Igle­sias te­nía ra­zón: el mie­do cam­bia de ban­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Gon­za­lo Bareño

«El mie­do va a cam­biar de ban­do». Aun­que a la ve­lo­ci­dad que van úl­ti­ma­men­te las co­sas pa­rez­ca al­go ya muy le­jano, ese es el le­ma ba­jo el que ha­ce so­lo dos años se cons­tru­yó la irrup­ción de Po­de­mos en la es­ce­na po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. El pro­pio Igle­sias re­pe­tía in­sis­ten­te­men­te esa sen­ten­cia pa­ra mo­ti­var a los su­yos. El es­lo­gan de­ja­ba cla­ro que, en ca­so de que Po­de­mos lle­ga­ra al po­der, los que no son de su «ban­do» te­nían mo­ti­vos pa­ra sen­tir mie­do. La fra­se no es un ha­llaz­go in­te­lec­tual del pro­pio Igle­sias, sino el tí­tu­lo de una can­ción de Los Chi­kos del Maíz —ban­da de re­fe­ren­cia del lí­der de Po­de­mos—, edi­ta­da en el 2012 jun­to al gru­po Ha­beas Cor­pus. Igle­sias, que pro­mo­cio­na a Los Chi­kos del Maíz en las re­des so­cia­les, es ami­go ín­ti­mo de Ne­ga, uno de sus in­te­gran­tes, jun­to al que ha pu­bli­ca­do un li­bro ti­tu­la­do ¡Aba­jo el ré­gi­men! El mie­do va a cam­biar de ban­do con­tie­ne es­tro­fas co­mo es­ta: «Nos han prohi­bi­do so­ñar, nos han ata­do a la bu­ta­ca / pe­ro el que siem­bra mi­se­ria re­co­ge bom­bas la­pa» que, cier­ta­men­te, dan al­go de mie­do. Pa­blo Igle­sias, sien­do ya eu­ro­dipu­tado, no so­lo no cues­tio­na­ba esa le­tra, sino que la con­vir­tió en el le­ma no ofi­cial de Po­de­mos pa­ra alen­tar el vo­to a la úni­ca fuer­za ca­paz de dar «mie­do» al otro «ban­do».

Ne­ga ha com­pues­to otros te­mas co­mo Pa­sión de ta­li­ba­nes, que di­ce co­sas co­mo es­ta: «Lle­gó el agen­te secreto más bus­ca­do, el Ne­ga / me en­tre­nó la KGB, des­pués lo hi­zo Al Qae­da» o co­mo es­ta: «Nos quie­ren dar ca­za / por­que sui­ci­das des­car­gan mi mú­si­ca en los cam­pos de Ga­za», e in­clu­so es­ta bar­ba­ri­dad: «Soy un B-Boy / el co­mu­nis­ta que so­do­mi­zó a la ni­ña de Ra­joy», que no re­sul­tan tam­po­co tran­qui­li­za­do­ras. In­creí­ble­men­te, con esas le­tras, cual­quie­ra pue­de es­cu­char hoy esas can­cio­nes en Spo­tify. El pro­ble­ma pa­ra Igle­sias y su ad­mi­ra­do Ne­ga es que aquel au­gu­rio de que el mie­do iba a cam­biar de ban­do se ha he­cho reali­dad pre­ci­sa­men­te aho­ra, cuan­do ya no se pre­sen­tan co­mo al­go que de­be dar mie­do a na­die, sino co­mo un co­ro de bea­tí­fi­cos que­ru­bi­nes, se­ra­fi­nes y tro­nos, que lle­gan aquí no pa­ra ha­cer la re­vo­lu­ción, sino pa­ra dar be­sos, sem­brar la po­lí­ti­ca de co­ra­zo­nes y ayu­dar a las abue­li­tas a cru­zar la ca­lle. Pe­ro, aun­que sea aho­ra a su pe­sar, ellos te­nían ra­zón. Los son­deos que apun­tan a que Uni­dos Po­de­mos po­dría in­clu­so ga­nar las elecciones han he­cho que, tal y co­mo au­gu­ra­ban en­ton­ces, un sec­tor am­plio de la so­cie­dad ten­ga no ya mie­do, sino pá­ni­co a que Es­pa­ña aca­be go­ber­na­da por Igle­sias y los su­yos.

Y, por ello, en su em­pe­ño por bo­rrar aque­llo del mie­do y los ban­dos, Po­de­mos se pre­sen­ta aho­ra co­mo un par­ti­do al que to­dos pue­den vo­tar. Ya no es­tán en nin­gún ban­do. O, más bien, es­tán en to­dos. Se­gún nos han ido in­for­man­do, son a la vez co­mu­nis­tas co­mo Al­ber­to Gar­zón, po­pu­lis­tas, za­pa­te­ris­tas, so­cial­de­mó­cra­tas, cen­tris­tas, he­re­de­ros de Suá­rez, pe­ro­nis­tas y, se­gún Erre­jón, has­ta tie­nen un «hi­lo co­mún» con el le­pe­nis­mo. Lo son to­do. No hay es­ca­pa­to­ria. To­dos a vo­tar a Uni­dos Po­de­mos. Y ya ex­pli­ca­rán tras el 26J quién tie­ne que te­ner mie­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.