El ga­llo de una ne­cró­po­lis de Ro­ma si­mi­lar al de Santa Eu­la­lia de Bó­ve­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - AGENDA -

«Tem­plos co­mo Bó­ve­da se ha­cían pa­ra pre­ser­var la me­mo­ria y con­se­guir la eter­ni­dad»

El enig­ma so­bre el sig­ni­fi­ca­do de Santa Eu­la­lia de Bó­ve­da que­dó acla­ra­do es­te año con la pre­sen­ta­ción de la te­sis doc­to­ral que tras más de tres lus­tros de in­ves­ti­ga­cio­nes de­fen­dió En­ri­que Mon­te­ne­gro Rúa. Esta se­ma­na pre­sen­tó una par­te de su tra­ba­jo a la sociedad lu­cen­se y a un buen nú­me­ro de es­pe­cia­lis­tas. Su ex­po­si­ción de da­tos, in­for­mes, fo­to­gra­fías y tex­tos iné­di­tos fue tan abru­ma­do­ra que di­fí­cil­men­te se pue­de re­ba­tir su te­sis: Santa Eu­la­lia de Bó­ve­da fue un tem­plo fu­ne­ra­rio de­di­ca­do a la di­vi­ni­dad de Dio­ni­so.

Co­mo ex­pli­có Mon­te­ne­gro en otras oca­sio­nes, pa­ra po­der de­fen­der la pri­me­ra te­sis so­bre un mo­nu­men­to tan ad­mi­ra­do por los ar­queó­lo­gos e his­to­ria­do­res de Eu­ro­pa fue ne­ce­sa­rio co­no­cer to­das las in­ter­pre­ta­cio­nes que se fue­ron su­ce­dien­do des­de que se des­cu­brió, es­pe­cial­men­te a par­tir de 1926, cuan­do co­men­za­ron las pri­me­ras ex­ca­va­cio­nes. Bue­na par­te de esas pro­pues­tas se ha­cían en ba­se a las vi­si­tas y a la re­la­ción con otros ha­llaz­gos, pe­ro a na­die se le es­ca­pa que ha­bía li­mi­ta­cio­nes.

En su ex­po­si­ción en Lu­go, de­mos­tró con abun­dan­te do­cu­men­ta­ción —so­lo po­si­ble tras via­jar, bu­cear en ar­chi­vos y co­te­jar con es­tu­dios so­bre di­fe­ren­tes as­pec­tos del Im­pe­rio Ro­mano— que hay ba­se só­li­da y suficiente pa­ra acla­rar y des­pe­jar las du­das de si era un tem­plo pa­leo­cris­tiano, un nin­feo re­la­cio­na­do con la cu­ra­ción de en­fer­me­da­des, un tem­plo fu­ne­ra­rio o un lu­gar de cul­to pa­gano. Su te­sis a fa­vor de un tem­plo fu­ne­ra­rio en ho­nor a Dio­ni­so la por­me­no­ri­zó en los tres as­pec­tos so­bre los que se cons­tru­yó Bó­ve­da: su ar­qui­tec­tu­ra, su epi­gra­fía y sus pin­tu­ras.

AR­QUI­TEC­TU­RA

Po­cas, pe­ro al­gu­nas pis­tas. El tem­plo fue usa­do o por lo me­nos se po­día ac­ce­der a él hasta me­dia­dos del si­glo XVIII, con lo que hu­bo mu­chas al­te­ra­cio­nes y que­da­ron po­cas hue­llas y ni ras­tro de hue­sos. Aun así, Mon­te­ne­gro mos­tró que en la es­ca­le­ra de ac­ce­so a la ex­ca­va­ción, en 1926, ha­bía una es­te­la fu­ne­ra­ria y una de las ins­crip­cio­nes es un canto poé­ti­co fu­ne­ra­rio. Lue­go, di­jo, hay ejem­plos de tem­plos en el sur de Ru­sia y en Si­ria con la mis­ma ar­qui­tec­tu­ra: pe­que­ño atrio, bó­ve­da, or­ci­nas con bó­ve­da, es­truc­tu­ras y fa­cha­da. En la mis­ma Vía Ap­pia de Ro­ma exis­ten gran­des tum­bas con ven­ta­nas. O en la Vía La­ti­na de Ro­ma otros tem­plos con po­zos y nin­feos con una es­truc­tu­ra in­te­rior igual a Bó­ve­da, con es­tu­co arri­ba y már­mol aba­jo (tum­ba Va­le­ri). O una tum­ba de un ma- tri­mo­nio en Pom­pe­ya que te­nía ven­ta­nas, si­mi­la­res a las de Santa Eu­la­lia. In­clu­so, pu­so so­bre la me­sa el tes­ta­men­to de Li­gón, en la Ga­lia, don­de se dejaba por es­cri­to có­mo que­ría ser en­te­rra­do, un mo­nu­men­to pa­ra pre­ser­var la me­mo­ria pa­ra con­se­guir la eter­ni­dad con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a Bó­ve­da. En Es­pa­ña, el tem­plo de Fa­be­ro (Ara­gón) tie­ne si­mi­li­tu­des.

RE­LIE­VES

Va­rios ca­sos en Ro­ma. Son va­rios los ejem­plos en el Im­pe­rio, en la mis­ma fa­cha­da de la Ne­cró­po­lis Va­ti­ca­na ya se ve el re­lie­ve de una per­diz. O en la Ne­cró­po­lis di Por­to Iso­la Sa­cra don­de se mues­tran es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na co­mo se ha­ce en Bó­ve­da. In­clu­so una pie­dra re­uti­li­za­da en la igle­sia del San­to Cris­to en Clu­nia (Bur­gos) ofre­ce si­mi­li­tu­des.

LAS PIN­TU­RAS

Aves y vi­des. Mon­te­ne­gro de­jó cla­ro que la re­pre­sen­ta­ción de aves, co­mo las que se pue­den ver en Bó­ve­da, se ha­llan en nu­me­ro­sos tem­plos fu­ne­ra­rios «al ser va­lo­ra­das en la épo­ca ro­ma­na por su exo­tis­mo». Mos­tró abun­dan­tes ejem­plos de aves en tem­plos en ho­nor a Dio­ni­so y su ma­dre, Per­sé­fo­ne. Son ani­ma­les «que da­ban se­gu­ri­dad aquí y en el más allá». Así, en­se­ñó pin­tu­ras en tum­bas de Jor­da­nia o en la mis­ma Ne­cró­po­lis Va­ti­ca­na, con un pa­pa­ga­yo en un ni­cho. Pe­ro el mo­men­to más es­cla­re­ce­dor fue cuan­do mos­tró los de­te­rio­ra­dos fres­cos del Co­lum­ba­rio III de Ro­ma, una enor­me ne­cró­po­lis a la que pocos pue­den ac­ce­der. «Te en­cuen­tras un ver­gel, un pa­raí­so de ve­ge­ta­ción y ga­llos». Y en­tre ellos, uno igual al de Bó­ve­da, lo cual ya de­mos­tra­ría que el mo­nu­men­to lu­cen­se fue fu­ne­ra­rio, y su vin­cu­la­ción con Dio­ni­so ven­dría de to­da la ico­no­gra­fía re­la­cio­na­da con la vid, «cul­ti­vo que do­mi­nó Dio­ni­so» y que que­dó re­fle­ja­da en nu­me­ro­sas tum­bas de­di­ca­das en su ho­nor, lle­nas de vi­des.

ÓS­CAR CE­LA

Mon­te­ne­gro en la con­fe­ren­cia de Lu­go mos­tran­do, a de­re­cha, las si­mi­li­tu­des del tem­plo de la tum­ba de los Va­le­ri, en la Vía La­ti­na de Ro­ma, con la es­truc­tu­ra de Santa Eu­la­lia de Bó­ve­da.

Re­lie­ves si­mi­la­res. Arri­ba a la iz­quier­da una de las imá­ge­nes de Bó­ve­da que Mon­te­ne­gro mos­tró co­mo se re­pe­tía en di­ver­sa ico­no­gra­fía fu­ne­ra­ria.

Dos ga­llos igua­les. A la de­re­cha un ga­llo de Santa Eu­la­lia de Bó­ve­da. A la iz­quier­da otro si­mi­lar cons­trui­do en el Co­lum­ba­rio III de Ro­ma (arri­ba).

FO­TOS: EN­RI­QUE MON­TE­NE­GRO CON­FE­REN­CIA LU­CUS CULTURAL

Dio­ni­so. El em­parrra­do con vi­des ver­des y ma­rro­nes que ador­na Bó­ve­da.

Ar­qui­tec­tu­ra. Un ejem­plo de un tem­plo fu­ne­ra­rio cons­trui­do so­bre sue­lo fir­me y es­ta­ble. En los 80 se de­mos­tró que Bó­ve­da se hi­zo en te­rreno si­mi­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.