En Ga­li­cia hay 50.000 en­fer­mos de alz­héi­mer, y den­tro de 20 años se­rán el do­ble

Po­lí­ti­ca So­cial ci­fra en 50.000 las per­so­nas diag­nos­ti­ca­das de alz­héi­mer

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - TA­MA­RA MON­TE­RO

«Ca­sos co­mo o de Ou­ren­se su­ce­den, pe­ro se­gu­ra­men­te non te­mos in­for­ma­ción so­bre eles». El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cións Ga­le­gas de Fa­mi­lia­res de En­fer­mos de Alz­héi­mer (Fa­gal) Juan Carlos Ro­drí­guez, se re­fie­re al en­fer­mo de alz­héi­mer que pa­só cin­co días con el cuer­po de su es­po­sa, su úni­ca cui­da­do­ra. La en­ti­dad que pre­si­de ha ci­fra­do en unos cien mil los ga­lle­gos que su­fren al­gún ti­po de de­men­cia (alz­héi­mer, en­fer­me­dad con cuer­pos de Lewy y de­ge­ne­ra­ción lo­bu­lar fron­to­tem­po­ral, en­tre otras). Ese trá­gi­co nú­me­ro au­men­ta­rá. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes de la Con­se­lle­ría de Po­lí­ti­ca So­cial, unos 50.000 ga­lle­gos es­tán diag­nos­ti­ca­dos de de alz­héi­mer, «ci­fra que se du­pli­ca­rá en las dos pró­xi­mas dé­ca­das», aun­que no to­dos los en­fer­mos es­tán diag­nos­ti­ca­dos.

«A reali­da­de é que un­ha po­boa­ción moi im­por­tan­te de per­soas maio­res te­ñen alz­héi­mer, cal­cú­la­se que un 10 % dos maio­res de 65 anos te­ñen al­gun­ha de­men­cia», ex­pli­ca Ro­drí­guez. Por eso «hai moi­tos ca­sos de ma­tri­mo­nios de máis de 65 anos nos que un dos mem­bros da pa­re­lla ten un­ha de­men­cia, e nal­gúns ca­sos po­de dar­se que un­ha per­soa cun­ha de­men­cia es­tea coidan­do a ou­tra cun­ha máis avan­za­da».

El pre­si­den­te de Fa­gal cree que ca­sos co­mo el de Ou­ren­se «te­ñen que po­ñer­nos en aler­ta» de que «en Ga­li­cia hai un­ha gran par­te de po­boa­ción en­ve­lle­ci­da, que vi­ve en en­tor­nos ru­rais que te­ñen moi pou­ca in­for­ma­ción» y lo que es peor, «no 50 % dos ca­sos es­tán sen diag­nos­ti­car, te­ñen un­ha de­men­cia e non o sa­ben» y por eso ni los ser­vi­cios so­cia­les ni los sa­ni­ta­rios pue­den dar res­pues­ta a la si­tua­ción. La for­ma­ción, acla­ra Ro­drí­guez, es fun­da­men­tal, in­clu­so «den­tro dos pro­pios pro­fe­sio­nais».

El cui­da­dor, la otra víc­ti­ma

En las fa­ses ini­cia­les de una de­men­cia, lo más ha­bi­tual es que sea la pa­re­ja la que se ha­ga car­go del en­fer­mo y a me­di­da que avan­za la en­fer­me­dad la res­pon­sa­bi­li­dad va de­ri­ván­do­se a los hi­jos. El per­fil del cui­da­dor es el de una mu­jer de más de 50 años. Tam­bién su­fren. «O coida­dor ten un­ha im­por­tan­te so­bre­car­ga, tan­to fí­si­ca co­mo emo­cio­nal» y de­be ser aten­di­do, por­que al fi­nal pue­de ocu­rrir que esa per­so­na se aís­le del mun­do y de­di­que su vi­da so­lo al cui­da­do del en­fer­mo, acla­ra el pre­si­den­te de Fa­gal.

SANTI M. AMIL

Manuel Mar­tins con su mu­jer, Ma­til­de, en su ca­sa de Vi­lar de Con­des (Car­ba­lle­da de Avia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.