Re­gre­so al lu­gar de los he­chos

El pre­si­den­te en fun­cio­nes vuel­ve a rea­li­zar el mis­mo re­co­rri­do que ha­ce seis me­ses cuan­do fue agre­di­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - MA­RÍA CEDRÓN

Ra­joy sa­có pe­cho ayer en Pon­te­ve­dra. El pre­si­den­te en fun­cio­nes lle­gó con re­tra­so de su reunión en Santiago con va­rias oe­ne­gés. Pe­ro no re­nun­ció a re­par­tir pa­pe­le­tas «por su ciu­dad», ni tam­po­co a pa­sar por la pla­za de A Pe­re­gri­na, el mis­mo lu­gar en el que el pa­sa­do 16 de di­ciem­bre fue agre­di­do por un me­nor que, ade­más de de­jar­le una se­ñal en la me­ji­lla, hi­zo que sus ga­fas sal­ta­ran por los ai­res.

Ra­joy pu­do es­co­ger una vía más recta pa­ra lle­gar al Tea­tro Prin­ci­pal, don­de pro­nun­ció el mi­tin y don­de jus­to el pa­sa­do mes de fe­bre­ro fue de­cla­ra­do per­so­na no gra­ta, pe­ro qui­so pa­sar por la Pe­re­gri­na. Di­ce que la pa­tro­na le da suer­te. El des­plie­gue de seguridad en es­ta cam­pa­ña, con Es­pa­ña en aler­ta IV, es fé­rreo. Mu­cho ma­yor que en ca­rre­ras elec­to­ra­les an­te­rio­res. Los que es­ta­ban más cer­ca­nos a él, in­clu­so se iban pa­san­do un pe­que­ño ma­le­tín que, aun­que imi­ta­ba un guar­da­pla­nos, real­men­te era un des­ple­ga­ble an­ti­ba­las.

Fue jus­to en ese mis­mo lu­gar, en A Pe­re­gri­na, don­de lo es­pe­ra­ban va­rias per­so­nas que sos­te­nían gran­des pa­ra­guas de co­lor ne­gro con la ins­crip­ción «Non a fu­sión de Co­to­ba­de», la se­gun­da unión de con­ce­llos que pre­ten­de ha­cer el Go­bierno de Fei­joo en Ga­li­cia des­pués de la de Oza-Ce­su­ras, con los miem­bros de la Pla­ta­for­ma En­ce Fó­ra y con al­gún otro es­pon­tá­neo que apro­ve­chó pa­ra, re­fu­gia­do en la pro­tes­ta, re­cri­mi­nar­le los re­cor­tes. «¡La ca­lle es pú­bli­ca!», gri­ta­ba una de las mu­je­res con pa­ra­guas tras ser invitada a no acer­car­se más de la cuen­ta al can­di­da­to po- pu­lar. Ra­joy ig­no­ró los ata­ques, con­ti­nuó el pa­seo y fue pa­rán­do­se con al­gún sim­pa­ti­zan­te.

Otros gru­pos de ma­ni­fes­tan­tes tam­bién lo es­pe­ra­ban fren­te al Tea­tro Prin­ci­pal. En Santiago tam­bién hu­bo pro­tes­tas de miem­bros del sec­tor lác­teo. Jun­to a la puer­ta, un pe­que­ño gru­po de jó­ve­nes re­par­tían dis­cre­ta­men­te y de for­ma pa­cí­fi­ca díp­ti­cos de apo­yo al pue­blo saha­raui.

Los pri­me­ros no de­ja­ban de gri­tar: «Pre­si­den­te e PP a mes­ma mer­da é». Los que se­guían los pa­sos de Ra­joy —sim­pa­ti­zan­tes al­gu­nos, mi­li­tan­tes lle­ga­dos de di­fe­ren­tes pun­tos de la provincia otros—, no se ame­dren­ta­ron. Aun­que el pre­si­den­te en fun­cio­nes ca­mi­na­ba blin­da­do por un nu­me­ro­so des­plie­gue de seguridad, res­pon­die­ron con otra ofen­si­va ver­bal al unir sus vo­ces al gri­to de «¡pre­si­den­te, pre­si­den­te!».

«Ve­ña, be­rra», es­pe­tó una mu­jer a su acom­pa­ñan­te al tiem­po que lo ani­mó con el co­do cuan­do co­men­za­ron a es­cu­char­se más los gri­tos de los que pro­tes­ta­ban que los de los que lo ja­lea­ban on­dean­do pe­que­ños car­te­les azul os­cu­ro que, re­cor­dan­do el es­ti­lo de las cam­pa­ñas nor­te­ame­ri­ca­nas, mos­tra­ban un «A Fa­vor». Des­pués de sa­lu­dar con la mano a los que tu­vie­ron que que­dar­se fue­ra, Ra­joy en­tró en el tea­tro. No ca­bía un al­fi­ler. Al­gu­na se­ño­ra de pe­lu­que­ría tu­vo que aga­char­se y es­piar por un cristal la­te­ral pa­ra ver­lo.

«Ya re­cu­pe­ra­mos las ga­fas»

El can­di­da­to po­pu­lar re­cor­dó con hu­mor lo ocu­rri­do ha­ce seis me­ses en la ciu­dad. Lo hi­zo al co­men­zar la in­ter­ven­ción: «Ya re­cu­pe­ra­mos las ga­fas des­pués de la úl­ti­ma vez». Al aca­bar, aun­que al­gu­nos de los que pro­tes­ta­ban aún no se ha­bían ido, sa­lió por la puer­ta prin­ci­pal. Es­ta vez so­lo avan­zó a pie unos cien me­tros, has­ta al­can­zar el co­che. Lo hi­zo arro­pa­do por gri­tos de «Oe, oe, oe, oe...», mien­tras sus guar­daes­pal­das usa­ban esa mi­ra­da de los ca­za­do­res pa­ra evi­tar que al­gún ma­ni­fes­tan­te se acer­ca­se.

Más lar­go fue el re­co­rri­do pre­vio a co­men­zar el mi­tin. En un ca­nu­ta­zo dio el pé­sa­me al Go­bierno bri­tá­ni­co por la muer­te de la dipu­tada la­bo­ris­ta ti­ro­tea­da. Lue­go apro­ve­chó el pa­seo pa­ra re­par­tir tríp­ti­cos, ha­blar con ni­ños, sa­lu­dar en las tien­das, dar la mano a al­gu­nos de los que dis­fru­ta­ban de una ca­ña o un ca­fé en las te­rra­zas, sa­car una fo­to con el sas­tre Va­li­ño, un his­tó­ri­co de Pon­te­ve­dra que le ha­cía los tra­jes a Luis del Olmo o pa­rar con una ven­de­do­ra de la lotería de la Cruz Ro­ja. In­clu­so le re­ga­la­ron un bo­le­to que lue­go dio a guar­dar a la mi­nis­tra en fun­cio­nes Ana Pas­tor. ¿El nú­me­ro? «No quie­ro ver­lo que no com­pré», con­tes­tó la dipu­tada Pi­lar Ro­jo. Des­pués con­ti­nua­ron el pa­seo rum­bo a la pla­za de A Pe­re­gri­na.

RA­MÓN LEIRO

Ni­co es de San­xen­xo, pe­ro con­ven­ció a su pa­dre pa­ra que lo lle­va­ra a Pon­te­ve­dra a ver a Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.