Las fuer­zas del bi­par­ti­dis­mo se que­dan so­las en su de­fen­sa de las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les

La su­pre­sión de es­tos en­tes, que vuelven a pro­ta­go­ni­zar la cam­pa­ña, aho­rra­ría de in­me­dia­to 600 mi­llo­nes de eu­ros

La Voz de Galicia (Lugo) - - A FONDO - MA­RIO BERAMENDI

El de­ba­te so­bre el fu­tu­ro de las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les vuelve a ser de­ter­mi­nan­te en la dispu­ta del vo­to ru­ral de las elec­cio­nes del 26J. Y de su su­per­vi­ven­cia de­pen­de tam­bién con­ser­var enor­mes cuo­tas de po­der. Ahí, quie­nes más se jue­gan son el PP y el PSOE, y son pre­ci­sa­men­te las fuer­zas del bi­par­ti­dis­mo las que vuelven a que­dar­se so­las en la de­fen­sa de la per­ma­nen­cia de los en­tes pro­vin­cia­les. Ayer fue el turno pa­ra Ra­joy, una vez más. Las di­fe­ren­cias en los pro­gra­mas del PP y del PSOE son de ma­tiz; los po­pu­la­res abo­gan por «po­ten­ciar su pa­pel im­pres­cin­di­ble pa­ra la ade­cua­da pres­ta­ción de ser­vi­cios en los ayun­ta­mien­tos», y los so­cia­lis­tas, «por mo­der­ni­zar las dipu­tacio­nes re­for­mu­lan­do su pa­pel co­mo es­pa­cio de en­cuen­tro en­tre los ayun­ta­mien­tos de me­nos de 20.000 ha­bi­tan­tes».

Tras el 26J, el fu­tu­ro que co­rran es­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes vol­ve­rá a pro­ta­go­ni­zar las ne­go­cia­cio­nes pa­ra for­mar Go­bierno. Ya ocu­rrió en el pac­to en­tre el PSOE y Ciu­da­da­nos tras el 20D, y que obli­gó a los so­cia­lis­tas a asu­mir la eli­mi­na­ción que pro­pug­na­ba la for­ma­ción de Al­bert Ri­ve­ra. «Aho­ra hemos vuel­to a nues­tro pro­gra­ma por­que no se for­mó Go­bierno y hu­bo que re­pe­tir elec­cio­nes y en nues­tro do­cu­men­to no se di­ce na­da de eli­mi­nar ad­mi­nis­tra­cio­nes», pre­ci­sa Su­sa­na Su­mel­zo, nú­me­ro uno so­cia­lis­ta por Za­ra­go­za y se­cre­ta­ria de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas del PSOE. «No­so­tros nos plan­tea­mos cin­co ob­je­ti­vos pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, que sea in­no­va­do­ra y sim­pli­fi­ca­da; efi­caz, con me­jo­res pro­fe­sio­na­les y que apues­te por la trans­pa­ren­cia y el buen go­bierno», aña­de Su­mel­zo.

Los po­si­cio­na­mien­tos del PP y del PSOE, par­ti­da­rios de man­te­ner el sta­tu quo, con­tras­tan con los de Ciu­da­da­nos y Po­de­mos. La for­ma­ción de Al­bert Ri­ve­ra abo­ga por su­pri­mir las dipu­tacio­nes y fu­sio­nar mu­ni­ci­pios pa­ra que pue­dan pres­tar ser­vi­cios de for­ma más efi­caz y sos­te­ni­ble. Y la de Pa­blo Igle­sias, por una eli­mi­na­ción pro­gre­si­va de los en­tes pro­vin­cia­les.

«Su es­truc­tu­ra ya no res­pon­de a la reali­dad de es­te país, y por tan­to, que­re­mos que des­apa­rez­can; sí que­re­mos que los ayun­ta­mien­tos re­cu­pe­ren com­pe­ten­cias en bie­nes­tar so­cial y me­jo­ren su fi­nan­cia­ción», pre­ci­sa Au­xi­lia­do­ra Ho­no­ra­to, se­cre­ta­ria de Ac­ción Ins­ti­tu­cio­nal de Po­de­mos.

Un re­cien­te in­for­me coor­di­na­do por la fun­da­ción ¿Hay de­re­cho? ci­fra­ba en 600 mi­llo­nes de eu­ros el aho­rro in­me­dia­to que su­pon­dría eli­mi­nar las dipu­ta- cio­nes; so­lo el pa­sa­do año, los 38 en­tes pro­vin­cia­les mo­vie­ron un pre­su­pues­to de 6.358 mi­llo­nes. Y la par­ti­da más gran­de, un 37 %, se des­ti­nó a fi­nan­ciar la es­truc­tu­ra. El BNG es la fuer­za que ha de­fen­di­do des­de siem­pre la su­pre­sión de las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les. Y al igual que el pa­sa­do 20D, vuelven a lle­var aho­ra esta pro­pues­ta en su pro­gra­ma elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.