Ese no es mi de­ba­te

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

No te­nía cla­ro si ver el de­ba­te en­tre los can­di­da­tos de los cua­tro par­ti­dos más vo­ta­dos pe­ro, al fi­nal, caí en la ten­ta­ción. So­por­té la pri­me­ra par­te, has­ta que una pau­sa de diez mi­nu­tos me lle­vó a cam­biar de ca­nal y en­con­trar­me con un do­cu­men­tal so­bre la vi­da de Ja­nis Jo­plin. Ob­via­men­te no vol­ví al de­ba­te, por­que pa­ra mú­si­ca me que­do con Ja­nis, pe­ro al día si­guien­te me in­for­mé de có­mo ha­bía trans­cu­rri­do, de los con­te­ni­dos y de las va­lo­ra­cio­nes pos­te­rio­res. Lo sien­to, ese no es mi de­ba­te.

Es evi­den­te que en un tiem­po li­mi­ta­do no se pue­den tra­tar to­dos los te­mas por lo que, su­pon­go, que los allí tra­ta­dos re­fle­jan la im­por­tan­cia que los me­dios y can­di­da­tos les con­ce­den o, di­cho de otro mo­do, son sus prio­ri­da­des. Pues bien, ahí es­tá el pro­ble­ma, por­que prác­ti­ca­men­te nin­gu­na de las cues­tio­nes que yo con­si­de­ro prio­ri­ta­rias fue abor­da­da en el de­ba­te y me he que­da­do sin sa­ber qué pien­san al res­pec­to.

Vea­mos. Na­da han di­cho so­bre cues­tio­nes am­bien­ta­les que se­rán de­ter­mi­nan­tes en los pró­xi­mos años: el cam­bio cli­má­ti­co, las ener­gías re­no­va­bles o las po­lí­ti­cas de con­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio na­tu­ral. No pi­do que desa­rro­llen los te­mas de for­ma se­su­da, pe­ro les ha so­bra­do tiem­po pa­ra su­su­rrar­se y echar­se en ca­ra las co­rrup­cio­nes va­rias y, sin em­bar­go, les ha fal­ta­do una so­la pa­la­bra pa­ra que se­pa­mos cuá­les son sus pro­pues­tas en es­te cam­po. Lo úni­co que ha que­da­do cla­ro es que pa­ra to­dos ellos no es una prio­ri­dad.

Tam­po­co he es­cu­cha­do na­da so­bre el sec­tor agrí­co­la y ga­na­de­ro, so­bre nues­tros pes­ca­do­res o so­bre el mun­do ru­ral. No me re­fie­ro a cues­tio­nes con­cre­tas, co­mo el pre­cio de la le­che o las cuo­tas del ju­rel, me re­fie­ro a de­fi­nir, aun­que sea a gran­des ras­gos, una es­tra­te­gia pa­ra sec­to­res que es­tán en si­tua­ción de gra­ve ries­go. Na­da so­bre la des­po­bla­ción de me­dia Es­pa­ña y na­da so­bre el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción ru­ral. De nue­vo, no son cues­tio­nes prio­ri­ta­rias.

Sé que so­lo un vein­te por cien­to de la po­bla­ción es­pa­ño­la vi­ve en el me­dio ru­ral y que la agri­cul­tu­ra y la pes­ca so­lo su­po­nen un cin­co por cien­to del em­pleo y no al­can­zan el tres por cien­to del pro­duc­to in­te­rior bru­to; po­cos in­gre­sos y dispu­tados vo­tos. Sé que las ame­na­zas am­bien­ta­les no se per­ci­ben en el corto pla­zo que ca­rac­te­ri­za el pen­sa­mien­to de los po­lí­ti­cos y, al pa­re­cer, no in­flu­yen en los vo­tan­tes. ¿Esos son los cri­te­rios pa­ra prio­ri­zar?

Pues bien, la pró­xi­ma vez que esos can­di­da­tos vi­si­ten un mer­ca­do de­be­ría­mos en­se­ñar­les de dón­de vie­nen los pi­mien­tos o los to­ma­tes y ex­pli­car­les que no cre­cen allí; cuan­do se sien­ten a co­mer en un res­tau­ran­te, con­tar­les el es­fuer­zo que ha cos­ta­do a los pes­ca­do­res la mer­lu­za que van a co­mer. Fi­nal­men­te, cuan­do a lo lar­go de la cam­pa­ña se les hin­che la bo­ca di­cien­do que es­tán muy preo­cu­pa­dos por el mun­do ru­ral o por los pro­ble­mas am­bien­ta­les, re­cuér­den­les cuá­les fue­ron sus prio­ri­da­des en el de­ba­te; si no, ha­gan co­mo yo, es­cu­chen el Cry Baby de Ja­nis Jo­plin por­que es pa­ra llo­rar.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.