Un ga­lle­go pe­re­ce al caer del pi­so sép­ti­mo de un ho­tel de Ibi­za en el que lim­pia­ba

La Voz de Galicia (Lugo) - - Ga­li­cia - T. S.

Pe­dro Her­nán­dez Igle­sias, ve­cino de Ber­gon­do, mu­rió es­te lu­nes cuan­do lim­pia­ba los cris­ta­les de un ho­tel de Ibi­za con un sis­te­ma de cuer­das, un en­car­go pun­tual que le ha­bía lle­va­do a la is­la. Tan­to él co­mo su com­pa­ñe­ro se des­plo­ma­ron des­de la sép­ti­ma plan­ta y Pe­dro mu­rió en el ac­to. El otro he­ri­do, pri­mo car­nal del fa­lle­ci­do, tie­ne la pel­vis muy da­ña­da pe­ro su vi­da no co­rre pe­li­gro.

Los he­chos ocu­rrie­ron al­re­de­dor de la una de la tar­de en el ho­tel Hard Rock de Ibi­za. Tras el ac­ci­den­te, dos mé­di­cos que se alo­ja­ban en la ins­ta­la­ción acu­die­ron a so­co­rrer a los he­ri­dos pe­ro ni ellos ni las am­bu­lan­cias me­di­ca­li­za­das pu­die­ron sal­var la vi­da de Pe­dro Her­nán­dez, de ori­gen ma­dri­le­ño pe­ro re­si­den­te des­de pe­que­ño en la co­mar­ca de Be­tan­zos. Pa­dre de una ni­ña de dos años, ac­tual­men­te vi­vía en Ber­gon­do.

Me­ticu­loso con el ma­te­rial

Pre­ci­sa­men­te el sá­ba­do pa­sa­do ha­bía re­no­vado bue­na par­te de su ma­te­rial de tra­ba­jo en una tien­da de Be­tan­zos. «Era muy me­ticu­loso en su pro­fe­sión (una em­pre­sa de lim­pie­za ver­ti­cal), siem­pre se­guía las nor­mas por el li­bro», di­ce uno de sus ve­ci­nos. Su pa­dre se des­pla­zó ayer des­de Ma­drid a Ibi­za. En cuan­to su ca­dá­ver sea tras­la­da­do a Ga­li­cia (ayer es­ta­ba pre­vis­ta la au­top­sia), se­rá en­te­rra­do en el ce­men­te­rio de Cuí­ña, en el mu­ni­ci­pio de Oza-Ce­su­ras, pue­blo con­mo­cio­na­do por la no­ti­cia, al igual que bue­na par­te de la co­mar­ca bri­gan­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.