«Ma­mi­ta, no te preo­cu­pes que al abue­lo no le va a pa­sar na­da»

Con ape­nas 10 años, Eva Pré­vot se con­vir­tió en una pe­que­ña he­roí­na al sal­var la vi­da a su abue­lo prac­ti­cán­do­le un ma­sa­je car­dio­pul­mo­nar tras su­frir un in­far­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - El Tiempo - ANA LO­REN­ZO

Sus ma­nos son to­da­vía pe­que­ñas, pe­ro son las res­pon­sa­bles de ha­ber con­se­gui­do al­go muy gran­de: sal­var una vi­da. «Era de no­che y es­ta­ba en mi ha­bi­ta­ción, cuan­do oí a mi abue­la gri­tar. Al lle­gar a la cocina, vi que mi abue­lo es­ta­ba in­cons­cien­te, y mi abue­la y mi her­mano es­ta­ban pa­ra­li­za­dos». Así re­cuer­da Eva Pré­vot có­mo su­ce­die­ron los acon­te­ci­mien­tos de aquel ya im­bo­rra­ble 27 de enero, en el que tu­vo muy pre­sen­te «que no va­le de na­da llo­rar, hay que ac­tuar», afir­ma con una se­re­ni­dad aplas­tan­te es­ta ni­ña co­ru­ñe­sa que aca­ba de cum­plir los 11 años. «Pe­ro cuan­do pa­só aque­llo te­nía 10», ma­ti­za.

Su abue­lo aca­ba­ba de sa­lir del hos­pi­tal tras su­frir un in­far­to, por lo que tu­vo cla­ro que su co­ra­zón es­ta­ba vol­vien­do a fa­llar. Sin per­der tiem­po, le pi­dió a su her­mano que lla­ma­se al 061. «Por­que yo no era ni ca­paz de mar­car los nú­me­ros», re­cuer­da la abue­la, Car­men Ven­tu­rei­ra. Tras co­ger el te­lé­fono, Eva co­men­zó a se­guir las ins­truc­cio­nes de los sa­ni­ta­rios, aun­que lo que le de­cían no era na­da nue­vo para ella, ya que jus­to en el co­le­gio aca­ba­ba de re­ci­bir un cur­so de pri­me­ros au­xi­lios y sa­bía per­fec­ta­men­te có­mo se prac­ti­ca­ba una re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar (RCP).

Con­fie­sa «que te­nía un po­qui­to de mie­do de ha­cer da­ño a mi abue­lo», pe­ro sa­bía que era ne­ce­sa­rio ha­cer su­fi­cien­te pre­sión so­bre el pe­cho para que el ma­sa­je fuera efec­ti­vo, una re­ani­ma­ción que se pro­lon­gó du­ran­te unos diez mi­nu­tos has­ta que lle­gó la am­bu­lan­cia y le co­gie­ron el re­le­vo. «Du­ran­te to­do el tiem­po me tran­qui­li­za­ba y me de­cía: ‘Ma­mi­ta, no te preo­cu­pes que al abue­lo no le va a pa­sar na­da’», re­cor­dó ayer la abue­la, que to­da­vía no da crédito a la lec­ción de res­pon­sa­bi­li­dad y de­ter­mi­na­ción de su nie­ta. «Cuan­do lle­ga­mos al hos­pi­tal nos di­je­ron que se no­ta­ba que le ha­bían prac­ti­ca­do los pri­me­ros au­xi­lios y que pue­de que gra­cias a ellos es­tu­vie­se vi­vo», apun­tó Car­men Ven­tu­rei­ra, que re­co­no­ce que des­de aquel día «no ten­go nin­gún mie­do si es­toy con ella. Has­ta me da más se­gu­ri­dad es­tar con ella que con mi hi­ja».

Para Manuel Ló­pez fue to­do co­mo un sue­ño. No se en­te­ró de na­da has­ta que re­co­bró la cons­cien­cia en el hos­pi­tal y se lo con­ta­ron. El sus­to fue muy gran­de y tu­vo que per­ma­ne­cer in­gre­sa­do más de dos me­ses. «Pe­ro aho­ra es­tá me­jor que an­tes de lo que pa­só», apun­ta Eva, que no para de abra­zar­lo, mien­tras él le re­cuer­da que «es­tu­vo in­creí­ble».

Agra­de­ci­mien­tos

Lo pri­me­ro que hi­zo Eva al día si­guien­te fue di­ri­gir­se a su pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca en el co­le­gio Sa­le­sia­nos, En­ri­que Ca­rre­te­ro, «y dar­le las gra­cias en mi nom­bre y en el de mi fa­mi­lia, por­que gra­cias a lo que me ha­bía ex­pli­ca­do pu­de ayu­dar a mi abue­lo. No sé si lo hi­ce bien o mal, pe­ro gra­cias a lo que nos en­se­ñó pue­de que le hu­bie­se sal­va­do la vi­da», afir­mó es­ta alum­na co­ru­ñe­sa, que con­si­de­ra que es­tos cur­sos de pri­me­ros au­xi­lios de­be­rían ser una asig­na­tu­ra obli­ga­to­ria en to­dos los co­le­gios. «Ade­más de sa­ber ha­cer el ma­sa­je, es im­por­tan­te es­tar muy tran­qui­la, por­que si es­tás ner­vio­sa no ha­ces na­da», re­co­no­ció.

Tras es­ta inol­vi­da­ble ex­pe­rien­cia con fi­nal fe­liz, a Eva Pré­vot no le im­por­ta­ría en­ca­mi­nar su vi­da pro­fe­sio­nal ha­cia la me­di­ci­na, «aun­que hay que es­tu­diar y tra­ba­jar mu­cho, pe­ro sí que me gus­ta­ría». Dice que le echa un po­co para atrás «esa sen­sa­ción de no ha­cer­lo bien al prin­ci­pio, pe­ro su­pon­go que to­do se apren­de a ha­cer bien».

M. MÍ­GUEZ

Eva be­sa a su abue­lo Manuel, ya re­cu­pe­ra­do del in­far­to que lo tu­vo dos me­ses hos­pi­ta­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.