El juez de­ja en li­ber­tad a Con­de con­tra el cri­te­rio de la Fis­ca­lía y de su ins­tan­cia su­pe­rior

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economia - J. A. B.

Ma­rio Con­de sal­drá hoy mis­mo de la pri­sión ma­dri­le­ña de So­to del Real, en la que ha pa­sa­do los dos úl­ti­mos me­ses tras ser de­te­ni­do el pa­sa­do 11 de abril por mon­tar su­pues­ta­men­te una tra­ma cua­si­ma­fio­sa jun­to a fa­mi­lia­res, ami­gos y co­la­bo­ra­do­res cer­ca­nos para el pre­sun­to blan­queo de 13 mi­llo­nes de eu­ros en­tre 1999 y 2014. La de­ci­sión de per­mi­tir su ex­car­ce­la­ción fue adop­ta­da ayer por el ins­truc­tor del ca­so, el ma­gis­tra­do de la Au­dien­cia Na­cio­nal San­tia­go Pe­draz, quien de­cre­tó su li­ber­tad pro­vi­sio­nal «si pres­ta fian­za por im­por­te de 300.000 eu­ros».

El ex­fi­nan­cie­ro y ter­tu­liano, que tam­bién pro­bó lue­go en la po­lí­ti­ca con es­ca­sa for­tu­na (fue can­di­da­to a la Xun­ta), tar­dó po­cas ho­ras en re­unir el di­ne­ro ne­ce­sa­rio para cu­brir esa can­ti­dad. Aun­que no lo hi­zo en me­tá­li­co —la ma­yo­ría de sus bie­nes co­no­ci­dos es­tán em­bar­ga­dos—, sino a tra­vés de ga­ran­tías hi­po­te­ca­rias con car­go a in­mue­bles que, se­gún fuen­tes ju­rí­di­cas, po­drían ha­ber si­do pre­sen­ta­das por per­so­nas de su en­torno fa­mi­liar.

La do­cu­men­ta­ción co­rres­pon­dien­te fue en­via­da por los abo­ga­dos de Con­de al juez, quien pre­vi­si­ble­men­te anun­cia­rá hoy si con­si­de­ra va­li­das las ga­ran­tías pres­ta­das y da luz ver­de a la sa­li­da de pri­sión del ex­ban­que­ro. Ya hi­zo lo mis­mo la se­ma­na pa­sa­da con el abogado de con­fian­za de la fa­mi­lia, Fran­cis­co Javier de la Ve­ga, de­te­ni­do por los mis­mos he­chos.

El ti­tu­lar del Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción nú­me­ro 1 ha to­ma­do es­ta de­ci­sión en con­tra del cri­te­rio de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción y tam­bién de sus su­pe­rio­res en la Au­dien­cia, los miem­bros de la Sala de lo Pe­nal. La ra­zón prin­ci­pal que es­gri­me Pe­draz para tan con­tro­ver­ti­da de­ci­sión —la fis­cal del ca­so es­tu­dia aho­ra re­cu­rrir­la— es la si­tua­ción «ac­tual» del pro­ce­di­mien­to, don­de con­si­de­ra que ya «se han prac­ti­ca­do aque­llas di­li­gen­cias ur­gen­tes para ase­gu­rar el cur­so de la ins­truc­ción». Ha­bla en este sen­ti­do, «fun­da­men­tal­men­te», de «la ocu­pa­ción de efec­tos e ins­tru­men­tos del de­li­to», así co­mo de «la adop­ción de me­di­das cau­te­la­res reales».

«Sin ries­go de fu­ga»

Por ello, es­ti­ma que el he­cho de que Con­de que­de en li­ber­tad «no ha­bría de per­ju­di­car» a la pro­pia ins­truc­ción de la cau­sa, al tiem­po que aho­ra no de­du­ce que exis­ta «fun­da­do pe­li­gro de fu­ga si se adop­tan, ade­más, me­di­das de con­trol». Y és­tas son bá­si­ca­men­te cin­co, se­gún ex­po­ne el juez en su breve re­so­lu­ción de ape­nas un fo­lio de ex­ten­sión: la pro­pia cuan­tía de la fian­za, com­pa­re­cen­cias se­ma­na­les en el juz­ga­do o bien «en el del do­mi­ci­lio que fi­je», la prohi­bi­ción de sa­lir del te­rri­to­rio na­cio­nal, re­ti­ra­da del pa­sa­por­te y fa­ci­li­tar un te­lé­fono móvil «a fin de es­tar lo­ca­li­za­do».

Con­de lle­va dos me­ses en pri­sión y so­lo sa­lió para la co­mu­nión de uno de sus nie­tos (en la fo­to).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.