Ope­ra­ción Rei: de los ha­ló­ge­nos del al­cal­de a los vo­tos del «Ca­chim­bas»

El fis­cal ase­gu­ra que los im­pli­ca­dos de­cían por te­lé­fono que da­ban con­tra­tos a ami­gos o a quie­nes les ase­gu­ra­ban vo­tos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo -

Los abo­ga­dos que­rían co­mo pre­si­den­te del tri­bu­nal a Ed­gar Clos Fer­nán­dez, el ti­tu­lar de la sec­ción se­gun­da de la Au­dien­cia Pro­vin­cial, pe­ro es­tá de ba­ja por­que lo ope­ra­ron en una ro­di­lla. Quien re­suel­ve el jui­cio de la ope­ra­ción Rei, sie­te años des­pués de ini­ciar­se, es la ma­gis­tra­da Ma­ría Lui­sa San­dar. Fue ella quien ayer, en la pri­me­ra se­sión de jui­cio, ad­vir­tió al exal­cal­de de Cas­tro de Rei, uno de los prin­ci­pa­les im­pli­ca­dos, que con­tes­ta­se sin sul­fu­rar­se.

Es en­ten­di­ble que el ex­re­gi­dor, Juan Jo­sé Díaz Va­li­ño, se hu­bie­se ex­pla­ya­do en sus res­pues­tas al fis­cal y que por mo­men­tos lo hi­cie­se con gran con­tun­den­cia, e in­clu­so atro­pe­lla­da­men­te, des­pués de que en oc­tu­bre de 2009 lo en­ce­rra­ran de­te­ni­do dos días en el ca­la­bo­zo y lue­go lo lle­va­ran al juz­ga­do es­po­sa­do. Los otros com­pa­ñe­ros de junta de go­bierno, y des­de ayer de ban­qui­llo, An­to­nio Ba­la­do, Ro­ber­to Lo­ren­zo (ac­tual te­nien­te de al­cal­de, aho­ra en el PP, des­pués de ha­ber pa­sa­do por Te­rra Ga­le­ga) y Ana Ma­ría Can­to, tam­bién aca­ba­ron en los ca­la­bo­zos por de­ci­sión de la ins­truc­to­ra con­tra la que ayer vol­vie­ron a car­gar con con­tun­den­cia al­gu­nos le­tra­dos.

Y esa ope­ra­ción, que tan­to dio para es­cri­bir, na­ve­ga en­tre la ad­ju­di­ca­ción pre­sun­ta­men­te irre­gu­lar de cua­tro obras del Plan E, el as­cen­sor de con­sis­to­rio, la contratación de peo­nes, el po­lé­mi­co edi­fi­cio Mar­be­lla, los ha­ló- ge­nos co­lo­ca­dos en la ca­sa del al­cal­de o la contratación de la que era su ex­cu­ña­da. Por el me­dio an­dan al­gu­nos per­so­na­jes del mu­ni­ci­pio, co­mo es el ca­so de O Ca­chim­bas, un exe­dil del PP al que te­mían los del equi­po de go­bierno de Va­li­ño por su ca­pa­ci­dad a la ho­ra de re­co­ger vo­tos para lle­nar el gra­ne­ro po­pu­lar. «Hai que ver a quen se lle dan as obras por­que O Ca­chim­bas an­da pe­din­do os vo­tos», di­jo al­guno de los im­pli­ca­dos por el móvil.

Pre­ci­sa­men­te las es­cu­chas — te­mi­das du­ran­te una lar­ga tem­po­ra­da en Lu­go cuan­do las ope­ra­cio­nes es­ta­ban en pleno apo­geo— sir­vie­ron al fis­cal para nu­trir­se y aco­rra­lar al exal­cal­de que lle­vó bien pre­pa­ra­do su men­sa­je: no da­ban obras a ami­gos o afi­nes po­lí­ti­cos sino que cur­sa­ban in­vi­ta­cio­nes a los gru­pos de em­pre­sas que es­ti­ma­ban más ade­cua­das para de­ter­mi­na­dos pro­yec­tos. Uno de los acu­sa­dos ad­vir­tió: «Non lle ía­mos dar un­ha obra da au­ga a un­ha em­pre­sa de Ala­can­te. E lo­go can­do ti­ve­ra que fa­cer una re­pa­ra­ción, que!». Ade­más, el ex­re­gi­dor ad­vir­tió que los con­tra­tos los des­pa­cha­ron en ba­se a in­for­mes del téc­ni­co mu­ni­ci­pal.

Va­li­ño sos­tu­vo que con el Plan E no ha­bía que dor­mir­se por­que sino per­dían las ayu­das.

Y en las es­cu­chas —que aho­ra pi­den que sean de­cla­ra­das ile­ga­les— ha­bía ame­nas con­ver­sa­cio­nes en las que se de­cía que me­jor no dar una obra a al­guien con­si­de­ra­do co­mo «bas­tan­te ache­ga­do ao PP», aun­que otro ma­ni­fes­ta­ba que lo me­jor era dar­le al­go por­que «si o co­lle­mos, ao me­llor vó­ta­nos». En otra char­la ha­blan de «en­gan­char» a al­guien jo­ven, «por­que así en­gan­cha­mos a to­da a fa­mi­lia».

Aco­rra­la­do por el con­te­ni­do de al­gu­nas con­ver­sas, Va­li­ño reac- cio­nó ad­vir­tien­do que char­las de ese ti­po las ha­bía en to­dos los con­ce­llos de España en aque­llos mo­men­tos y ade­más ad­vir­tió: «Pu­de ha­ber dicho una co­sa u otra, pe­ro la cues­tión es lo que se ha­ce».

Va­li­ño ex­pli­có por qué le die­ron el abas­te­ci­mien­to de agua a Loen­tia a la em­pre­sa del her­mano de la con­ce­ja­la Ana Can­to. Acla­ró que en­via­ron la in­vi­ta­ción al gru­po de em­pre­sas en el que es­ta­ba la ad­ju­di­ca­ta­ria. Sa­bían que era del her­mano de la con­ce­ja­la, pe­ro justificó que es­ta no te­nía par­ti­ci­pa­ción en la mis­ma. Le pre­gun­ta­ron a la se­cre­ta­ria si la edi­la po­día es­tar en la ad­ju­di­ca­ción y les di­jo que sí.

El fis­cal di­jo tam­bién que un em­pre­sa­rio le pu­so al exal­cal­de unos ha­ló­ge­nos en su ca­sa y no se los co­bró. Tiem­po des­pués le die­ron una obra. Va­li­ño di­jo que fue­ron 4 en el por­tal y al pre­gun­tar lo que de­bía, este le se­ña­ló que se los pa­ga­ra al pro­mo­tor. Ad­vir­tió que quien le aca­bó dan­do la obra fue la Dipu­tación, no él.

ÓS­CAR CE­LA

Tres de los acu­sa­dos en ban­qui­llo: Ro­ber­to Lo­ren­zo, iz­quier­da; An­to­nio Ba­la­do, cen­tro y Va­li­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.