«Me in­tere­sa lo par­ti­cu­lar; nun­ca par­to de lo gran­de pa­ra lle­gar a lo pe­que­ño»

El no­ve­lis­ta de Mi­si­si­pi pre­vé via­jar Ovie­do en oc­tu­bre pa­ra re­co­ger su ga­lar­dón; «si es­toy vi­vo, cla­ro», ríe fe­liz

La Voz de Galicia (Lugo) - - CULTURA - J. C. GEA

La voz de Ri­chard Ford (Jack­son­vi­lle, Mi­si­si­pi, 1944) sue­na co­mo la de un hom­bre to­tal­men­te ra­dian­te. Tie­ne 72 años, pe­ro sus car­ca­ja­das, cons­tan­tes, re­tum­ban al otro la­do del te­lé­fono co­mo las del au­tor que en 1986 se dio a co­no­cer in­ter­na­cio­nal­men­te con El pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo. In­clu­so pa­re­cen más ju­ve­ni­les. Es­tá cla­ro que al es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se le ha sen­ta­do de ma­ra­vi­lla le­van­tar­se tem­prano en su ca­sa de Nue­va Or­leans con la no­ti­cia de su pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de las Le­tras 2016. In­clu­so con los ama­gos de boi­cot del sa­té­li­te, se pres­ta a man­te­ner una bre­ve con­ver­sa­ción una mañana «real­men­te ex­tra­or­di­na­ria».

—¿Qué tal sien­ta abrir el día con una no­ti­cia así?

—Sa­bía que el pre­mio exis­tía es­te, pe­ro no po­día ima­gi­nar­me ga­nán­do­lo. Ga­nar un pre­mio pro­du­ce mu­cha fe­li­ci­dad, pe­ro es al­go com­ple­ta­men­te ex­cep­cio­nal. No sue­lo pen­sar en esas co­sas, la ver­dad, así que es­tar vi­vien­do una mañana co­mo esta es pa­ra mí al­go real­men­te ex­tra­or­di­na­rio. Es muy es­ti­mu­lan­te, me ha­ce sen­tir co­mo si de ver­dad tu­vie­se sen­ti­do aque­llo a lo que he de­di­ca­do los úl­ti­mos cua­ren­ta años de mi vi­da, co­mo al­guien que ha con­se­gui­do ha­cer bien su tra­ba­jo, cru­zar fron­te­ras, exis­tir en idio­mas dis­tin­tos y mos­trar a la gen­te co­sas en las que nos pa­re­ce­mos, y otras en las que no. Así que me re­sul­ta muy es­ti­mu­lan­te.

—¿Con­ta­mos con us­ted pa­ra la ga­la, el pró­xi­mo oc­tu­bre?

—Allí es­ta­ré. Si es­toy vi­vo, cla­ro [ríe].

—Así se lo desea­mos. El ju­ra­do lo elo­gia co­mo un «es­cri­tor pro­fun­da­men­te con­tem­po­rá­neo». ¿Qué se su­po­ne que es­cri­be hoy un «es­cri­tor pro­fun­da­men­te con­tem­po­rá­neo»?

—Es una bue­na pregunta. Pe­ro so­lo ten­go una res­pues­ta sen­ci­lla pa­ra eso: ca­da es­cri­tor par­ti­cu­lar se preo­cu­pa de lo que eli­ge en par­ti­cu­lar. So­mos li­bres de sen­tir­nos preo­cu­pa­dos por aque­llo que de­ci­di­mos que nos preo­cu­pe. Ca­da uno es­cri­be so­bre lo que desea es­cri­bir, en re­su­men. En mi ca­so, es­toy in­tere­sa­do en es­cri­bir li­bros que cuen­ten a la gen­te qué co­sas cau­san otras co­sas: qué cau­sa la de­ses­pe­ra­ción, qué cau­sa el mie­do, qué cau­sa la fe­li­ci­dad o el amor, y cuá­les son las con­se­cuen­cias de que esas co­sas su­ce­dan. Si amas a al­guien, por ejem­plo, cuá­les son las con­se­cuen­cias de que lo ames. Es­toy in­tere­sa­do en eso, pe­ro creo que en el fon­do no lo sé [ríe].

—Y en el ca­so con­cre­to de un es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se en es­te mo­men­to de la his­to­ria de su país, ¿hay al­go que le con­cier­na es­pe­cial­men­te?

—La ver­dad, in­tere­sar­me por la his­to­ria, por el mo­men­to his­tó­ri­co con­cre­to, no es mi lí­nea de tra­ba­jo. Es el tra­ba­jo de al­gún otro. Quie­ro de­cir que es­toy ab­so­lu­ta­men­te con­cen­tra­do en lo par­ti­cu­lar. Creo que la vi­da se vi­ve con in­ten­si­dad y cla­ri­dad en el de­ta­lle par­ti­cu­lar y en las cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res. En to­do ca­so, las pre­sio­nes de la his­to­ria o de la sociedad so­bre las per­so­nas son mu­cho ma­yo­res de lo que pue­do lle­gar a abar­car con mi es­cri­tu­ra y mi vi­sión. Yo me li­mi­to a pre­gun­tar­me por esas co­sas que le he di­cho, co­sas co­mo por qué la gen­te ama a otra gen­te. Y pro­cu­ro ha­cer que eso sea al­go que pue­da in­tere­sar a mis lec­to­res, que los ilu­mi­ne. Qui­zá tam­bién sean ex­pe­rien­cias que irra­dian des­de lo pe­que­ño ha­cia lo gran­de, por­que yo nun­ca par­to de lo gran­de pa­ra lle­gar a lo pe­que­ño.

—¿Eso «par­ti­cu­lar» o «pe­que­ño» es so­bre lo que es­tá es­cri­bien­do aho­ra?, ¿so­bre qué tra­ba­ja?

—Mi pa­dre y mis re­cuer­dos so­bre él. Es­toy ter­mi­nan­do unas me­mo­rias so­bre mi pa­dre. Ha­ce vein­te años es­cri­bí unas me­mo­rias so­bre mi ma­dre, y aho­ra van a ser pu­bli­ca­das con­jun­ta­men­te en Es­pa­ña.

—Des­de 1986, y ca­da diez años, más o me­nos, el per­so­na­je de Frank Bas­com­be re­apa­re­ce en su vi­da y en la de sus lec­to­res. ¿Po­de­mos es­pe­rar otra vi­si­ta de Bas­com­be?

—Bueno, vea­mos. Ten­go 72 años. Eso es al­go que no hay que per­der de vis­ta. Y la ver­dad es que ten­go un li­bro que es­cri­bir. Lo úni­co que ten­go que ha­cer es es­tar vi­vo pa­ra es­cri­bir­lo. Su­pon­go que esta es una bue­na razón pa­ra se­guir vi­vo [ríe].

MAR­TA PÉ­REZ EFE

Fo­to­gra­fía del no­ve­lis­ta es­ta­dou­ni­den­se Ri­chard Ford to­ma­da en Bar­ce­lo­na el 15 de di­ciem­bre pa­sa­do, du­ran­te su úl­ti­ma es­tan­cia en Es­pa­ña pa­ra pre­sen­tar su li­bro más re­cien­te, «Fran­ca­men­te, Frank».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.