Asis­ten­cia le­tra­da para Gre­cia en lu­gar de por­ta­be­bés

Un gru­po re­cau­da di­ne­ro para pa­gar abo­ga­dos que ase­so­ren a los re­fu­gia­dos en los trá­mi­tes del asi­lo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Agenda - DO­LO­RES CE­LA

Con­chi Ro­drí­guez re­gre­só el pa­sa­do 24 de mayo a Lu­go, des­pués de pa­sar sie­te se­ma­nas en el cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos de Rit­so­na, en Gre­cia, don­de co­no­ció de cer­ca una reali­dad que in­tuía des­de su in­cor­po­ra­ción al gru­po Por­ta­be­bés para Si­ria. Des­de Lu­go co­la­bo­ró en la re­co­gi­da, no so­lo de por­ta­be­bés, que se­gún re­co­no­ce fue­ron muy úti­les du­ran­te el éxo­do del pue­blo si­rio y an­tes del cie­rre de fron­te­ras. El gru­po lo cons­ti­tu­yó Lau­ra Al­da­riz y par­ti­ci­pó en tres cam­pa­ñas de re­co­gi­da de ma­te­rial que su­pu­sie­ron que en­via­ran 22 pa­lés a Si­ria de ma­te­rial es­co­lar, co­mi­da, ro­pa y pro­duc­tos de hi­gie­ne, en co­la­bo­ra­ción con Apo­yo al Pue­blo Si­rio y otros 22 a Gre­cia, con la ayu­da de SOS Re­fu­gia­dos.

Des­de que la vo­lun­ta­ria re­gre­só de Rit­so­na, uno de los cam­pa­men­tos de re­fu­gia­do en el que, se­gún la lu­cen­se, se su­po­ne que sus en­tre 800 y 900 ha­bi­tan­tes tie­nen las ne­ce­si­da­des bá­si­cas cu­bier­tas, pe­ro cuan­do la vo­lun­ta­ria se mar­chó to­da­vía no dis­po­nían de agua co­rrien­te, cam­bia­ron las ne­ce­si­da­des de ayu­da.

Aho­ra, se­gún Con­chi Ro­drí­guez los por­ta­be­bés han de­ja­do de te­ner sen­ti­do por­que con el cie­rre de fron­te­ras, lo real­men­te útil en es­tos mo­men­tos es el ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co para rea­li­zar los trá­mi­tes para so­li­ci­tar el asi­lo.

Tras el re­gre­so de la coope­ran­te el gru­po se reunió para va­lo­rar es­ta nue­va ne­ce­si­dad de asis­ten­cia le­gal y có­mo en­fo­car­la. To­ma­ron la de­ci­sión de re­cau­dar fon­dos para po­der su­fra­gar los gas­tos de un gru­po de abo­ga­dos ca­ta­la­nes que es­tán asis­tien­do a los re­fu­gia­dos en los cam­pa­men­tos de Gre­cia.

«A maio­ría da xen­te —di­jo Con­chi Ro­drí­guez— es­tá sen re­xis­trar e hai per­soas que son

de­por­ta­das sen as mí­ni­mas ga­ran­tías le­gais».

La vo­lun­ta­ria ex­pli­có que aho­ra mis­mo es­tán em­pe­zan­do a fun­cio­nar uni­da­des mó­vi­les para ofre­cer a los mi­gran­tes la po­si­bi­li­dad de so­li­ci­tar el asi­lo, me­dian­te unos trá­mi­tes que son muy com­pli­ca­dos.

«Hai xen­te moi de­ses­pe­ra­da —aña­dió— que non con­fía no que vaia a fa­cer Eu­ro­pa, a vis­ta do que es­tá a oco­rrer e que van so­li­ci­tar a re­pa­tria­ción vo­lun­ta­ria».

La vo­lun­ta­ria lu­cen­se re­la­tó que los cam­pa­men­tos son lu­ga­res abier­tos, pe­ro su ubi­ca­ción en zo­nas ais­la­das, fre­na a los re­fu­gia­dos la po­si­bi­li­dad de acer­car­se a las ciu­da­des, aun­que con­ser­ven to­da­vía al­gún di­ne­ro para po­der ha­cer com­pras. «As re­co­lli­das que se fi­xe­ron de rou­pa, ali­men­tos e ou­tro ma­te­rial so­lu­cio­na­ron moi­to, pe­ro os pro­ble­mas van va­rian­do en fun­ción das cir­cuns­tan­cias e agora a ne­ce­si­da­de máis acu­cian­te e a asis­ten­cia le­tra­da».

Du­ran­te su es­tan­cia en Gre­cia tu­vo que pe­dir apo­yo eco­nó­mi­co para asu­mir al­gu­nas ne­ce­si­da­des ur­gen­tes que no con­tem­pla­ron cuan­do pre­pa­ra­ron los en­víos. El di­ne­ro ob­te­ni­do en Lu­go y en­via­do a los vo­lun­ta­rios del cam­pa­men­to sir­vió para com­prar una pa­la y para ad­qui­rir ali­men­tos que com­ple­ta­ban de­ter­mi­na­das co­mi­das, ade­más de ex­tin­to­res. To­dos los gas­tos, se­gún di­jo, es­tán do­cu­men­ta­dos.

Con­chi Ro­drí­guez si­gue aho­ra vol­ca­da y qui­zá to­da­vía más im­pli­ca­da con es­ta cau­sa, des­pués de ha­ber pi­sa­do los cam­pa­men­tos y de co­no­cer có­mo se vi­ve en ellos.

Las de­por­ta­cio­nes las es­tán rea­li­zan­do, se­gún la vo­lun­ta­ria, sin nin­gu­na ga­ran­tía

Una ima­gen de las tien­das-vi­vien­da del cam­pa­men­to de Rit­so­na, en el que vi­ven cer­ca de mil re­fu­gia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.