El lí­der de C’s ava­la a la can­di­da­ta ga­lle­ga que fal­seó una tar­je­ta de dis­ca­pa­ci­ta­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

La ca­be­za de la lis­ta de Ciu­da­da­nos pa­ra el Con­gre­so en la provincia de Pon­te­ve­dra, Ma­ría Rey, con­ce­ja­la tam­bién en la ciu­dad del Lé­rez, ad­mi­tió ayer ha­ber uti­li­za­do en el 2014 una fal­sa tar­je­ta de es­ta­cio­na­mien­to pa­ra per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da. El lí­der de su par­ti­do, Al­bert Ri­ve­ra, sa­lió en de­fen­sa de ella, al igual que el nú­me­ro uno de C’s por A Coruña, Jo­sé Ca­ne­do, quien reac­cio­nó a la no­ti­cia res­tán­do­le im­por­tan­cia. «Pa­re­ce que ma­tó a al­guien», ex­cla­mó. Mien­tras, el pre­si­den­te del PP­deG, Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, ca­li­fi­có el asun­to de «te­ma muy gra­ve» que re­quie­re de «ex­pli­ca­cio­nes» y «de­ci­sio­nes».

En rue­da de pren­sa, Rey re­co­no­ció ha­ber si­do san­cio­na­da por el uso frau­du­len­to de la cre­den­cial pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos. «Me pu­sie­ron la mul­ta y la pa­gué», di­jo. No obs­tan­te, elu­dió pro­fun­di­zar en el te­ma. «Yo —ale­gó— nun­ca he ha­bla­do de mi vi­da pri­va­da y no voy a ha­cer­lo aho­ra». Sí pa­só, en cam­bio, a la ofen­si­va. «En­tien­do que quie­ran des­pres­ti­giar­me a mí a ni­vel per­so­nal, pe­ro el pro­yec­to de Ciu­da­da­nos es­tá por en­ci­ma de las per­so­nas que nos tie­nen mie­do. Vie­ne pa­ra me­jo­rar es­te país y se va a que­dar, le pe­se a quien le pe­se», con­tra­ata­có.

Pre­gun­ta­do por la po­lé­mi­ca du­ran­te un ac­to en Bar­ce­lo­na, Ri­ve­ra ex­cu­só el pro­ce­der de su can­di­da­ta, sub­ra­yan­do que los he­chos tu­vie­ron lu­gar ha­ce dos años, cuan­do ella no mi­li­ta­ba en C’s ni ocu­pa­ba car­go pú­bli­co al­guno. Asi­mis­mo, se afa­nó en des­li­gar es­te ca­so de los su­pues­tos de corrupción que su par­ti­do tan­to gus­ta de cri­ti­car. «Hay con­duc­tas cues­tio­na­bles mo­ral y po­lí­ti­ca­men­te, aun­que no sean corrupción o no ro­bes di­ne­ro», adu­jo. Y, dan­do a en­ten­der que, cuan­do me­nos de mo­men­to, no pien­sa for­zar­la a di­mi­tir, zan­jó: «Los es­pa­ño­les juz­ga­rán a quién quie­ren vo­tar y la ejem­pla­ri­dad de ca­da uno».

En esa es­tra­te­gia de en­ro­que fue in­clu­so más allá Ca­ne­do, que atri­bu­yó la di­fu­sión del epi­so­dio de ha­ce dos años a un in­ten­to de manchar la ima­gen de la for­ma­ción na­ran­ja. «Le to­có a Ma­ría Rey, que la es­tán com­pa­ran­do —de­nun­ció— con aque­lla ran­cia lla­ma­da Ri­ta Bar­be­rá». «No hay pro­ble­ma, es­te pe­la­di­to tie­ne es­pal­da su­fi­cien­te pa­ra aguan­tar las em­bes­ti­das de la po­lí­ti­ca del pa­sa­do», es­pe­tó el can­di­da­to, quien ape­nas tie­ne pe­lo en la ca­be­za.

Fei­joo, en el po­lo opues­to, echó le­ña al fue­go. Re­cu­rrien­do a la sor­na, sen­ten­ció: «El te­ma, que es muy gra­ve, po­ne en cues­tión a esa can­di­da­ta y es­pe­ro dos co­sas: que acla­re si es cierto o no y, si es cierto, la de­ci­sión de Al­bert Ri­ve­ra, que es un se­ñor que creo que va a ve­nir a Ga­li­cia». El po­pu­lar has­ta pu­so fe­cha al pro­nun­cia­mien­to por el que aguar­da. Lo quie­re en «ho­ras o días».

T. ALBIR EFE

Ri­ve­ra se fo­to­gra­fía con asis­ten­tes a un ac­to or­ga­ni­za­do por el Círcu­lo de Mu­je­res de Ne­go­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.