El «bre­xit» ame­na­za la Unión Eu­ro­pea

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - Fer­nan­do Salgado

Au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de que los bri­tá­ni­cos op­ten el pró­xi­mo día 23 por se­pa­rar­se de la Unión Eu­ro­pea. Los par­ti­da­rios del bre­xit han to­ma­do la de­lan­te­ra en las en­cues­tas, el ner­vio­sis­mo co­mien­za a in­crus­tar­se en el tué­tano de los mer­ca­dos y las cal­cu­la­do­ras de los ana­lis­tas echan hu­mo en su bús­que­da del al­go­rit­mo que dé res­pues­ta a la cues­tión ca­pi­tal: ¿Cuá­les se­rán los cos­tes y cuá­les los be­ne­fi­cios, pa­ra el Reino Uni­do y pa­ra sus so­cios ac­tua­les, de un even­tual di­vor­cio? ¿Su­pon­dría la rup­tu­ra una ca­tás­tro­fe o, por el con­tra­rio, re­por­ta­ría ven­ta­jas al me­nos pa­ra una de las par­tes?

Ad­vier­to al lec­tor de que, pe­se a la ria­da de ecua­cio­nes y de pro­nós­ti­cos ai­rea­dos es­tos días, na­die ofre­ce una so­lu­ción con­clu­yen­te al acer­ti­jo. De que al­guno acer­ta­rá no ten­go du­da, por­que to­do el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des ha si­do cu­bier­to por los pi­to­ni­sos: des­de los que au­gu­ran el ca­ta­clis­mo hasta los que va­ti­ci­nan ga­nan­cias pa­ra unos u otros, in­clu­yen­do en­tre am­bos ex­tre­mos to­dos los gra­dos in­ter­me­dios ima­gi­na­bles.

Cuan­do una pa­re­ja se di­vor­cia, los cos­tes de am­bos por lo ge­ne­ral cre­cen. Hay que sos­te­ner dos vi­vien­das, pa­gar sen­dos re­ci­bos de la luz y eli­mi­nar la eco­no­mía de es­ca­la que su­po­ne com­par­tir el mis­mo me­nú. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que uno de los cón­yu­ges, el que se que­da con el pi­so o el que aca­pa­ra el grue­so de los in­gre­sos, no pue­da sa­lir fa­vo­re­ci­do por la es­ci­sión. Lo mis­mo su­ce­de, aun­que ele­va­do a la enési­ma po­ten­cia, cuan­do un país se des­en­gan­cha del tren que com­par­tía con 27 so­cios.

Vea­mos con un ejem­plo la enor­me di­fi­cul­tad pa­ra ha­llar el sal­do en­tre cos­tes y be­ne­fi­cios. Si el Reino Uni­do aban­do­na la Unión Eu­ro­pea, el va­lor de la libra es­ter­li­na se des­plo­ma­rá. Y es­to es bueno y es ma­lo. Bueno pa­ra las em­pre­sas bri­tá­ni­cas: ga­na­rán com­pe­ti­ti­vi­dad, in­cre­men­ta­rán ven­tas y be­ne­fi­cios, me­jo­ra­rá la ba­lan­za co­mer­cial. Ma­lo pa­ra los con­su­mi­do­res bri­tá­ni­cos: su­birán los pre­cios y los pro­duc­tos de im­por­ta­ción se vol­ve­rán prohi­bi­ti­vos. Ma­lo pa­ra las fi­nan­zas bri­tá­ni­cas: se en­ca­re­ce­rá su mons­truo­sa deu­da ex­ter­na —con­traí­da en eu­ros, dó­la­res y otras di­vi­sas— y la ame­na­za de una trom­bo­sis pla­nea­rá so­bre la City. Ma­lo tam­bién pa­ra los so­cios: Ale­ma­nia ven­de­rá me­nos au­to­mó­vi­les y ma­nu­fac­tu­ras en la is­la, a Es­pa­ña lle­ga­rán me­nos tu­ris­tas bri­tá­ni­cos... Cal­cu­lar to­dos esos efec­tos com­bi­na­dos, es­ta­ble­cer los pla­zos en que se pro­du­ci­rían y adi­vi­nar la fu­tu­ra re­la­ción en­tre los di­vor­cia­dos —ca­si el 45 % de las ex­por­ta­cio­nes del Reino Uni­do tie­nen por des­tino la UE— se me an­to­ja mi­sión im­po­si­ble. E inú­til, por­que en reali­dad nos asus­ta más la incertidumbre, el mie­do cer­val a lo des­co­no­ci­do, que las pro­fe­cías apo­ca­líp­ti­cas.

Pe­ro al mar­gen del im­pac­to eco­nó­mi­co del bre­xit, más allá del hi­po­té­ti­co re­par­to de cos­tes y be­ne­fi­cios, to­do di­vor­cio plas­ma el fra­ca­so de un pro­yec­to de vi­da. El de la Unión Eu­ro­pea, tam­bién. Que un país —llá­me­se Reino Uni­do, llá­me­se Gre­cia— de­ci­da aban­do­nar la obra, sig­ni­fi­ca que el ta­piz europeo co­mien­za a des­hi­la­char­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.