Pe­dro fue a la al­dea, pe­ro so­lo un po­co

El lí­der so­cia­lis­ta rea­li­za una vi­si­ta al ru­ral en su gi­ra por el sur de Ga­li­cia, que in­clu­yó Pon­te­ve­dra y Vi­go

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

—Es gua­po, muy gua­po. Y pa­re­ce más jo­ven que en la te­le.

La se­ño­ra (ni ella ni las que le ro­dean) no se cor­ta un pe­lo a la ho­ra de pi­ro­pear a Pe­dro Sán­chez, que ha lle­ga­do con un cierto re­tra­so a su cita ma­ti­nal en Pon­te­ve­dra.

—¿Y le pa­re­ce que es tan buen po­lí­ti­co co­mo gua­po?

—Bueno, eso ya me lo re­ser­vo pa­ra mí.

An­tes de los pi­ro­pos hu­bo un po­co de ca­breo por­que el ac­to en el que Sán­chez iba a ofre­cer sus pro­pues­tas pa­ra el sec­tor ga­na­de­ro y pes­que­ro se ha­bía con­vo­ca­do en un re­cin­to muy li­mi­ta­do y la ma­yor par­te del pú­bli­co ya no te­nía si­tio mu­cho an­tes de que lle­ga­ra el lí­der: «No hay de­re­cho de que nos con­vo­quen y lue­go no ha­ya don­de me­ter­se», se que­ja­ba la pre­si­den­ta de una co­fra­día. Al po­co, unos ope­ra­rios ya tra­ji­na­ban con un plas­ma pa­ra co­lo­car­lo fren­te a la fa­cha­da del Ca­fé Mo­derno. El gen­tío se fue ape­lo­to­nan­do por allí un po­co fas­ti­dia­do has­ta que la lle­ga­da del can­di­da­to del PSOE, ca­za­do­ra ma­rrón, ma­nos en los bol­si­llos, pan­ta­lo­nes chi­nos azu­les y za­pa­tos de piel vuel­ta, ani­qui­ló las con­se­cuen­cias del re­tra­so con una son­ri­sa de las su­yas. Las se­ño­ras sa­lían de los co­mer­cios y le ha­cían fo­tos o le lla­ma­ban «gua­po» di­rec­ta­men­te. Y Pe­dro, a be- sar, que cuan­do se po­ne en mo­do óscu­lo no hay quien le fre­ne.

Allí mis­mo im­pro­vi­só un mi­ni­mi­tin de cin­co mi­nu­tos pa­ra que los que no te­nían si­tio den­tro no se fue­ran muy frus­tra­dos. «¡A vo­tar, a vo­tar!», de­cía.

Pa­seo sus­pen­di­do

Lo que no hu­bo fue el anun­cia­do pa­seo por las ca­lles de Pon­te­ve­dra. Una pe­na, por­que el res­pe­ta­ble le te­nía ga­nas. Se hi­zo va­ler el pe­so de la agru­pa­ción de Arou­sa y la enor­me caravana ate­rri­zó co­mo una pla­ga en la pa­rro­quia de Cas­troa­gu­dín, don­de po­cas ve­ces ha­brán vis­to se­me­jan­te des­plie­gue de cá­ma­ras y pe­rio­dis­tas. La idea era que Pe­dro Sán­chez, que fue re­ci­bi­do por el al­cal­de de Vi­la­gar­cía, vie­ra un po­co de eso que lla­ma­mos «el ru­ral». Pe­ro lo que vio Pe­dro fue a la caravana que le si­gue a to­das par­tes atro­pe­llán­do­se por las es­tre­chas ca­lles del pue­blo. Eso sí, le dio tiem­po a be­ber agua de la fuen­te pú­bli­ca: «Es po­ta­ble al cien por cien», le de­cía un pa­rro­quiano al lí­der ma­dri­le­ño an­tes de que se ba­ja­ra has­ta el ca­ño a pro­bar­la: «¡Be­be, que da suer­te!», le de­cía otro.

El epi­so­dio más su­rrea­lis­ta se vi­vió den­tro de la vi­vien­da del pai­sano que acom­pa­ña­ba a Sán­chez cuan­do le in­vi­tó a co­mer y le ofre­ció sa­cri­fi­car allí mis­mo un po­llo. El can­di­da­to so­cia­lis­ta a la pre­si­den­cia del Go­bierno, to­do sen­ti­do co­mún, le di­jo que no, que no era ne­ce­sa­rio. Gra­cias a Dios.

El si­guien­te in­ten­to de en­trar en una vi­vien­da a re­par­tir pro­pa­gan­da se frus­tró cuan­do el pro­pie­ta­rio le in­vi­tó a ha­cer­lo por la puer­ta prin­ci­pal y no por el pa­tio, lo cual su­po­nía un ro­deo con­si­de­ra­ble por to­da la al­dea que los ase­so­res de Sán­chez des­car­ta­ron cuan­do es­te pre­gun­tó en me­dio de la subida: «Pe­ro ¿a dón­de va­mos?». El des­cen­so ya se hi­zo con los pa­rro­quia­nos vi­to­rean­do al lí­der, re­cor­dán­do­le que aque­lla pis­ta la as­fal­tó la Xun­ta so­cia­lis­ta y ani­man­do a Sán­chez a que le me­tie­ra ca­ña a Pa­blo Igle­sias. Y Pe­dro si­guió a lo su­yo, que es be­sar. Al­gu­na de las se­ño­ras de Cas­troa­gu­dín pro­bó los la­bios del lí­der has­ta cua­tro ve­ces, dos de subida y dos de ba­ja­da. La son­ri­sa se le sa­lía del ros­tro.

La úl­ti­ma eta­pa de la vi­si­ta de Pe­dro Sán­chez a Ga­li­cia se vi­vió en Vi­go, don­de se re­pi­tie­ron las es­ce­nas de mos­queo y el run­rún por la fal­ta de es­pa­cio. El re­cin­to ele­gi­do era el au­di­to­rio Mar de Vi­go, pe­ro no el au­di­to­rio en sí, sino el hall, don­de los ase­so­res de cam­pa­ña or­ga­ni­za­ron un am­bien­te más cá­li­do pe­ro tam­bién más in­có­mo­do. El re­sul­ta­do fue que la gen­te tu­vo que ir en­tran­do por tra­mos y al­gu­na, ca­brea­da, ni en­tró: «Vi­mos a fa­cer bul­to pa­ra que te­ña xen­te e déi­xan­nos fo­ra», se que­ja­ba una se­ño­ra muy en­co­pe­ta­da mien­tras es­pe­ra­ba su turno pa­ra en­trar. Pe­ro bien es­tá lo que bien aca­ba y fi­nal­men­te, mal que bien, el per­so­nal se aco­mo­dó y los ora­do­res pu­die­ron aren­gar al elec­to­ra­do con la re­tó­ri­ca pro­pia de es­tos ac­tos, con men­ción es­pe­cial pa­ra Car­me­la Sil­va y Abel Ca­ba­lle­ro, un tán­dem ca­paz de re­vi­vir a un muer­to. In­clu­so a uno muer­to de va­rios días. Cuan­do Sán­chez sa­lió al es­ce­na­rio o a lo que fue­ra aque­llo, el pú­bli­co ya es­ta­ba en­tre­ga­do al cien por cien­to. Pe­ro pa­ra eso son los mí­ti­nes ¿no? Des­de lue­go, allí se vio a Sán­chez más en su sal­sa que por las ca­lles de Cas­tro­gu­dín.

MAR­TI­NA MÍSER

El can­di­da­to so­cia­lis­ta, du­ran­te la vi­si­ta a Cas­troa­gu­dín (Vi­la­gar­cía).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.