En­cuen­tran ahor­ca­do a un edil de Me­li­de de­nun­cia­do por abu­sos a una me­nor

La Guar­dia Ci­vil lo en­con­tró ahor­ca­do cuan­do acu­dió a su ca­sa pa­ra de­te­ner­lo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - S. GARCÍA, E. MOUZO

Agen­tes de la Guar­dia Ci­vil en­con­tra­ron muer­to ayer por la tar­de a Ro­lan­do Me­ju­to García, un ve­cino de Me­li­de que ayer cum­plía 45 años. Ha­bía pa­sa­do a la es­ce­na pú­bli­ca del mu­ni­ci­pio co­ru­ñés al asu­mir la con­ce­ja­lía de Mo­ci­da­de con el PP cuan­do Da­lia García Cou­so ac­ce­dió a la al­cal­día tras el nom­bra­mien­to de Án­xe­les Váz­quez co­mo con­se­llei­ra de Me­dio Ru­ral. El hom­bre se ha­bría qui­ta­do la vi­da col­gán­do­se de un ár­bol tras la de­nun­cia in­ter­pues­ta por una ve­ci­na de un mu­ni­ci­pio pró­xi­mo por un pre­sun­to de­li­to de abu­sos se­xua­les a su hi­ja, una jo­ven de 15 años. El hom­bre y la me­nor se ha­brían co­no­ci­do al ser ella usua­ria de una lí­nea de trans­por­te es­co­lar en la que Ro­lan­do Me­ju­to era con­duc­tor.

Los agen­tes del ins­ti­tu­to ar­ma­do lo­ca­li­za­ron el cuer­po sin vi­da de Me­ju­to en las in­me­dia­cio­nes de la vi­vien­da en la que re­si­día con su mu­jer y sus dos hi­jos, a las afue­ras del cas­co ur­bano de Me­li­de, adon­de mo­men­tos an­tes se ha­bían des­pla­za­do a de­te­ner­lo tras los primeros re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción que abrió la Guar­dia Ci­vil a raíz de la pre­sen­ta­ción de la de­nun­cia. La ins­pec­ción mé­di­ca que se le prac­ti­có a la jo­ven ha­bría con­fir­ma­do que am­bos man­tu­vie­ron re­la­cio­nes se­xua­les, Del per­fil que po­dría di­bu­jar­se de Ro­lan­do Me­ju­to en con­so­nan­cia con el com­por­ta­mien­to que man­tu­vo co­mo car­go pú­bli­co en su mu­ni­ci­pio na­tal, el úni­co ras­go que con cer­te­za de­fi­nía su ca­rác­ter es la dis­cre­ción. No dio que

que, fue­sen con­sen­ti­das o no —en prin­ci­pio, pa­re­ce ser que sí— es­tán ti­pi­fi­ca­das en es­te ca­so co­mo de­li­to al tra­tar­se de una me­nor de edad.

En el mo­men­to en el que los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil se per­so­na­ron en la vi­vien­da del hom­bre úni­ca­men­te se en­con­tra­ba en ella su es­po­sa, que di­jo a los agen­tes que ig­no­ra­ba dón­de es­ta­ba su ma­ri­do. Es­te ha­bía de­ja­do apar­ca­dos tan­to su co­che par­ti­cu­lar co­mo el vehícu­lo del tra­ba­jo, en el que ha­lla­ron sus efec­tos per­so­na­les, en­tre otros la car­te­ra y el te­lé­fono mó­vil. Esa cir­cuns­tan­cia hi­zo sos­pe­char a los guar­dias que el hom­bre no ha­bía hui­do y que in­clu­so po­dría en­con­trar­se cer­ca. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­die­ron rea­li­zar una ins­pec­ción por los al­re­de­do­res de la vi­vien­da y en­con­tra­ron el cuer­po.

El su­ce­so cau­só una gran cons­ter­na­ción en Me­li­de, don­de la no­ti­cia co­men­zó a co­no­cer­se a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de. Es­pe­cial­men­te afec­ta­dos se en­con­tra­ban sus com­pa­ñe­ros del equi­po de go­bierno, en­tre los que lo ocu­rri­do, al igual que al res­to de los ve­ci­nos del mu­ni­ci­pio, cau­só tam­bién una gran con­mo­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.