Del es­pec­tácu­lo re­tó­ri­co al es­tu­por ciu­da­dano

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

Aun­que el 99,99 % de los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta creen que los es­pec­tácu­los re­tó­ri­cos son un in­ven­to ame­ri­cano, con­vie­ne sa­ber que los ejer­ci­cios de ex­po­si­ción, ar­gu­men­ta­ción y con­clu­sión es­tán en el ori­gen de Oc­ci­den­te, y que fue­ron pro­fu­sa­men­te uti­li­za­dos an­tes de que se in­ven­ta­se la te­le­vi­sión. La Gre­cia clá­si­ca acu­día en ma­sa a es­cu­char a De­mós­te­nes, Pe­ri­cles o Li­sias. Cicerón y Quin­ti­liano bri­lla­ron des­pués en los es­ce­na­rios de Ro­ma. Con Duns Sco­to y Ock­ham se en­tre­tu­vo la Ba­ja Edad Me­dia, cuan­do ya sal­ta­ban en sus pie­zas las chis­pas del Re­na­ci­mien­to. Bá­ñez y Mo­li­na, en el Si­glo de Oro, ates­ta­ron de pú­bli­co las pla­zas de Sa­la­man­ca, pa­ra ver­los dis­cu­tir —a ve­ces en la­tín— el pro­ble­ma de la ciencia me­dia. Ro­bes­pie­rre y Co­llot en­fer­vo­ri­za­ban a los pa­ri­si­nos du­ran­te la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Y tan­to Cas­te­lar co­mo Or­te­ga, en dis­tin­tos mo­men­tos de las Cor­tes Es­pa­ño­las, fue­ron ca­pa­ces de en­can­di­lar a in­vi­ta­dos ex­tran­je­ros que no sa­bían ni una pa­la­bra de es­pa­ñol.

El in­ven­to de nues­tro tiem­po no es el es­pec­tácu­lo re­tó­ri­co, sino el cir­co de de­ba­tes elec­to­ra­les, mo­ra­les y ju­rí­di­cos en el que ha­blan los que me­nos sa­ben, y en el que las for­mas, los rea­li­za­do­res y los pre­sen­ta­do­res pre­va­le­cen so­bre el fon­do. A los me­dios les da igual el De­ba­te a 4 que Sál­va­me De­lu­xe, y que los as­tros sean Igle­sias y Ra­joy o Be­lén Es­te­ban y Ki­ko Ma­ta­mo­ros. Por­que la uti­li­dad y la ren­ta­bi­li­dad de uno y otro es­pec­tácu­lo es ca­si la mis­ma, aun­que el pú­bli­co disf­ru­ta mu­cho más con Sál­va­me. Y así se­gui­rá esta his­to­ria hasta que una ca­de­na cual­quie­ra me com­pre la idea con la que es­pe­ro fo­rrar­me: un pro­gra­ma de monólogos po­lí­ti­cos, pre­sen­ta­do por Eva Hache, que ex­pon­ga —en cla­ve de hu­mor y sin in­te­rrup­cio­nes— los pro­gra­mas de Go­bierno.

El error que hemos co­me­ti­do el lu­nes na­ce de la da­ñi­na con­fu­sión en­tre el de­ba­te po­lí­ti­co —que es un pro­ce­so con­ti­nuo, con pro­ta­go­nis­tas co­no­ci­dos y es­pec­ta­do­res po­si­cio­na­dos—, y el es­pec­tácu­lo elec­to­ral, que es una es­pe­cie de fa­lla va­len­cia­na que se cons­tru­ye y que­ma en dos ho­ras, y en el que los co­lo­ri­nes, el car­tón pie­dra y el fue­go im­pi­den ver y es­tu­diar los ele­men­tos es­truc­tu­ra­les que lo sos­tie­nen, las re­des que lo fi­nan­cian, las ren­tas que pro­du­cen y las emo­cio­nes que im­plan­tan y ali­men­tan. Por eso los de­ba­tes te­le­vi­sa­dos tie­nen siem­pre el mis­mo re­sul­ta­do: son de­cep­cio­nan­tes, es­té­ri­les y abu­rri­dos, y no evi­tan que los es­pec­ta­do­res se que­den in al­bis so­bre la po­lí­ti­ca de pactos y blo­queos del PSOE, que era lo úni­co que no sa­bía­mos y que­ría­mos acla­rar.

El mé­ri­to que tie­nen los de­ba­tes —co­mo di­ría Ra­joy— es que crean em­pleo. Por­que vis­ta la nu­be de ex­per­tos y ma­na­gers que se jun­ta­ron allí pa­ra ma­no­sear la ba­na­li­dad y acen­tuar el pos­tu­reo, doy por sen­ta­do que el nú­me­ro de con­tra­tos fir­ma­dos en ju­nio pe­sa­rá a fa­vor del PP en las elec­cio­nes del pró­xi­mo 18 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.