El fis­cal di­ce que no acu­sa al exal­cal­de de Cas­tro de co­ger di­ne­ro sino de pre­va­ri­car

«Ha­cían la ad­ju­di­ca­ción de obras des­de atrás ha­cia de­lan­te pa­ra dis­fra­zar el pro­ce­so»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - XO­SÉ CARREIRA

La ope­ra­ción Rei po­dría aca­bar, si el tri­bu­nal dic­ta una sen­ten­cia con­de­na­to­ria, con pe­nas mí­ni­mas de cár­cel pa­ra dos per­so­nas. Lo que fue una in­ves­ti­ga­ción de años con de­ten­cio­nes (en­tre ellas la de la ac­tual al­cal­de­sa de Lu­go, que se li­bró de ir al ban­qui­llo por­que otro juz­ga­do se ocu­pó de la cau­sa y la so­bre­se­yó) e impu­tacio­nes de mul­ti­tud de per­so­nas, aca­bó to­tal­men­te des­in­fla­da. Y quie­nes po­drían te­ner pe­nas de pri­sión se­rían el exal­cal­de, Juan Jo­sé Díaz Va­li­ño (el fis­cal pi­de pa­ra él diez me­ses) y un em­pre­sa­rio acu­sa­do de re­ci­bir un con­tra­to de la Dipu­tación, pa­ra quien so­li­ci­tan nue­ve me­ses. Pa­ra la se­cre­ta­ria mu­ni­ci­pal, Ma­ría Jo­sé Fer­nán­dez, tam­bién re­cla­ma­ba cár­cel por pre­sun­ta fal­se­dad en un do­cu­men­to pú­bli­co, pe­ro fi­nal­men­te le re­ti­ró es­te de­li­to.

Y aun­que ayer aca­bó el jui­cio, con la re­ti­ra­da de acu­sa­ción a la ex­con­ce­ja­la so­cia­lis­ta Ana Can­to, la ope­ra­ción Rei pue­de se­guir vi­va por mu­cho tiem­po por­que se ave­ci­nan re­cur­sos al Su­pre­mo por ha­ber­se ce­le­bra­do el jui­cio con un pre­si­den­te de tri­bu­nal di­fe­ren­te al que en su día se for­mó pa­ra ini­ciar otra vis­ta que aca­bó sien­do sus­pen­di­da. Ade­más, ven­drán tam­bién re­cur­sos con­tra las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas, la prin­ci­pal prue­ba de la que pu­do echar mano el fis­cal je­fe Ro­ber­to Brez­mes, que de­mos­tró que se co­no­cía to­dos los in­trín­gu­lis de la ope­ra­ción de la jue­za Es­te­la San Jo­sé, ac­tual­men­te en Huel­va.

Brez­mes se vio en el jui­cio sin prue­ba do­cu­men­tal de la que echar mano. Su ba­za es­tá en las gra­ba­cio­nes, pe­ro ya se en­car­gó de re­cor­dar­le va­rias ve­ces Jo­sé Ama­re­lo, abo­ga­do de Díaz Va­li­ño, que cons­tru­yó su acu­sa­ción so­bre al­go que con­si­de­ra nu­lo y ade­más echó mano de lo que di­ría cual­quier pai­sano de Te­rra Chá: «un­ha cou­sa é o que se fa­la, e ou­tra é o que se fai». Y Va­li­ño le dio a la len­gua du­ran­te año y me­dio que es­tu­vo sien­do gra­ba­do, pe­ro su de­fen­sa di­ce que hi­zo bien las ad­ju­di­ca­cio­nes de obras y que no pre­mió a nin­gún cons­truc­tor ami­go, ni por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, ni por­que le pu­sie­ran ha­ló­ge­nos en su ca­sa, ni por­que le con­tra­ta­ran a su ex­cu­ña­da. «A mi de­fen­di­do ha­brá que juz­gar­lo por lo que hi­zo, no por lo que di­jo», ad­vir­tió.

¿Y qué hi­cie­ron el exal­cal­de y los dos ex­con­ce­ja­les en los que se apo­ya­ba? El fis­cal ad­vir­tió que no los acu­sa de lle­var­se di­ne­ro. No hay prue­ba de ello. «No los acu­so de eso. Lo que real­men­te hi­cie­ron fue fi­jar­se en otros cri­te­rios; cri­te­rios ale­ja­dos de lo que te­nían que apli­car­se (...). No si­guie­ron el pro­ce­di­mien­to ne­go­cia­do pre­vis­to en la ley. Lo hi­cie­ron al re­vés. Pri­me­ro ele­gían a quien que­rían y lue­go le pe­dían que en­via­ran las ofer­tas de otras em­pre­sas. Dis­fra­za­ban el pro­ce­di­mien­to. Y eso es pre­va­ri­car», sig­ni­fi­có Ro­ber­to Brez­mes. El fis­cal no du­dó en ca­li­fi­car co­mo co­rrup­te­la in­ten­tar que las obras no pa­sa­ran de 200.000 eu­ros pa­ra no uti­li­zar otros pro­ce­di­mien­tos de ad­ju­di­ca­ción que im­pe­di­rían dar las ofer­tas «a quien les da­ba la ga­na».

Brez­mes ad­vir­tió que era nor­mal no te­ner do­cu­men­ta­ción en de­li­tos re­la­cio­na­dos con la con­tra­ta­ción de obras. «En es­te ca­so, la do­cu­men­tal es un dis­fraz y hay que po­ner­la en re­la­ción con el im­por­tan­te va­lor de las con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas. Por eso que­rían im­pug­nar­las», in­di­có el fis­cal je­fe.

El le­tra­do del al­cal­de ca­li­fi­có de lo­da­zal la ins­truc­ción y des­pués sig­ni­fi­có que no hay co­ber­tu­ra le­gal pa­ra mu­chas gra­ba­cio­nes te­le­fó­ni­cas. Sar­cás­ti­ca­men­te di­jo que sí ha­bía tra­ma y que se de­mos­tra­ba en el he­cho de que de cin­co con­tra­tos, en tres tu­vie­ron que vol­ver a man­dar por se­gun­da vez las in­vi­ta­cio­nes a las em­pre­sas por­que ni ha­bían res­pon­di­do. «¡Si exis­tía una tra­ma, ni tan si­quie­ra fue­ron ca­pa­ces de man­dar la do­cu­men­ta­ción! ¡De cin­co obras, cua­tro fue­ron a em­pre­sas dis­tin­tas!», di­jo el abo­ga­do. Re­cor­dó, ade­más, que na­die se be­ne­fi­ció de la si­tua­ción ni fue per­ju­di­ca­do el Con­ce­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.