Qué ha­cer des­pués del «bre­xit»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion -

El re­fe­ren­do del bre­xit, que es una gran tram­pa cua­ja­da de erro­res, so­lo pue­de aca­bar mal. Por­que, mo­vién­do­se la opi­nión bri­tá­ni­ca al bor­de del 50 %, so­lo ca­ben dos al­ter­na­ti­vas: que el no ga­ne por po­co, lo que se­ría una ca­tás­tro­fe; o que el sí ga­ne por po­co, lo que de­ja­ría a la so­cie­dad bri­tá­ni­ca di­vi­di­da, y da­ría alas a es­ta per­ma­nen­te ines­ta­bi­li­dad que, a pe­sar de vi­vir en la era de la glo­ba­li­za­ción y la tec­no­lo­gía, se­gui­mos in­ter­pre­tan­do co­mo un eterno re­torno.

Si sue­na la flau­ta, que aún pue­de ser, ga­na­re­mos es­te bre­xit. Pe­ro ten­dre­mos otro, y otro, y otro, has­ta que, con­fun­di­dos los elec­to­res a cau­sa de una cri­sis o de una desafec­ción co­yun­tu­ral, echen por tie­rra la más gran­de cons­truc­ción po­lí­ti­ca que he­mos in­ten­ta­do des­de el Im­pe­rio ro­mano. Y su­ce­de­rá así, irre­mi­si­ble­men­te, no por­que los bri­tá­ni­cos quie­ran re­gre­sar ha­cia una so­be­ra­nía utó­pi­ca, sino por­que las de­bi­li­da­des de la UE los ha con­ver­ti­do en los hi­jos con­sen­ti­dos del pro­yec­to eu­ro­peo, que siem­pre sa­len ga­nan­do con sus pe­cu­lia­ri­da­des y sus ame­na­zas, y por­que es­tán con­ven­ci­dos de que, si ga­na­se el bre­xit, las dé­bi­les au­to­ri­da­des de Bru­se­las ha­rán to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que es­te error lo pa­gue el Con­ti­nen­te.

Y esa es, pre­ci­sa­men­te la ta­rea que hay que ha­cer y que, con to­da se­gu­ri­dad, no ha­re­mos. Por­que tan­to si el bre­xit es una ca­tás­tro­fe co­mo si no lo es, la úni­ca ac­ti­tud res­pon­sa­ble de las au­to­ri­da­des de Bru­se­las se­ría ini­ciar una re­vi­sión de los tra­ta­dos orien­ta­da a ga­nar efi­ca­cia en la ges­tión po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, a com­ple­tar los pro­ce­sos que, sien­do ne­ce­sa­rios, duer­men el sue­ño de los jus­tos (po­lí­ti­ca ex­te­rior y de de­fen­sa co­mún, uni­dad fis­cal y cohe­sión so­cial), y aca­bar con to­das las ex­cep­cio­nes sin­gu­la­res —in­clui­das las del eu­ro— que con­vir­tie­ron la ilu­sión de Maas­tricht y Áms­ter­dam (tra­ta­dos de 1993 y 1997) en un ga­li­ma­tías im­pre­sen­ta­ble, en el que siem­pre ga­nan los dé­bi­les y los des­lea­les, mien­tras se per­ju­di­ca gra­ve­men­te a los que me­jor cum­plen.

El pro­yec­to eu­ro­peo es su­ma­men­te com­ple­jo, no so­lo por­que tie­ne que ho­mo­lo­gar di­fe­ren­cias y res­ta­ñar mu­chas he­ri­das san­gran­tes, sino por­que los vie­jos Es­ta­dos, con sus ca­du­cas cul­tu­ras, si­guen sen­tán­do­se en las me­sas de Bru­se­las co­mo tahú­res del Mi­si­si­pi. Y, en vez de con­cluir que esas di­fi­cul­ta­des exi­gen au­to­ri­dad, cohe­sión y dis­ci­pli­na, han abra­za­do la con­vic­ción de que la uni­dad eu­ro­pea so­lo pue­de lo­grar­se por me­dio del cha­la­neo y el fa­rol. Por eso ha­ría­mos del re­fe­ren­do del bre­xit una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad si apro­ve­chá­se­mos es­te mo­men­to pa­ra dar un pu­ñe­ta­zo en la me­sa, pe­dir­le a to­dos los fu­lle­ros, to­ta­li­ta­rios y eu­ro­es­cép­ti­cos que se va­yan de una vez y que nos de­jen ha­cer una Eu­ro­pa uni­da, jus­ta, pa­cí­fi­ca y de­mo­crá­ti­ca. Pe­ro es evi­den­te que to­do va a dis­cu­rrir exac­ta­men­te al re­vés, ha­cia una nie­bla de in­tri­gas en la que va­mos a per­der­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.