La fal­ta de ni­chos lle­va a bus­car pla­za en ce­men­te­rios de con­ce­llos ve­ci­nos

Mu­chos cam­po­san­tos es­tán sa­tu­ra­dos y sin po­si­bi­li­da­des de am­plia­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

A los ga­lle­gos les gusta mo­rir y en­te­rrar­se don­de na­cen o, al me­nos, don­de han pa­sa­do par­te de su vi­da. Pe­ro es­to no siem­pre es po­si­ble, y ca­da vez lo es me­nos. Mu­chos ce­men­te­rios es­tán co­lap­sa­dos y mu­chas per­so­nas se en­cuen­tran con que de­ben re­nun­ciar al lu­gar en el que ha­bían so­ña­do re­po­sar cuan­do lle­ga­se el mo­men­to y bus­car una se­pul­tu­ra en otro cam­po­san­to. Y aun­que a la ho­ra de mo­rir no hay se­gu­ro de edad, lo cier­to es que el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción no au­gu­ra que la si­tua­ción va­ya a me­jo­rar a cor­to pla­zo si no se cons­tru­yen nue­vos re­cin­tos fu­ne­ra­rios. Al­go que no siem­pre es fá­cil: los re­qui­si­tos le­ga­les a ve­ces, los con­flic­tos ve­ci­na­les o sen­ci­lla­men­te la fal­ta de es­pa­cio son al­gu­nas de las cues­tio­nes que sue­len com­pli­car los pro­yec­tos de am­plia­ción o la cons­truc­ción de nue­vos cam­po­san­tos.

En O Carballiño ha­ce ya tiem­po que el ce­men­te­rio pa­rro­quial no tie­ne es­pa­cios a la ven­ta, así que los ve­ci­nos tie­nen que re­cu­rrir a los de los pue­blos cer­ca­nos. La am­plia­ción es una op­ción que lle­va años so­bre la me­sa, pe­ro de mo­men­to no hay un pro­yec­to fir­me. Lo mis­mo ocu­rre en Bar­ba­dás, cu­yos ce­men­te­rios es­tán sa­tu­ra­dos. Sin sa­lir de la pro­vin­cia de Ou­ren­se, tam­bién Ve­rín tie­ne un se­rio pro­ble­ma de fal­ta de ni­chos, y tam­bién en es­te ca­so las al­deas ve­ci­nas sue­len pro­por­cio­nar una al­ter­na­ti­va a quie­nes ne­ce­si­tan ad­qui­rir un es­pa­cio en el que re­ci­bir se­pul­tu­ra.

En la Cos­ta da Mor­te hay una lar­ga tra­di­ción de con­flic­tos y re­tra­sos en la cons­truc­ción de ce­men­te­rios, la gran ma­yo­ría de ellos de ti­po pa­rro­quial e im­pul­sa­dos por los pro­pios ve­ci­nos. Uno de los ca­sos que to­da­vía co­lea es el de Cer­que­da, en Mal­pi­ca, don­de lle­van más de ocho años a vuel- tas pa­ra cons­truir el cam­po­san­to, con po­lé­mi­ca ve­ci­nal, ri­va­li­da­des em­pre­sa­ria­les e in­clu­so un en­fren­ta­mien­to con el Ar­zo­bis­pa­do. Al­go pa­re­ci­do pa­sa en Tra­ba, en el mu­ni­ci­pio de Co­ris­tan­co, don­de 250 par­ti­cu­la­res es­tán aún a la es­pe­ra de los ni­chos que les pro­me­tie­ron ha­ce cin­co años. Cuan­do pa­re­cía que to­do se ha­bía tra­mi­ta­do ya, el ac­tual pá­rro­co ase­gu­ra que no hay na­da he­cho, más que un te­rreno com­pra­do.

El que tie­ne un ver­da­de­ro pro­ble­ma de fal­ta de es­pa­cio es el Con­ce­llo de Cor­cu­bión, don­de el ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal lle­va una dé­ca­da sa­tu­ra­do y exis­ten de­ce­nas de de­man­dan­tes a los que no se les pue­de ofre­cer el ser­vi­cio. El Ayun­ta­mien­to com­pró en el 2011, con ayu­da de la Dipu­tación, un te­rreno por 36.000 eu­ros, pe­ro ca­re­ce del di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer un ce­men­te­rio nue­vo.

En La­lín, el ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal, si­tua­do en A Ro­mea, es­tá lle­gan­do al lí­mi­te de ocu­pa­ción, aun­que por el mo­men­to si­gue ad­mi­tien­do di­fun­tos. Su am­plia­ción es­tá pen­dien­te des­de ha­ce años y es­ta mis­ma se­ma­na el Con­ce­llo anun­cia­ba que se cons­trui­rán 90 nue­vos ni­chos y 30 se­pul­tu­ras, un pro­yec­to pa­ra el que no se pre­ci­sa­rán te­rre­nos adi­cio­na­les.

Los tres ca­sos de Iri­xoa

En Iri­xoa el ce­men­te­rio de San Lo­ren­zo no tie­ne ya po­si­bi­li­dad ma­te­rial de cre­ci­mien­to. Al­re­de­dor de la igle­sia han ido au­men­tan­do con el pa­so de los años los mó­du­los de ni­chos. Cer­ca de allí, en la pa­rro­quia de Mán­ta­ras, los ve­ci­nos si­guen sin en­ten­der la con­fi­gu­ra­ción de la úl­ti­ma am­plia­ción del ce­men­te­rio pa­rro­quial, don­de la ubi­ca­ción de una pa­red de ni­chos en me­dio de la par­ce­la y en po­si­ción dia­go­nal ma­tó la po­si­bi­li­dad de se­guir am­plian­do. Uno de los ve­ci­nos, Ma­nuel Be­llo, se que­ja de una de­ci­sión que atri­bu­ye a quien en­ton­ces era el pá­rro­co del lu­gar: «Se es­ti­ve­ra xun­to á pa­re­de ho­xe po­de­ria­mos fa­cer un se­gun­do blo­que de ni­chos», di­ce. Pe­ro tam­po­co cree que la fal­ta de tum­bas va­ya a ani­mar a los ve­ci­nos a op­tar por la in­ci­ne­ra­ción: «¿In­ci­ne­rar? Non, iso aquí non se le­va».

Pe­ro Iri­xoa tam­bién cuen­ta con un ce­men­te­rio don­de, de mo­men­to, es­tán prohi­bi­dos los en­te­rra­mien­tos. Se tra­ta de una se­rie de mo­der­nos blo­ques de ni­chos jun­to a la igle­sia de Co­ru­xou cu­ya cons­truc­ción de­jó sin agua dos po­zos, lo que desem­bo­có en una de­nun­cia ve­ci­nal. Des­de el Con­ce­llo ase­gu­ran que la si­tua­ción va a arre­glar­se gra­cias a un acuer­do en­tre las par­tes, pe­ro de mo­men­to la Igle­sia no per­mi­te en­te­rrar allí.

Con in­for­ma­ción de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.