O re­nun­cia o ma­yo­ría ab­so­lu­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Fer­nan­do Óne­ga

Si Pe­dro Sán­chez con­fie­sa en La Voz de Ga­li­cia que «no ha­brá gran coa­li­ción», si Al­bert Ri­ve­ra se suel­ta la me­le­na y ase­gu­ra que no da­rá su vo­to a Ra­joy, y si Pa­blo Igle­sias no pa­re­ce que es­té por ten­der puen­tes a la de­re­cha, al se­ñor Ra­joy so­lo le que­dan dos po­si­bi­li­da­des teó­ri­cas: o re­ti­rar­se o ga­nar el día 26 con ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Re­ti­rar­se no quie­re, se­gún ma­ni­fies­ta ca­da vez que se le pre­gun­ta. Que se lo im­pon­ga un par­ti­do de cua­ren­ta dipu­tados no le pa­re­ce ló­gi­co ni de­mo­crá­ti­co. Y en el Par­ti­do Po­pu­lar no exis­te nin­gún clima de re­be­lión con­tra su pre­si­den­te, al me­nos de for­ma vi­si­ble, sal­vo que con­si­de­re­mos re­be­lión las crí­ti­cas del se­ñor Az­nar y las pun­za­das de di­ri­gen­tes ais­la­dos, co­mo la se­ño­ra Agui­rre.

Des­car­ta­da, pues, la vía de la re­nun­cia o de la di­mi­sión for­za­da, si el PP quie­re man­te­ner el Go­bierno so­lo le que­da la ma­yo­ría ab­so­lu­ta o un nú­me­ro tan al­to de dipu­tados que re­sul­te in­no­ble e in­de­cen­te arre­ba­tar­le el po­der. Y eso es lo que na­die aca­ba de ver. Las en­cues­tas que ha­cen los par­ti­dos pa­ra su con­su­mo in­terno si­guen sien­do ma­cha­co­nas en sus pro­nós­ti­cos de re­sul­ta­dos: el PP no con­si­gue re­ba­sar el 30 por cien­to de la in­ten­ción de vo­to, Po­de­mos con­ti­núa de se­gun­do con un 25 por cien­to, el PSOE si­gue per­dien­do diez es­ca­ños y Ciu­da­da­nos se man­tie­ne. Es­to pa­re­ce una fo­to fi­ja en la que so­lo cam­bian la ho­ra del día y el día del mes.

Y ex­pues­tas es­tas cá­ba­las, vie­ne la gran pre­gun­ta: ¿de eso se ha­bla en la cam­pa­ña elec­to­ral? Sí, se­ño­res: de eso se ha­bla. So­lo el se­ñor Ra­joy ofre­ce al­gu­na novedad pro­gra­má­ti­ca en sus dis­cur­sos, aun­que sea pa­ra des­cu­brir la emo­ción que le pro­du­ce un cam­po de al­ca­cho­fas. So­lo Pa­blo Igle­sias ha­ce jue­gos ma­la­ba­res con la ideo­lo­gía, y lo úl­ti­mo que hi­zo fue de­fi­nir a Po­de­mos co­mo «la fuer­za po­lí­ti­ca de la ley y el or­den», que es el em­ble­ma y lo que ca­rac­te­ri­za a to­das las de­re­chas del mun­do. Y Sán­chez y Ri­ve­ra es­tán per­ma­nen­te­men­te en los jue­gos de coa­li­cio­nes y pac­tos por­que ahí es don­de los he­mos pues­to los pe­rio­dis­tas.

¡Qué po­co me gus­ta es­te pa­no­ra­ma! Es­ta­mos igual que an­tes de con­vo­car las elecciones. ¿Qué di­go igual? Es­ta­mos peor. An­tes ha­bía, por lo me­nos, un pac­to en­tre el PSOE y Ciu­da­da­nos, y aho­ra no te­ne­mos ni eso. Co­mo las en­cues­tas acier­ten, el día 26 nos en­con­tra­re­mos an­te un ma­pa po­lí­ti­co de­sola­dor, sin so­cios pa­ra ha­cer un Go­bierno ni ideas so­bre las que cons­truir un programa co­mún. Ese es el des­tino que anun­cian las de­cla­ra­cio­nes que se re­pi­ten ca­da tar­de en mí­ti­nes y en con­ver­sa­cio­nes con los pe­rio­dis­tas: mu­cho cálcu­lo de efec­tos de las ur­nas, mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes de pac­tos im­po­si­bles y po­co más. A eso se es­tá re­du­cien­do la cam­pa­ña. Na­die re­cuer­da tan­to va­cío de ideas cuan­do es­tá en jue­go el po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.