Sar­ga­de­los: cró­ni­ca re­cien­te

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - Se­gis­mun­do García

Per­mí­tan­me que na­rre la re­cien­te pe­ri­pe­cia em­pre­sa­rial de Sar­ga­de­los, co­mo ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co de cier­ta hi­po­cre­sía so­cial e in­con­gruen­cias del sis­te­ma. Sien­do ac­cio­nis­ta mi­no­ri­ta­rio de Sar­ga­de­los, a fi­na­les del pa­sa­do si­glo ad­ver­tí de la pe­li­gro­sa de­ri­va por la que se en­ca­mi­na­ba tan em­ble­má­ti­co gru­po de em­pre­sas al aco­me­ter du­do­sas in­ver­sio­nes co­mo el IGI (más de mil mi­llo­nes de las an­ti­guas pe­se­tas) y otras ve­lei­da­des del, por otro la­do, sin­gu­lar y bri­llan­te Isaac Díaz Pardo. Don Isaac era el fac­tó­tum de las em­pre­sas y, a pe­sar de no con­tar con la ma­yo­ría del ca­pi­tal, sí con­ta­ba con un am­plio res­pal­do ac­cio­na­rial y, lo que ca­si era más im­por­tan­te, de la in­te­lli­gen­tsia del país. To­da­vía re­cuer­do las ve­ja­cio­nes e in­sul­tos que tu­vi­mos que so­por­tar por pre­ten­der el cie­rre or­de­na­do de al­gu­na ini­cia­ti­va «cultural» que po­nía en gra­ve pe­li­gro la per­vi­ven­cia de las com­pa­ñías ge­ne­ra­do­ras de em­pleo y ca­pi­tal. Por cier­to, cuan­do ese cie­rre se con­su­mó, fue­ron esas em­pre­sas (y sus ac­cio­nis­tas) las que tu­vie­ron que arros­trar con las in­dem­ni­za­cio­nes y gas­tos con­si­guien­tes. Los cul­tos y/o es­tu­dia­dos, que tan­to rui­do ha­bían ar­ma­do, al­guno de gran re­le­van­cia so­cial, pre­fi­rie­ron res­guar­dar su pe­cu­lio.

El tiem­po me fue dan­do la razón (lo cual, a cier­tas eda­des, tam­po­co es gran co­sa) y, he­te aquí, que en ju­lio del 2014, con las prin­ci­pa­les em­pre­sas, El Cas­tro y Sar­ga­de­los, en con­cur­so de acree­do­res y an­te una inevi­ta­ble li­qui­da­ción, la ma­yo­ría del ca­pi­tal, aho­ra sí, me res­pal­da y de­ci­do arries­gar pa­tri­mo­nio y es­fuer­zo en re­flo­tar las com­pa­ñías.

Na­tu­ral­men­te los sin­di­ca­tos que, te­me­ra­ria­men­te, lle­ga­ron hasta el Tri­bu­nal Su­pre­mo en la im­pug­na­ción de un ERE ex­tin­ti­vo de 70 tra­ba­ja­do­res, sa­bien­do per­fec­ta­men­te que si el TS les da­ba la razón sig­ni­fi­ca­ba la li­qui­da­ción de las em­pre­sas y la ex­tin­ción de los 106 pues­tos de tra­ba­jo su­per­vi­vien­tes, no ce­ja­ron en reivin­di­car lo in­sos­te­ni­ble. Y cuan­do a to­dos los tra­ba­ja­do­res se les pro­pu­so la com­pra de ac­cio­nes, na­die acu­dió. Pe­ro, eso sí, que Sar­ga­de­los no cie­rre, cla­ma­ban. Ca­si to­do el mun­do sa­be ya que los sin­di­ca­tos ac­tua­les no de­fien­den la igual­dad so­cial ni a los des­em­plea­dos. Pro­te­gen a los tra­ba­ja­do­res con em­pleo con­so­li­da­do y a las cla­ses fun­cio­na­ria­les, pe­ro la ley los con­ti­núa am­pa­ran­do, y blin­da a sus man­dos y li­be­ra­dos a pe­sar de, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, en­tor­pe­cer el pro­gre­so em­pre­sa­rial y so­cial.

Des­pués de múl­ti­ples reunio­nes, ges­tio­nes y acuer­dos con to­dos los acree­do­res, el 3 de mar­zo del año en cur­so se apro­bó en el juz­ga­do n.º 2 de lo mer­can­til de A Co­ru­ña el con­ve­nio de acree­do­res que per­mi­tía a las em­pre­sas con­ti­nuar su ac­ti­vi­dad. Pa­ra que el juz­ga­do, y el ad­mi­nis­tra­dor con­cur­sal nom­bra­do al efec­to, die­sen su apro­ba­ción fue ne­ce­sa­rio con­fec­cio­nar un plan de via­bi­li­dad de las em­pre­sas, en don­de se po­nía de ma­ni­fies­to la po­si­bi­li­dad de su­per­vi­ven­cia de las com­pa­ñías con las qui­tas y con­do­na­cio­nes de deu­da so­li­ci­ta­das.

Lo que el co­mún de los mor­ta­les no sa­be es que la Se­gu­ri­dad So­cial, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria y el Fo­ga­sa, por ley, cla­si­fi­can la ma­yo­ría de sus cré­di­tos co­mo pri­vi­le­gia­dos y por lo tan­to hay que sus­cri­bir unos con­ve­nios sin­gu­la­res con ta­les or­ga­nis­mos. Pues bien, des­pués de va­rias reunio­nes, y de co­mún acuer­do, se plan­tean ta­les con­cier­tos en ju­lio del pa­sa­do año. Pe­ro cla­ro, la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca o no es­tá ope­ra­ti­va, o es­tá de va­ca­cio­nes o han ro­ta­do a los fun­cio­na­rios in­ter­vi­nien­tes. Lo cier­to es que es aho­ra cuan­do nos co­mu­ni­can que «Ma­drid» no aprue­ba esos con­ve­nios. A pe­sar de que in­sis­to en ha­blar con « Ma­drid» pa­ra ex­pli­car la si­tua­ción, el si­len­cio y el im­pe­rio de su ley es la res­pues­ta. Ob­via­men­te la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra pre­vis­ta ha que­da­do des­man­te­la­da y la via­bi­li­dad de las em­pre­sas com­pro­me­ti­da.

Si al­gún acree­dor de­bie­ra mos­trar­se in­tere­sa­do en la con­ti­nui­dad de las com­pa­ñías son pre­ci­sa­men­te los or­ga­nis­mos pú­bli­cos. Si las em­pre­sas cie­rran, la Ad­mi­nis­tra­ción no so­lo de­ja­rá de in­gre­sar vía co­ti­za­cio­nes, sino que pa­sa­rá a des­em­bol­sar vía pres­ta­cio­nes de des­em­pleo. Des­de el Es­ta­do al­guien de­be­ría ana­li­zar es­tas si­tua­cio­nes con ri­gor y con cri­te­rio. Y le­gis­lar me­nos. Co­mo al­gún fun­cio­na­rio se de­ci­da a exi­gir el cum­pli­mien­to es­tric­to de la in­men­sa nor­ma­ti­va vi­gen­te no que­da una em­pre­sa abier­ta.

Es­toy se­gu­ro de que lo vi­vi­do por Sar­ga­de­los lo han pa­de­ci­do mu­chas otras fir­mas. De he­cho, más del 92 % de las em­pre­sas que en­tran en con­cur­so ter­mi­nan en li­qui­da­ción. Al­go de­be de fa­llar. Sin em­bar­go, to­do el mun­do ca­lla y na­die pro­tes­ta, sin ad­ver­tir que re­po­ner el te­ji­do in­dus­trial des­trui­do lle­va­rá dé­ca­das. Y no elu­do la res­pon­sa­bi­li­dad de los em­pre­sa­rios o ges­to­res, que tam­bién la tie­nen; pe­ro es­tos pier­den su ca­pi­tal y em­pleo, cuan­do no su sa­lud.

La im­pu­ni­dad y la­xi­tud con la que se desen­vuel­ve la ma­yo­ría de la Ad­mi­nis­tra­ción en nues­tro país es pro­ver­bial. Sir­va, co­mo co­lo­fón, es­te ejem­plo: los se­ño­res Za­pa­te­ro y Ra­joy han en­deu­da­do nues­tra em­pre­sa, Es­pa­ña, hasta el 101,31 % del PIB, es de­cir, ca­da es­pa­ñol de­be más de 23.000 eu­ros, que ha­brán de pa­gar las dos o tres ge­ne­ra­cio­nes que nos mal­he­re­den. Si pue­den. Y, en­tre tan­to, el em­pleo pú­bli­co cre­ció un 3 % y su cos­te aumentó ca­si un 11 % du­ran­te la cri­sis. Y ca­si to­dos ca­lla­mos y ca­si na­die pro­tes­ta, qui­zás por­que aquí to­dos an­he­la­mos ser fun­cio­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.