De­li­cio­sa Es­pa­ña

Ya es­tá en oc­ta­vos de final tras go­lear a Tur­quía con dos tan­tos de Mo­ra­ta y uno de No­li­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - JO­SÉ M. FER­NÁN­DEZ

Dos par­ti­dos, cien­to ochen­ta mi­nu­tos, ha ne­ce­si­ta­do el cam­peón de Eu­ro­pa pa­ra pa­sar a la se­gun­da fa­se, por la vía rá­pi­da y sin más pro­ble­mas que los que plan­teó en el es­treno una Re­pú­bli­ca Che­ca en­ce­rra­da en su pro­pio cam­po. Ayer, Es­pa­ña fir­mó el se­gun­do triun­fo, una vic­to­ria in­ape­la­ble fren­te a una dis­cre­ta Tur­quía, un ri­val que ne­ce­si­ta­ba el triun­fo pe­ro que fue in­ca­paz de po­ner en apu­ros a un equi­po es­pa­ñol que re­sol­vió la pa­pe­le­ta en un par de mi­nu­tos, el tiem­po que trans­cu­rrió des­de que Mo­ra­ta re­ma­tó con de­li­ca­de­za y pre­ci­sión un ma­gis­tral cen­tro de No­li­to has­ta que el pro­pio ju­ga­dor del Cel­ta apro­ve­chó una pi­fia de To­pal pa­ra cru­zar an­te la de­ses­pe­ra­da sa­li­da del guar­da­me­ta tur­co. Asun­to zan­ja­do.

Si en el de­but Es­pa­ña ne­ce­si­tó más de ochen­ta mi­nu­tos pa­ra ha­cer efec­ti­vo su abru­ma­dor do­mi­nio, ayer des­ce­rra­jó la por­te­ría ri­val en po­co más de me­dia ho­ra. Y no es que el jue­go fue­ra más bri­llan­te que an­te la Re­pú­bli­ca Che­ca, in­clu­so por mo­men­tos pa­re­ció más atas­ca­do y te­dio­so, in­ca­paz de en­con­trar un Inies­ta al que Tu­fam tra­tó de amar­gar­le la no­che. Lo con­si­guió en el arran­que, pe­ro a día de hoy es im­po­si­ble te­ner un an­tí­do­to efec- ti­vo du­ran­te no­ven­ta mi­nu­tos pa­ra im­pe­dir que el cen­tro­cam­pis­ta bar­ce­lo­nis­ta inun­de el cam­po de con­tro­les im­po­si­bles, cam­bios de rit­mo que na­die apre­cia y de lo que Rij­kaard ca­li­fi­ca­ba de ca­ra­me­los, esos pa­ses que so­lo es­tán al al­can­ce del me­jor cen­tro­cam­pis­ta ofen­si­vo del planeta.

Qui­zá le fal­ta­ra al­go de bri­llan­tez y ve­lo­ci­dad al jue­go es­pa­ñol, pe­ro se en­con­tró an­tes con la efectividad de un Mo­ra­ta in­can­sa­ble y de un No­li­to que, por en­ci­ma del acier­to, dis­fru­ta de la vir­tud de la va­len­tía pa­ra en­ca­rar siem­pre a su ri­val. De­mos­tra­ron así uno y otro el por­qué son las dos in­cor­po­ra­cio­nes más sig­ni­fi­ca­ti­vas de Del Bos­que con res­pec­to al pa­sa­do. En el de­lan­te­ro del Ju­ven­tus y en el extremo ce­les­te ha en­con­tra­do el se­lec­cio­na­dor es­pa­ñol la ver­ti­ca­li­dad y la fres­cu­ra per­di­da en ci­tas an­te­rio­res. Ca­re­cen qui­zá de la pau­sa de un cen­tro del cam­po ex­cep­cio­nal, pe­ro ca­da vez mez­clan me­jor.

Es­pa­ña re­sol­vió en la pri­me­ra par­te, pe­ro am­plió la ren­ta en el ini­cio de la se­gun­da. Apro­ve­chó una vez más el re­ci­tal de un Inies­ta que en un par de mi­nu­tos de­di­có a la gra­da un som­bre­ro, se fue de un par de ri­va­les, con­tro­ló un ba­lón de ma­ne­ra ma­gis­tral y di­bu­jó la ju­ga­da que trans­for­mó los 40 mi­nu­tos res­tan­tes en un for­ma­lis­mo. Un pa­se su­yo a la es­pal­da de la za­ga tur­ca en­con­tró a Al­ba y sir­vió pa­ra que Mo­ra­ta am­plia­ra el pre­mio a tan­to es­fuer­zo y mar­ca­ra su se­gun­do tan­to.

El res­to, un mo­nó­lo­go ba­jo la ba­tu­ta de un Inies­ta que sin la vi­gi­lan­cia de un Ta­fun tor­tu­ra­do por el bar­ce­lo­nis­ta de­jó pa­sar los mi­nu­tos. Un en­tre­na­mien­to más que Del Bos­que apro­ve­chó pa­ra me­ter en fae­na a Bruno — oca­sio­nal acom­pa­ñan­te de Bus­quets— y a Ko­ke. El triun­fo no ga­ran­ti­za la pri­me­ra pla­za —le bas­ta con no per­der en la úl­ti­ma jor­na­da con Croa­cia el pró­xi­mo mar­tes—, pe­ro le per­mi­te un res­pi­ro an­tes de en­ca­rar con ga­ran­tías los oc­ta­vos de final. Por lo pron­to, Es­pa­ña se ha re­en­con­tra­do con la me­jor ver­sión de sí mis­ma, es­tá en oc­ta­vos y Del Bos­que ha en­con­tra­do un on­ce. No es po­co.

E. K. REUTERS

No­li­to y Mo­ra­ta mar­ca­ron los tres go­les an­te Tur­quía.

OLI­VER WEIKEN

Los ju­ga­do­res de la se­lec­ción es­pa­ño­la ce­le­bran uno de los go­les de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.