­tra­das en par­tes de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te en Fran­cia. París, por ejem­plo, re­ci­bió tres ve­ces más agua de lo que sue­le ser ha­bi­tual. Más preo­cu­pan­te aún es la si­tua­ción en el Ár­ti­co y Groen­lan­dia, don­de el calor más in­ten­so de lo es­pe­ra­do para es­ta épo­ca del año ade­lan­tó el pe­río­do de des­hie­lo, que en es­tas zo­nas sue­le co­men­zar en ju­lio, y es­ta­ble­ció un nue­vo mí­ni­mo his­tó­ri­co en la co­ber­tu­ra de hie­lo. «Los rá­pi­dos cambios que se han ob­ser­va­do en el Ár­ti­co son de es­pe­cial preo­cu­pa­ción, por­que lo que su­ce­de en es­ta re­gión afec­ta al res­to del pla­ne­ta. La pre­gun­ta que nos ha­ce­mos es si es­ta ve­lo­ci­dad de cam­bio va a con­ti­nuar, pe­ro no lo sabemos. En­tra­mos en un te­rri­to­rio des­co­no­ci­do», ase­gu­ra Da­vid Carls­son.

Otro fe­nó­meno ob­ser­va­do, que cons­ta­ta los es­tu­dios ya di­vul­ga­dos por Australia, es el blan­quea­mien­to sin pre­ce­den­tes de la Gran Ba­rre­ra de Co­ral pro­vo­ca­do por la ma­yor ca­li­dez del agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.