Sán­chez ape­la a los «de­cep­cio­na­dos» con Po­de­mos pa­ra que vuel­van al PSOE

«No les va­mos a fa­llar», di­ce el lí­der so­cia­lis­ta en un mi­tin muy crí­ti­co con Igle­sias

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - DO­MIN­GOS SAMPEDRO

Pe­dro Sán­chez des­em­bar­có ayer en Ga­li­cia de­ci­di­do a cons­truir un di­que de con­ten­ción en la provincia de Pon­te­ve­dra, don­de el PSOE más su­fre el em­pu­je de Po­de­mos y de su mar­ca ga­lle­ga, En Ma­rea, que po­drían arre­ba­tar­le un es­ca­ño, se­gún el CIS. El can­di­da­to so­cia­lis­ta re­co­rrió es­te te­rri­to­rio de pun­ta a pun­ta con un tri­ple­te de ac­tos, en los que des­li­zó un úni­co men­sa­je, que con­sis­tió en se­ña­lar con el de­do acu­sa­dor a Pa­blo Igle­sias por blo­quear el cam­bio po­lí­ti­co y en pe­dir de nue­vo la con­fian­za de to­dos aque­llos vo­tan­tes que se pue­dan «de­cep­cio­na­dos» con la for­ma­ción mo­ra­da y sus alia­dos: «No­so­tros no les va­mos a fa­llar», re­mar­có en el mi­tin cen­tral en Vi­go.

En reali­dad, la mu­ni­ción con­tra Pa­blo Igle­sias y En Ma­rea ya la te­nía pre­pa­ra­da Pe­dro Sán­chez cuan­do al me­dio­día pi­só Pon­te­ve­dra pa­ra pre­sen­tar el programa so­cia­lis­ta en ma­te­ria de agri­cul­tu­ra y pes­ca. El es­ce­na­rio es­co­gi­do, el sa­lón del Ca­fé Mo­derno, se le que­dó corto y tu­vo que aca­bar im­pro­vi­san­do una in­ter­ven­ción en la ca­lle, don­de ata­có, en cla­ra re­fe­ren­cia a Po­de­mos y En Ma­rea, a «aque­llos que pro­me­ten una co­sa y de­frau­dan a sus vo­tan­tes» al per­mi­tir que Ma­riano Ra­joy con­ti­núe de in­qui­lino de la Mon­cloa.

No se ol­vi­dó el di­ri­gen­te so­cia­lis­ta que es­ta­ba pi­san­do la ciu­dad de re­fe­ren­cia de Ra­joy, la que lo de­cla­ró per­so­na no gra­ta por la pró­rro­ga de la con­ce­sión a En­ce. Y por eso lla­mó a po­ner­le «pun­to y fi­nal» a Ma­riano Ra­joy, al que til­dó de po­lí­ti­co pre­vi­si­ble, por­que «pre­vi­si­ble­men­te», di­jo, ha­rá nue­vos re­cor­tes en las po­lí­ti­cas so­cia­lis­tas y con­ti­nua­rá de bra­zos cru­za­dos an­te los ca­sos de corrupción.

So­cia­lis­mo de «ca­tá­lo­go»

Pe­ro el grue­so se las crí­ti­cas se las de­di­có Sán­chez al lí­der de Po­de­mos y a to­do lo que re­pre­sen­ta. Em­pe­zó cues­tio­nan­do que aho­ra se de­fi­na co­mo so­cial­de­mó­cra­ta. «El so­cia­lis­mo ni se com­pra ni se ven­de por ca­tá­lo­go», re­pro­bó el can­di­da­to so­cia­lis­ta, en alu­sión al for­ma­to del programa elec­to­ral de Uni­dos Po­de­mos. Bro­meó con los ban­da­zos de Igle­sias, al sub­ra­yar que cuan­do es­tá con Íñi­go Erre­jón «se de­fi­ne co­mo pe­ro­nis­ta», cuan­do es­tá con Al­ber­to Gar­zón «es co­mu­nis­ta», con Te­re­sa Ro­drí­guez «es an­ti­ca­pi­ta­lis­ta» y an­te al­guien del PSOE se de­fi­ne co­mo so­cia­lis­ta. «A pe­sar de no usar­la, cam­bia mu­chas ve­ces de cha­que­ta ¿no?».

Por la no­che, en Vi­go, con­ti­nuó con el azo­te a Po­de­mos, am­pli­fi­ca­do en es­te ca­so por las in­ter­ven­cio­nes de Abel Ca­ba­lle­ro y de Car­me­la Sil­va, tam­bién muy crí­ti­cas con las ma­reas. No elu­dió re­pli­car a una de las cues­tio­nes que mar­có la agen­da del día, cuan­do Pa­blo Igle­sias con­fe­só que su pre­si­den­te «fa­vo­ri­to» de la de­mo­cra­cia era Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, con el que di­jo man­te­ner una bue­na re­la­ción y le pe­día con­se­jo. «Cuan­do pu­do —ob­je­tó Sán­chez so­bre Igle­sias—, vo­tó en con­tra de un pre­si­den­te so­cia­lis­ta».

Al igual que hi­cie­ra en el de­ba­te a cua­tro, Sán­chez reali­zó un ejer­ci­cio de ex­pli­car las co­sas que po­dían es­tar en mar­cha si Po­de­mos no frus­tra­ra su ex­pec­ta­ti­va de ocu­par la Mon­cloa. Alu­dió a me­di­das con­cre­tas, tan­to en Pon­te­ve­dra co­mo en Vi­go, de apo­yo a la flo­ta pes­que­ra del cer­co, o a la lim­pie­za de las rías. Y ci­tó tam­bién la re­vi­sión de la pró­rro­ga a la pas­te­ra En­ce, pa­la­bras que fue­ron co­ro­na­das con una gran ova­ción en la ca­pi­tal del Lé­rez.

Pu­so de re­lie­ve el can­di­da­to so­cia­lis­ta que, cuan­do se de­ba­tió su in­ves­ti­du­ra, los dipu­tados de En Ma­rea tu­vie­ron la op­ción de «ele­gir» en­tre de­can­tar­se por los in­tere­ses de Ga­li­cia o por los de Pa­blo Igle­sias. «Y op­ta­ron por el in­te­rés par­ti­cu­lar de Igle­sias», di­jo, til­dan­do de es­te mo­do a En Ma­rea de me­ra «su­cur­sal».

«Me­lan­co­lía inú­til»

To­do ar­gu­men­ta­rio em­plea­do con­tra Igle­sias y En Ma­rea te­nía un úni­co ob­je­ti­vo, el de pe­dir el re­gre­so de aque­llos que aban­do­na­ron al PSOE pa­ra mi­rar las nue­vas fuer­zas, por­que «no­so­tros no les va­mos a fa­llar», in­sis­tió Sán­chez. Tam­bién mar­có dis­tan­cias con el PP, has­ta el pun­to de ca­li­fi­car de «ejer­ci­cio de me­lan­co­lía inú­til» la po­si­bi­li­dad de vo­tar a Ra­joy, pues di­jo es­tar con­ven­ci­do de que no se­rá pre­si­den­te.

Las ape­la­cio­nes a la ra­za so­cia­lis­ta y a la mo­vi­li­za­ción de su elec­to­ra­do fue­ron cons­tan­tes tam­bién en las in­ter­ven­cio­nes del lí­der del PSOE. Se di­ri­gió de un mo­do muy con­cre­to a «los vie­jos so­cia­lis­tas» y a las «mu­je­res», por­que va­lo­ran las con­quis­tas so­cia­les y por la igual­dad rea­li­za­das en es­te país.

«No tro­pe­céis dos ve­ces en la mis­ma pie­dra de aque­llos que pro­me­tie­ron el cam­bio y blo­quea­ron el cam­bio» «Me gus­ta­ría que vo­ta­rais con sen­ti­di­ño, y eso sig­ni­fi­ca vo­tar sí al PSOE y no a Ra­joy» Pe­dro Sán­chez Can­di­da­to del PSOE a la pre­si­den­cia «Ra­joy no se atre­ve a ve­nir a Vi­go y Fei­joo se en­cie­rra en un des­pa­cho pe­que­ñi­to cuan­do vie­ne» Abel Ca­ba­lle­ro Al­cal­de de Vi­go «Que Pe­dro se­xa pre­si­den­te é a ga­ran­tía de que se­xa po­si­ble a Ga­li­cia coa que so­ña­mos» X. Fer­nán­dez Lei­cea­ga Can­di­da­to del PS­deG a la Xun­ta

XOÁN CAR­LOS GIL

Sán­chez, jun­to a Ca­ba­lle­ro y Lei­cea­ga en el mi­tin que ofre­ció el lí­der so­cia­lis­ta en Vi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.