El con­su­mo de be­bi­das por en­ci­ma de los 65 gra­dos, po­si­ble cau­sa de cán­cer

La OMS aler­ta de que el té y el ma­te se to­man muy ca­lien­tes en Asia y Su­da­mé­ri­ca

La Voz de Galicia (Lugo) - - SOCIEDAD - R. ROMAR

El ca­fé, ca­lien­te, pe­ro no de­ma­sia­do. Ni el ca­fé, ni la le­che, ni el té, ni el ma­te ni cual­quier otra in­fu­sión. Nin­gu­na de­be to­mar­se por en­ci­ma de los 65 gra­dos, por­que de lo con­tra­rio pue­de au­men­tar el ries­go de su­frir un cán­cer de esó­fa­go. Es la nue­va ad­ver­ten­cia que lan­zó ayer la Agen­cia In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Cán­cer (IARC), un or­ga­nis­mo de­pen­dien­te de la OMS que ha re­vi­sa­do más de 1.000 es­tu­dios cien­tí­fi­cos, rea­li­za­dos tan­to en hu­ma­nos co­mo en ani­ma­les, en los que se exa­mi­na­ban las po­si­bles con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud de las be­bi­das muy ca­lien­tes. Los 23 ex­per­tos que par­ti­ci­pa­ron en el aná­li­sis con­clu­ye­ron que por en­ci­ma de los 65 gra­dos son «probablemente» can­ce­rí­ge­nas. Es, sin em­bar­go, una cla­si­fi­ca­ción pro­vi­sio­nal, ya que aún se­rán ne­ce­sa­rias más evi­den­cias pa­ra cer­ti­fi­car­lo de for­ma de­fi­ni­ti­va.

«Lo que de­ci­mos aho­ra es que hay que ser pru­den­tes y de­jar que las be­bi­das muy ca­lien­tes se en­fríen an­tes de to­mar­las», ad­vier­te Gre­goy Hartl, por­ta­voz de la OMS. En la eva­lua­ción pre­li­mi­nar an­te­rior ha­bía in­clui­do al ca­fé co­mo «po­si­ble car­ci­nó­geno» por su hi­po­té­ti­ca vin­cu­la­ción con el tu­mor de ve­ji­ga y se ha­bía in­clui­do de for­ma pro­vi­sio­nal en la ca­te­go­ría 2B, jun­to a pro­duc­tos co­mo el plo­mo y el clo­ro­for­mo. Aho­ra, los ex­per­tos han exi­mi­do de to­da cul­pa a esta be­bi­da y la han re­ti­ra­do de la lis­ta, ya que no han encontrado «evi­den­cias con­clu­yen­tes de que su con­su­mo pue­da pro­vo­car cán­cer».

Los nue­vos re­sul­ta­dos su­gie- ren que to­mar be­bi­das muy ca­lien­tes es cau­sa pro­ba­ble de su­frir cán­cer de esó­fa­go y que es la tem­pe­ra­tu­ra, más que la be­bi­da en sí mis­ma, la que pa­re­ce ser la res­pon­sa­ble», ex­pli­ca Chis­top­her Wild, di­rec­tor Esta ad­ver­ten­cia no ha sorprendido a los mé­di­cos, que ya acon­se­ja­ban a sus pa­cien­tes mo­de­ra­ción a la ho­ra de in­ge­rir lí­qui­dos ex­tre­ma­da­men­te ca­lien­tes. Rafael Ló­pez, res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de On­co­lo­gía en el Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de San­tia­go (CHUS) ad­vier­te que la re­co­men­da­ción no es­tá pen­sa­da pa­ra paí­ses co­mo Es­pa­ña, don­de, sal­vo ex­cep­cio­nes, el ca­fé u otras be­bi­das no se sue­len to­mar por en­ci­ma de los 65 gra­dos, sino pa­ra zo­nas de Su­da­mé­ri­ca o del sud­es­te de Asia en las que es fre­cuen­te que el té o el ma­te se to­men por en­ci­ma de los 70 gra­dos. «El ries­go —di­ce— se pro­du­ce cuan­do es­te con­su­mo es re­pe­ti­ti­vo y du­ran­te años».

ÓS­CAR CE­LA / MAR­COS MÍ­GUEZ

El ca­fé con le­che en Lu­go mar­có 66,2 gra­dos, mien­tras que en A Co­ru­ña subió a 78,8.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.