Un infierno en la ca­rre­te­ra de O Bur­go pa­ra co­ches y ve­ci­nos

Las ma­las con­di­cio­nes de la ca­rre­te­ra de Lu­go a San Ro­mán da Re­tor­ta cau­san ro­tu­ras de co­ches, ac­ci­den­tes y sus­tos a pe­re­gri­nos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - M.C., E.G.S.

De­cir que los au­to­mo­vi­lis­tas que usan a dia­rio es­ta vía es­tán har­tos de su­frir los gra­ves pro­ble­mas que les cau­sa su mal es­ta­do, es que­dar­se tan corto co­mo li­mi­tar­se a de­cir que el fir­me de la ca­rre­te­ra de Lu­go a San Ro­mán da Re­tor­ta es­tá mal: no es­tá mal, es­tá des­tro­za­do y des­tro­za los co­ches. Ayer fue­ron ne­ce­sa­rias dos gran­des grúas pa­ra res­ca­tar sin da­ño un ca­mión que, por el es­ta­do de la vía, se sa­lió de la cal­za­da.

Son ca­tor­ce ki­ló­me­tros de in­far­to, lle­nos de gran­des ba­ches. Por si el mal es­ta­do de es­ta ca­rre­te­ra no fue­ra su­fi­cien­te, re­sul­ta que la Dipu­tación, or­ga­nis­mo del que de­pen­de, lim­pió las cu­ne­tas, lo cual tie­ne, cla­ro es­tá, per­fi­les po­si­ti­vos, pe­ro tam­bién los tie­ne ne­ga­ti­vos: re­sul­ta que cuan­do los co­ches se acer­can mu­cho a la cu­ne­ta, el pa­vi­men­to se hun­de. Al­go de eso le ocu­rrió al ca­mión que a me­dia ma­ña­na de ayer se sa­lió de la vía. Fue pre­ci­so es­pe­rar a la lle­ga­da de dos gran­des grúas pa­ra que, ya a me­dia tar­de, el ca­mión vol­vie­se a la cal­za­da.

Los ve­ci­nos es­tán har­tos. Los ba­ches son de tal ca­li­bre que los co­ches se rom­pen. En uno se es­tro­peó una rue­da, en otro se rom­pió el cár­ter, y así un su­ma y si­gue que pa­re­ce ser real­men­te lar­go. Al me­nos en un ca­so, el con­duc­tor tu­vo que re­cu­rrir a la ayu­da de los ve­ci­nos y el pro­ble­ma es que no hay co­ber­tu­ra en un lar­go tra­mo pa­ra los te­lé­fo­nos de dos com­pa­ñías, una de ellas Vo­da­fo­ne.

Y pa­ra col­mo, a mo­do de bro­ma de mal gus­to, el or­ga­nis­mo del que de­pen­de la vía ins­ta­ló ban­das ru­go­sas en O Bur­go. Ocu­rrió que co­mo el as­fal­to es tan ma­lo, y es­tá tan mal asen­ta­do el fir­me, al­gu­na ya se rom­pió. Ade­más, pa­re­ce que en es­ta ca­rre­te­ra, que es­tá li­mi­ta­da ca­si to­da ella a 50 y con tra­mos a 30, aho­ra es­tá muy fre­cuen­ta­da por el ra­dar.

La ca­rre­te­ra es Ca­mi­ño de Santiago, en par­te por lo me­nos del Ca­mi­ño Pri­mi­ti­vo. La pro­mo­ción de es­ta ru­ta ja­co­bea hi­zo au­men­tar el nú­me­ro de pe­re­gri­nos que la re­co­rren. Por la ca­rre­te­ra Lu­go-San Ro­mán da Re­tor­ta pa­san aho­ra gru­pos de pe­re­gri­nos. Y tie­nen que ha­cer­lo por la cal­za­da, por­que no hay ca­mino al mar­gen ni ace­ras; te­men los au­to­mo­vi­lis­tas usua­rios ha­bi­tua­les de es­ta vía que aca­be por pro­du­cir­se un se­rio per­can­ce; es pro­ba­ble da­do el es­ta­do en que se en­cuen­tra el fir­me. A los más di­rec­ta­men­te afec­ta­dos les que­da la es­pe­ran­za de que, por fin, en la Dipu­tación se pon­gan de acuer­do, aprue­ben el pre­su­pues­to anual y re­nue­ven el pa­vi­men­to de la ca­rre­te­ra.

FO­TOS: A. LÓ­PEZ

Ayer fue­ron ne­ce­sa­rias dos grúas pa­ra de­vol­ver a la mal­tre­cha cal­za­da un ca­mión ac­ci­den­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.