La son­ri­sa de Gaiz­ka Ga­ri­tano

Patxi Fe­rrei­ra for­ma jun­to a Ri­be­ra el dúo de ayu­dan­tes del nue­vo téc­ni­co de­por­ti­vis­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes -

En Va­lla­do­lid, el sal­man­tino di­se­ña­ba la es­tra­te­gia, y el ex­de­por­ti­vis­ta, el tra­ba­jo de­fen­si­vo «Es muy bro­mis­ta, tie­ne ex­pe­rien­cia y te cuen­ta mil his­to­rias», re­cuer­da Die­go Ma­ri­ño

En la elec­ción de Gaiz­ka Ga­ri­tano para el ban­qui­llo de Ria­zor in­flu­ye­ron in­du­da­ble­men­te sus co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos y ex­pe­rien­cia, pe­ro so­bre to­do la ca­pa­ci­dad para ges­tio­nar un ves­tua­rio que a Víc­tor se le ha­bía es­ca­pa­do de las ma­nos. En es­ta la­bor no se va a en­con­trar so­lo, sino que dis­po­ne de unos ayu­dan­tes de au­tén­ti­co lu­jo. Así des­cri­ben los fut­bo­lis­tas con­sul­ta­dos a Patxi Fe­rrei­ra, se­gun­do en­tre­na­dor, y Jo­sé Luis Ri­be­ra, ana­lis­ta. Jun­tos, con­for­man el tri­den­te que go­ber­na­rá el nue­vo pro­yec­to del Dé­por.

De los dos ayu­dan­tes de Ga­ri­tano, Ri­be­ra se re­ve­la co­mo el más co­no­ci­do para el de­por­ti­vis­mo por su eta­pa de ju­ga­dor del Su­per­dé­por, don­de ga­nó la Co­pa del 95 y la Su­per­co­pa, y por las cua­tro tem­po­ra­das en que ejer­ció de mano de­re­cha de Lo­ti­na. Patxi Fe­rrei­ra es so­lo dos años me­nor que él, pe­ro no col­gó las bo­tas has­ta el 2001 en las fi­las del Rayo tras 17 tem­po­ra­das con­se­cu­ti­vas en Pri­me­ra, du­ran­te las que ju­gó a las ór­de­nes de Luis Ara­go­nés, Cle­men­te, Luis Fer­nán­dez, Val­dano,... Na­ci­do en Sau­ce­lle, en la es­qui­na de la pro­vin­cia de Sa­la­man­ca que li­mi­ta con Za­mo­ra y Por­tu­gal, ba­rrió de­lan­te­ros ri­va­les des­de las fi­las del Ath­le­tic, el Atlé­ti­co de Ma­drid, el Va­len­cia o el Se­vi­lla. In­clu­so lle­gó a de­bu­tar con la se­lec­ción y con­quis­tó dos Co­pas del Rey.

Coin­ci­dió con Ga­ri­tano en San Ma­més (Fe­rrei­ra era un fut­bo­lis­ta con­so­li­da­do en la éli­te y el nue­vo téc­ni­co de­por­ti­vis­ta acu­día a los en­tre­na­mien­tos co­mo un can­te­rano que des­pun­ta­ba en el fi­lial) y con­tó en una entrevista a El Nor­te de Cas­ti­lla que en­tre­na­ba en un co­le­gio de Bil­bao cuan­do re­ci­bió la lla­ma­da de su ex­com­pa­ñe­ro. Jun­tos, en el Ei­bar dis­fru­ta­ron de dos as­cen­sos y su­frie­ron un des­cen­so no con­su­ma­do. Así los re­cuer­da el ca­pi­tán Da­ni Gar­cía: «Si de­tec­ta­ba al­gún pro­ble­ma, tra­ta­ba de so­lu­cio­nar­lo en­se­gui­da. Para eso cuen­ta con un se­gun­do co­mo Patxi Fe­rrei­ra, y si Gaiz­ka fue un pa­dre para mí, en Patxi ten­go un ami­go para to­da la vi­da. Es un fe­nó­meno co­mo per­so­na, muy bro­mis­ta, siem­pre ale­gre y eso ayu­da a que el ju­ga­dor se apo­ye en él, aun­que el mís­ter siem­pre es­tá ahí y tam­bién re­sul­ta muy cer­cano. Tie­nen las fun­cio­nes muy bien re­par­ti­das».

La pa­sa­da tem­po­ra­da die­ron el sal­to al Va­lla­do­lid, cuan­do in­cor­po­ra­ron a Ri­be­ra, ana­lis­ta, aun­que tra­ba­ja a pie de cés­ped co­mo un en­tre­na­dor más. El de­fen­sa Sa­muel Llor­ca, quien ha­bía ves­ti­do la ca­mi­se­ta del Cel­ta, se­ña­la que la es­pe­cia­li­dad de Fe­rrei­ra eran las ju­ga­das a ba­lón pa­ra­do, mien­tras Ri­be­ra se en­car­ga­ba del tra­ba­jo de­fen­si­vo. «Es­ta­ban siem­pre aten­tos al mo­men­to de for­ma de ca­da uno gra­cias a los da­tos que sa­ca­ban de los en­tre­na­mien­tos, por­que siem­pre hay pi­cos a lo lar­go de la tem­po­ra­da, pe­ro tam­bién ha­bla­ban mu­cho con los ju­ga­do­res. En mi ca­so, ellos tam­bién fue­ron cen­tra­les y a mí me ayu­da­ron mu­cho. Ade­más, ha­cían los en­tre­na­mien­tos in­tere­san­tes y de ca­li­dad», di­jo.

Allí coin­ci­dió con el por­te­ro ga­lle­go Die­go Ma­ri­ño, quien aca­bó fi­chan­do por el Le­van­te en Pri­me­ra Di­vi­sión: «Fe­rrei­ra era muy bro­mis­ta, es­ta­ba siem­pre de ca­chon­deo, le gus­ta la bro­ma, tie­ne tan­ta ex­pe­rien­cia y te cuen­ta mil his­to­rias de cuan­do ju­ga­ba. Y Ri­be­ra tam­bién era muy abier­to, ya lo co­no­cía del Vi­lla­rreal, qui­zá no tan ex­pre­si­vo co­mo Fe­rrei­ra, pe­ro me tra­ta­ron muy bien y so­bre to­do co­gí bas­tan­te con­fian­za».

RI­CAR­DO OTAZO

Patxi Fe­rrei­ra ju­gó 17 tem­po­ra­das en Pri­me­ra Di­vi­sión y fue in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.