El fi­ló­lo­go que no quie­re ol­vi­dar

Pre­ten­de con­ti­nuar en Ma­drid el tra­ba­jo de sus com­pa­ñe­ros y es­tar en el lu­gar en el que Cas­te­lao fue dipu­tado

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - MA­RI­LUZ FE­RREI­RO

—¿Que hai, avoa? —Hai moi­to, pe­ro mal re­par­ti­do.

Cuen­ta Luís Ba­rá (Vi­la­boa, 1965) que él es, an­te to­do, «o ne­to de Pepa das La­cei­ras» y que aque­lla frase, aque­lla res­pues­ta que re­pe­tía su abue­la, «anal­fa­be­ta, pe­ro in­men­sa­men­te sa­bia», ha mar­ca­do su vi­da. «Ti­ven un­ha in­fan­cia fe­liz. Son dun­ha fa­mi­lia de ori­xe la­bre­ga e ma­ri­ñei­ra. O lu­gar on­de na­cín es­tá no fon­do da ría de Vi­go. A Illa de San Si­món sem­pre foi un lu­gar re­fe­ren­cial», ex­pli­ca. Cree que San Si­món, con su dra­má­ti­co pa­sa­do, y su abue­la fue­ron las brú­ju­las que lo orien­ta­ron ha­cia la lu­cha por di­fe­ren­tes cau­sas. De ni­ño es­cri­bía «poe­mas ro­sa­lia­nos». «Un fa­la­ba do po­bo ga­le­go, da emi­gra­ción... E un pro­fe­sor cha­mou­me a aten­ción. Aí ta­mén na­ceu a rebeldía», re­cuer­da.

El pa­sa­do. Pe­ro tam­bién los cambios. Co­mo edil de Pon­te­ve­dra, des­ta­ca los im­pul­sa­dos por su go­bierno lo­cal. «Son an­ti­tau­rino, é un­ha bar­ba­rie. E re­ti­rá­mos­lle as sub­ven­cións aos tou­ros», apun­ta. Él so­lo fue una vez, de pe­que­ño, a ver un es­pec­tácu­lo de bom­be­ros-to­re­ros. Tam­bién ha­bla con orgullo de la eli­mi­na­ción de la fi­gu­ra de la rei­na de las fies­tas. Aun­que las ex­rei­nas le mon­ta­ron una ma­ni­fes­ta­ción en la que has­ta iban ata­via­das con sus ban­das. Los Boy Scouts y la ban­da de la Bri­lat de­ja­ron de par­ti­ci­par en el des­fi­le de Re­yes. Ofi­cio­sa­men­te, al­gún mi­li­tar le agra­de­ció el ha­ber­lo li­bra­do de tra­ba­jar un fes­ti­vo. «Dé­mos­lle un­ha vol­ta a Pon­te­ve­dra», ase­gu­ra. Tam­bién en la peatonalización. Si lo­gra es­ca­ño qui­zás le tien­te re­du­cir el trá­fi­co en Ma­drid. «Po­do fa­lar con Car­me­na para ra­cio­na­li­zar o trá­fi­co. Ofre­cé­mo­nos hu­mil­de­men­te a co­la­bo­rar», dice en­tre ri­sas. Bro­mea en es­pa­ñol, «non te­ría pro­ble­mas co idio­ma en Ma­drid, que son li­cen­cia­do en Fi­lo­lo­xía Es­pa­ño­la». Pe­ro afir­ma que le emo­cio­na­ría con­ti­nuar con el tra­ba­jo de sus com­pa­ñe­ros en el Con­gre­so y es­tar en el lu­gar en el que Cas­te­lao fue dipu­tado.

Otro de sus com­pro­mi­sos es «a de­fen­sa da lin­gua». Con­fie­sa que de­ci­dió es­tu­diar Fi­lo­lo­xía Ga­le­ga e His­pá­ni­ca en el úl­ti­mo mi­nu­to, des­pués plan­tear­se ha­cer Fi­lo­so­fía o His­to­ria. Al­gún que otro exa­lumno dice que co­mo pro­fe­sor no era muy exi­gen­te. Cuan­do Ba­rá re­cuer­da sus tiem­pos de es­tu­dian­te con­fie­sa que era un po­co va­go, que bri­lla­ba en las ma­te­rias que le gus­ta­ban y se de­ja­ba ir en otras.

Tu­vo sus es­car­ceos con el fút­bol y lle­gó a ju­gar en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res en el Pon­te­ve­dra. Ju­ga­ba pri­me­ro en el cen­tro del cam­po. Des­pués, de lí­be­ro. Aun­que la uni­ver­si­dad aca­bó im­po­nién­do­se al ba­lón. For­mó par­te de los CAF. En Vi­la­boa par­ti­ci­pó en la fun­da­ción de una aso­cia­ción ve­ci­nal. Pe­ro na­da co­mo la me­mo­ria his­tó­ri­ca, el eje de su blog Non

des a es­que­ce­men­to, que pron­to se con­ver­ti­rán en un li­bro, y uno de sus leit­mo­tiv cuan­do es­ta­ba en la Di­rec­ción Xe­ral de Cul­tu­ra. «Non hai nin­gún ca­so no meu en­torno. É cues­tión de xus­ti­za, o es­que­ce­men­to é co­ma a úl­ti­ma mor­te das ví­ti­mas. Te­mos a obri­ga éti­ca de non pa­sar pá­xi­na», re­su­me.

Para des­co­nec­tar­se, mar y mon­ta­ña. Su pa­raí­so es la pla­ya de Cal­de­bar­cos, en Car­no­ta. «Hai anos ti­ven un pro­ble­ma de saú­de, do fí­ga­do, eu creo que cau­sa­do po­lo es­trés da po­lí­ti­ca. Alí re­vi­vín». Y allí vuel­ve en ve­rano.

Aho­ra su pe­lí­cu­la es la cam­pa­ña, pe­ro no ha es­ca­pa­do del gan­cho de las se­ries. La nú­me­ro uno para él, Brea­king Bad. Aun­que tam­bién le gus­ta Hou­se of Cards: «Co­mo di Frank Un­der­wood, a po­lí­ti­ca an­tes era tea­tro e agora é es­pec­tácu­lo».

CAPOTILLO

El na­cio­na­lis­ta Luís Ba­rá jun­to a la es­ta­tua de Cas­te­lao, en Pon­te­ve­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.