Que­da ab­suel­ta por es­tar enaje­na­da cuan­do co­me­tió el cri­men

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - XURXO MELCHOR

La mu­jer que as­fi­xió a su be­bé de so­lo seis me­ses de edad en un ho­tel de San­tia­go de­be­rá pa­sar un má­xi­mo de 25 años in­ter­na­da en un cen­tro psi­quiá­tri­co pe­ni­ten­cia­rio. El ju­ra­do po­pu­lar que juz­gó el ca­so la de­cla­ró cul­pa­ble del cri­men por una­ni­mi­dad, pe­ro tam­bién con­si­de­ró que, en el mo­men­to en el que ase­si­nó a su hi­ja, Ma­ri­sol Fa­bio­la Se­rrano Mar­tí­nez no es­ta­ba en sus ca­ba­les por­que su­frió un bro­te de es­qui­zo­fre­nia pa­ra­noi­de. De es­te mo­do, el ma­gis­tra­do que fir­ma la sen­ten­cia, Ale­jan­dro Mo­rán, la ab­suel­ve del de­li­to al apli­car­le la exi­men­te com­ple­ta de ena­je­na­ción men­tal. Es­te es el mo­ti­vo por el que no de­be­rá cum­plir pe­na de pri­sión.

Se­rrano Mar­tí­nez, de 35 años de edad y na­ci­da en Chi­le, pe­ro que re­si­día en Ale­ma­nia y po­see la na­cio­na­li­dad ger­ma­na, ha pa­sa­do los úl­ti­mos ocho me­ses en pri­sión pre­ven­ti­va in­gre­sa­da en la cár­cel de Tei­xei­ro. Es­te tiem­po de­be­rá res­tar­se de los 25 años de internamiento en un psi­quiá­tri­co pe­ni­ten­cia­rio a los que ha si­do sen­ten­cia­da. Ade­más, es­te es un pla­zo má­xi­mo que po­drá re­du­cir­se si en las re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas que se ha­rán de su es­ta­do de sa­lud y com­por­ta­mien­to así lo es­ti­man los res­pon­sa­bles mé­di­cos y ju­di­cia­les.

La as­fi­xió con sus ma­nos

La sen­ten­cia de la sec­ción com­pos­te­la­na de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Co­ru­ña de­cla­ra pro­ba­do que «so­bre las 19.20 ho­ras del 31 de agos­to del 2015, Ma­ri­sol Fa­bio­la Se­rrano Mar­tí­nez —cu­yos ape­lli­dos de sol­te­ra eran Raue Or­te­ga— se di­ri­gió en com­pa­ñía de su hi­ja a la ha­bi­ta­ción del ho­tel don­de se alo­ja­ban. Una vez en su in­te­rior, pu­so a la be­bé so­bre la ca­ma y pre­sio­nó con los de­dos su zo­na cer­vi­cal has­ta pro­vo­car­le la as­fi­xia y la muer­te». El fa­llo en­tien­de ade­más que la mu­jer «pre­sen­ta un tras­torno men­tal se­ve­ro, con­sis­ten­te en es­qui­zo­fre­nia pa­ra­noi­de, en­fer­me­dad que por la sin­to­ma­to­lo­gía psi­có­ti­ca y afec­ti­va agu­da que pre­sen­ta­ba en la fe­cha de los he­chos, anu­la­ba su ca­pa­ci­dad de que­rer y en­ten­der lo que ha­cía».

La sen­ten­cia se­ña­la ade­más que «es in­cues­tio­na­ble la exis­ten­cia de una en­fer­me­dad men­tal gra­ve en la acu­sa­da» y que por su pro­pia se­gu­ri­dad y la de la so­cie­dad «le­gi­ti­man am­plia­men­te su internamiento psi­quiá­tri­co» in­vo­lun­ta­rio. Así lo con­si­de­ra­ron tam­bién las tres psi­quia­tras que de­cla­ra­ron en ca­li­dad de pe­ri­tos en el jui­cio. To­das ase­gu­ra­ron que era «im­po­si­ble» que la acu­sa­da es­tu­vie­se fin­gien­do es­tar enaje­na­da. Sin em­bar­go, es­tos ar­gu­men­tos no con­ven­cie­ron ple­na­men­te al ju­ra­do po­pu­lar, ya que so­lo seis de sus nue­ve miem­bros apro­ba­ron la exi­men­te com­ple­ta que le evi­ta­rá la pe­na de cár­cel a la que se ex­po­nía, que era la de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble. Los otros tres con­si­de­ra­ron que sa­bía lo que ha­cía cuan­do co­me­tió el cri­men.

Es­tas du­das en el ju­ra­do las pro­vo­có un he­cho que, por no ha­ber si­do con­ve­nien­te­men­te in­ves­ti­ga­do por el juz­ga­do que ins­tru­yó el ca­so —el nú­me­ro 1 de San­tia­go—, no pu­do tra­tar­se en la vis­ta oral. Se tra­ta de la per­te­nen­cia de la acu­sa­da y de su ma­ri­do, con el que via­jó a San­tia­go, a una sec­ta de­no­mi­na­da Ins­ti­tu­to Gnós­ti­co de An­tro­po­lo­gía Sa­mael Li­te­lan­tes, que ha­bía or­ga­ni­za­do un con­gre­so en Com­pos­te­la. Es­te gru­po con­si­de­ra im­pu­ras las re­la­cio­nes se­xua­les en las que el hom­bre eya­cu­la y que es­ta fal­ta de pu­re­za afec­ta a to­do lo que así se en­gen­dre.

Es­tas creen­cias pa­re­cen te­ner una co­ne­xión con lo que la acu­sa­da con­fe­só en el jui­cio. Se­rrano Mar­tí­nez di­jo que el día del cri­men oyó vo­ces que le de­cían que su be­bé era «la en­car­na­ción del mal» y que de­bía ma­tar­la «pa­ra sal­var al uni­ver­so». Tam­bién ex­pli­có que lo que la de­ci­dió a ac­tuar fue que otro ni­ño le me­tió el de­do en el ojo a su hi­ja, ges­to que in­ter­pre­tó co­mo una se­ñal de que su ni­ña era «ma­la».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.