El epí­lo­go

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

Lo peor del de­ba­te no son los pro­le­gó­me­nos, que du­ran más que la previa del España-Re­pú­bli­ca Checa. Tam­po­co el ho­ra­rio ter­cer­mun­dis­ta y de­li­ran­te. Ni si­quie­ra las po­ses es­tu­dia­das y re­la­mi­das de los cua­tro can­di­da­tos y su dis­cur­so ro­bó­ti­co, un ar­gu­men­ta­rio me­mo­ri­za­do a con­cien­cia en plan opo­si­tor calvo a no­ta­rías.

Lo peor del de­ba­te es to­do lo que vie­ne des­pués. El pho­to­call a la sa­li­da. Los mi­li­tan­tes con sus ban­de­ri­tas en la puer­ta de las se­des, co­mo ce­le­bran­do al­go. Y los chi­rin­gui­tos y ter­tu­lias afi­nes don­de to­dos han ga­na­do por­que ha­ce tiem­po que el pe­rio­dis­mo ha si­do re­em­pla­za­do por el fo­ro­fis­mo. Pe­ro so­bre to­do, lo peor del epí­lo­go del de­ba­te es cuan­do el as­pi­ran­te a la Mon­cloa en­cien­de el pi­ti­llo pos­coi­tal y te mi­ra a los ojos: —¿Qué tal he es­ta­do? Si les suel­tas eso que las ma­dres de an­tes lla­ma­ban una men­ti­ra pia­do­sa y les di­ces que es­tu­vie­ron fan­tás­ti­cos, igual se vie­nen arri­ba y quie­ren re­pe­tir, y uno ya no es­tá para so­por­tar dos de­ba­tes en una so­la cam­pa­ña. Así que lo me­jor se­rá dar­les a pro­bar su pro­pia me­di­ci­na y res­pon­der con al­gu­na de sus fra­ses pre­fa­bri­ca­das.

Si Ma­riano Ra­joy in­sis­te en sa­ber si es­tu­vo a la al­tu­ra, la ré­pli­ca es ob­via:

—Go­ber­nar no es fá­cil, aquí no se vie­ne a ha­cer prác­ti­cas, se lle­ga apren­di­do.

Cuan­do Pe­dro Sánchez, que ci­tó on­ce ve­ces la pre­sun­ta pin­za en­tre PP y Po­de­mos, pre­gun­te por su ren­di­mien­to, le re­cor­da­mos que na­da de tríos:

—Agra­dez­co la mano ten­di­da, pe­ro an­tes de co­ger­la me gus­ta­ría que sol­ta­ra la del se­ñor Ra­joy.

A Al­bert Ri­ve­ra no le va­mos a sa­car un tuit pin­ta­do en un car­tón, pe­ro si se po­ne pe­sa­do con sa­ber si ha da­do la ta­lla, le pro­pi­na­mos la le­ta­nía que le bir­ló al mis­mí­si­mo Igle­sias: —No te pon­gas ner­vio­so. Y si Pa­blo Igle­sias exi­ge que pun­tue­mos sus ha­bi­li­da­des de ma­cho al­fa, lo te­ne­mos cla­ro: —¡Y tres hue­vos du­ros! Y para que no sal­ga un Van Gaal con la mur­ga de nun­ca po­si­ti­vo, siem­pre ne­ga­ti­vo, ten­go que ad­mi­tir que sí hu­bo quien cum­plió en el de­ba­te.

Su­ce­dió al prin­ci­pio de to­do y na­da de lo que pa­só du­ran­te las dos ho­ras y me­dia si­guien­tes lo pu­do su­pe­rar. Fue un instante de pu­ra es­pon­ta­nei­dad te­le­vi­si­va. Lo lo­gró la re­gi­do­ra cuan­do se plan­tó en me­dio del pla­tó dan­do vo­ces para ex­pul­sar a los fo­tó­gra­fos. Qué li­de­raz­go. Qué ca­ris­ma. Des­pués, ya to­do so­nó a man­su­rrón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.