Los nar­cos bus­can las Rías Al­tas

La pla­nea­do­ra que apa­re­ció vol­ca­da cer­ca de Cor­me se uti­li­zó para des­car­gar dro­ga en Ca­ma­ri­ñas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - CRIS­TI­NA VIU

Ayer no se ha­bla­ba de otra co­sa en Arou, la lo­ca­li­dad de Ca­ma­ri­ñas en la que du­ran­te la ma­dru­ga­da del do­min­go se des­em­bar­có un im­por­tan­te ali­jo de dro­ga. La úni­ca cons­tan­cia de ese he­cho es la enor­me pla­nea­do­ra, de 18 me­tros de es­lo­ra que apa­re­ció flo­tan­do con la quilla al sol en las in­me­dia­cio­nes del pe­que­ño em­bar­ca­de­ro de Santa Ma­ri­ña, en Pon­te­ce­so.

Para los or­ga­ni­za­do­res la pér­di­da ha si­do im­por­tan­te. Es asu­mi­ble per­der la em­bar­ca­ción tras un des­em­bar­co, pe­ro no con cin­co mo­to­res de 300 ca­ba­llos ca­da uno de ellos y un va­lor apro­xi­ma­do de 100.000 eu­ros. Más gra­ve pue­de ser que en la em­bar­ca­ción que­da­ran to­dos los apa­ra­tos de na­ve­ga­ción, que pue­den ser muy es­cla­re­ce­do­res para los in­ves­ti­ga­do­res, in­mer­sos aho­ra en el aná­li­sis de los da­tos o en la recuperación de po­si­bles hue­llas.

Se sa­be que es­tu­vo en Arou la pla­nea­do­ra y que aca­bó en la cos­ta pon­te­ce­sa­na, pe­ro po­co más por el mo­men­to.

La Cos­ta da Mor­te se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos tiem­pos en un des­tino «tran­qui­lo» para nar­co­tra­fi­can­tes de dis­tin­tos pun­tos. El clan lo­cal, en el los Lu­lús de Mu­xía, ha uti­li­za­do en va­rias oca­sio­nes la zo­na, co­mo lo prue­ban los des­em­bar­cos in­te­rrum­pi­dos por la Guar­dia Civil o por sim­ple ac­ci­den­te. Pe­ro la co­mar­ca es­tá sien­do uti­li­za­da por otros gru­pos. Tam­bién en Pon­te­ce­so, Da­vid Pé­rez La­go, hi­jas­tro de Lau­reano Ou­bi­ña, in­ten­tó una des­car­ga en Cor­me, muy cer­ca del lu­gar don­de el do­min­go apa­re­ció la pla­nea­do­ra.

Asi­mis­mo, Ra­fael Bu­ga­llo, de Cam­ba­dos, vio las po­si­bi­li­da­des de la Cos­ta da Mor­te y a me­dia­dos del 2014 al­qui­ló una na­ve en el an­ti­guo as­ti­lle­ro Ro­se­va, en la ría de Ca­ba­na, pre­ci­sa­men­te jun­to a Pon­te­ce­so. Allí pre­pa­ró du­ran­te me­ses una pla­nea­do­ra con su­mo cui­da­do. Tra­ta­ba de ca­mu­flar­la ba­jo la apa­rien­cia de un pes­que­ro, del ti­po ha­bi­tual en la zo­na, lo que in­di­ca que ha­bía in­ten­ción de tra­ba­jar en la zo­na sin despertar sos­pe­chas. La pre­sen­cia de una pla­nea­do­ra, so­bre to­do de una de 18 me­tros, es muy lla­ma­ti­va. De he­cho, el do­min­go, en Santa Ma­ri­ña, de­ce­nas de ma­ri­ne­ros y ve­ci­nos de Cor­me iden­ti­fi­ca­ron al mo­men­to el ti­po de em­bar­ca­ción y su fi­na­li­dad.

Acu­die­ron al pe­que­ño puer­to de­ce­nas de per­so­nas, que pa­sa­ron bue­na par­te de la tar­de con­tem­plan­do las ope­ra­cio­nes de los agen­tes de la Guar­dia Civil, des­de las evo­lu­cio­nes de los bu­cea­do­res que ins­pec­cio­na­ron la lancha vol­ca­da to­da­vía en el agua, has­ta la la­bor de los pe­rros adies­tra­dos, que ins­pec­cio­na­ron ca­da una de las ca­se­tas de los ar­ma­do­res, más de vein­te, pe­ro en­se­gui­da se pu­so de ma­ni­fies­to que la des­car­ga no ha­bía ocu­rri­do allí.

Dis­cre­ción

En­tre las hi­pó­te­sis que se ba­ra­jan es­tá que la en­se­na­da hu­bie­ra si­do ele­gi­da a pro­pó­si­to por­que es dis­cre­ta y tie­ne una ram­pa que per­mi­ti­ría recuperar la em­bar­ca­ción, aun­que tras­la­dar­la por ca­rre­te­ra hu­bie­se si­do muy arries­ga­do. Lo ha­bi­tual en es­tos ca­sos es car­gar los mo­to­res y los apa­ra­tos en un vehícu­lo y ha­cer des­apa­re­cer la lancha, pro­ba­ble­men­te que­mán­do­la. Otra po­si­bi­li­dad es que la pe­que­ña ra­da no fuera el des­tino fi­nal, pe­ro eso pron­to lo sa­brán los in­ves­ti­ga­do­res por­que, pro­ba­ble­men­te, el rum­bo ha­brá que­da­do gra­ba­do.

Los bu­cea­do­res de la Guar­dia Civil tam­bién bus­ca­ron al pi­lo­to de la pla­nea­do­ra, que de­bió ser ca­paz de po­ner­se a sal­vo tras el ac­ci­den­te. El ope­ra­ti­vo ini­cia­do el do­min­go, con el apo­yo in­clu­so de un he­li­cóp­te­ro, con­ti­nuó el lu­nes, so­bre to­do por las di­fi­cul­ta­des para recuperar la enor­me lancha, que es­tá aho­ra en el mue­lle de Oza, en A Co­ru­ña, el mis­mo lu­gar al que fue a pa­rar el fal­so pes­que­ro obra del gru­po que li­de­ra Ra­fael Bu­ga­llo. En am­bos ca­sos, las lan­chas lle­ga­ron por mar de­bi­do a sus gran­des di­men­sio­nes.

JO­SÉ MANUEL CA­SAL

La pla­nea­do­ra, de 18 me­tros de es­lo­ra, aban­do­na­da en el pe­que­ño em­bar­ca­de­ro de Santa Ma­ri­ña, en Pon­te­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.