Ca­sas mó­vi­les, bun­ga­lós y fin­de­se­ma­nas ile­ga­les se en­fren­tan a ór­de­nes de de­rri­bo

La Xun­ta tie­ne abier­tos 90 ex­pe­dien­tes tras de­mo­ler ya de­ce­nas de cons­truc­cio­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

El hom­bre sa­le de su ca­sa mó­vil ren­quean­te, con ca­ra de po­cos ami­gos. Y pre­gun­ta «que que­res» co­mo si Cam­bre fue­ra el far west.

—Es­ta ca­sa é le­gal, non te­ño na­da máis que di­cir.

—Osea, que ten li­cen­za mu­ni­ci­pal...

—Cla­ro que a ten, sa­ca o co­che de aquí que vai vir o bu­tano.

Con­tra lo que pue­da pen­sar mu­cha gen­te, las ca­sas mó­vi­les o pre­fa­bri­ca­das, los bun­ga­lós, o el clá­si­co al­pen­dre re­con­ver­ti­do en se­gun­da vi­vien­da de fin de se­ma­na —co­no­ci­do en pu­ra ló­gi­ca co­mo fin­de­se­ma­na— ne­ce­si­tan te­ner li­cen­cia mu­ni­ci­pal y no pue­den es­tar si­tua­dos ni en sue­lo rús­ti­co ni en es­pa­cios de ser­vi­dum­bre, co­mo la cos­ta o las ori­llas de los ríos. Sin em­bar­go, el he­cho de es­tar con­si­de­ra­das co­mo cons­truc­cio­nes blan­das —fá­cil­men­te re­ti­ra­bles, por tan­to, si la Ad­mi­nis­tra­ción las de­tec­ta— im­pli­ca que per­so­nas con fin­cas en sue­lo no ur­ba­ni­za­ble re­cu­rran a ellas pa­ra ha­bi­li­tar una se­gun­da vi­vien­da en zo­nas ais­la­das, con vis­tas al mar, o cer­ca de los ríos.

Es­ta fór­mu­la de ha­bi­ta­bi­li­dad orien­ta­da al ocio prin­ci­pal­men­te es­ti­val cre­ció en Ga­li­cia sin con­trol du­ran­te años. Pe­ro la Axen­cia de Pro­tec­ción da Le­ga­li­da­de Ur­ba­nís­ti­ca, de­pen­dien­te de la Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te e Or­de­na­ción do Te­rri­to­rio, ha pues­to co­to des­de ha­ce años a es­te ti­po de cons­truc­cio­nes por su im­pac­to pai­sa­jís­ti­co, de­rri­ban­do de­ce­nas de ellas —co­mo las que apa­re­cen en las imá­ge­nes de al la­do— en ca­so de que los pro­pie­ta­rios no co­la­bo­ren re­ti­rán­do­las an­tes de que la Xun­ta o el con­ce­llo asu­man el de­rri­bo.

En la ac­tua­li­dad hay unos 90 ex­pe­dien­tes abier­tos con los con­si­guien­tes aper­ci­bi­mien­tos de re­po­si­ción En es­tos ca­sos, la co­la­bo­ra­ción de los pro­pie­ta­rios con la Ad­mi­nis­tra­ción es más flui­da en lo que res­pec­ta al de­rri­bo o a la re­ti­ra­da que cuan­do se tra­ta de vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res nor­ma­les en si­tua­ción de ile­ga­li­dad. «Es­ta­mos en un por­cen­ta­je muy al­to de re­ti­ra­da vo­lun­ta­ria por par­te de los pro­pie­ta­rios, pues en el fon­do sa­ben que cuan­do no tie­nen ra­zón les sa­le más ba­ra­to re­ti­rar o de­rri­bar ellos mis­mos», co­men­tan fuen­tes del de­par­ta­men­to que di­ri­ge Bea­triz Ma­to.

Du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre del año se ha­bían in­coa­do 86 ex­pe­dien­tes, a los que hay que su­mar cua­tro más abier­tos en las úl­ti­mas se­ma­nas. En los tres pri­me­ros me­ses del año la provincia de Lu­go en­ca­be­za­ba el rán­king de es­tas cons­truc­cio­nes ile­ga­les, con 46. Le si­gue la de Pon­te­ve­dra, con 17; Ou­ren­se, con 14 aper­ci­bi­mien­tos de de­rri­bo. Y por úl­ti­mo la provincia de A Coruña, con tan so­lo seis ex­pe­dien­tes.

Pre­ci­sa­men­te en es­ta provincia se da el ca­so de un ma­tri­mo­nio de Pa­drón con una ca­sa mó­vil en Rois que de­ben re­ti­rar o de­rri­bar jun­to con una pis­ci­na y una fo­sa sép­ti­ca. Re­cien­te­men­te so­li­ci­ta­ron a la Xun­ta la re­vi­sión de su ex­pe­dien­te en ba­se al prin­ci­pio de igual­dad, pues adu­cen que en la zo­na hay más vi­vien­das de es­te ti­po y no se ha or­de­na­do su de­mo­li­ción. La Xun­ta des­es­ti­mó el re­cur­so ale­gan­do que la re­so­lu­ción es fir­me y les avi­sa de que el pla­zo pa­ra la re­ti­ra­da vo­lun­ta­ria ya ha pa­sa­do, in­for­ma Uxía Ló­pez. Si no lo ha­cen lle­ga­rá lo que de­no­mi­nan «exe­cu­ción for­zo­sa». Je­sús Gó­mez y Ma­ría de los Án­ge­les Do­pa­zo bus­can una fin­ca pa­ra tras­la­dar su ca­sa y, des­pués, po­ner­la a la ven­ta.

M. ARES

Je­sús Gó­mez y Ma­ría de los Án­ge­les Do­pa­zo afron­tan una or­den de de­rri­bo y bus­can una fin­ca pa­ra re­ubi­car su ca­sa mó­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.