El me­nos­pre­cio del con­flic­to so­cial

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion -

Ig­no­ro si los diag­nós­ti­cos sin­di­ca­les tie­nen y de­ben te­ner al­gu­na cre­di­bi­li­dad en es­te país. Pe­ro, a pe­sar de to­dos sus fa­llos, sus de­fec­tos y sus cuen­tas sin jus­ti­fi­car, tie­nen una ven­ta­ja so­bre las de­más or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas: pul­san di­rec­ta­men­te la opi­nión del mun­do del tra­ba­jo. Hay que re­co­no­cer­les, por tan­to, al­gún co­no­ci­mien­to y no des­pre­ciar sus cri­te­rios, por in­có­mo­dos que re­sul­ten pa­ra los po­de­res po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co. El in­for­me que sus dos lí­de­res, Fer­nán­dez To­xo y Pe­pe Ál­va­rez, aca­ban de ha­cer en la Uni­ver­si­dad Me­nén­dez Pe­la­yo ha si­do co­mo una pe­dra­da en el es­tan­que de la cam­pa­ña elec­to­ral por­que anun­cia­ron un «con­flic­to so­cial de gran ca­la­do» co­mo con­se­cuen­cia de la de­cep­ción pro­du­ci­da por el cam­bio eco­nó­mi­co: de­sigual­da­des cre­cien­tes, sa­la­rios que no sa­tis­fa­cen ne­ce­si­da­des mí­ni­mas, pa­ro, em­po­bre­ci­mien­to… to­do lo que es­tá pu­bli­ca­do en los in­for­mes de Cá­ri­tas y de otras or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias y que ape­nas apa­re­ce en el de­ba­te po­lí­ti­co.

Lo más in­tri­gan­te pa­ra el aná­li­sis es la dis­cre­pan­cia en la per­cep­ción de esa su­pues­ta reali­dad. Si al­guien le ha­bla al se­ñor Ra­joy, co­mo se le ha­bló en el úl­ti­mo de­ba­te y con da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, de la Es­pa­ña si­tua­da en el um­bral de la po­bre­za y de otras mi­se­rias na­cio­na­les, el pre­si­den­te des­pa­cha la des­crip­ción con el me­nos­pre­cio de de­cir que pro­ce­de de gen­tes que so­lo ven lo ma­lo y se nie­gan a con­tem­plar lo más po­si­ti­vo, de­bi­do, na­tu­ral­men­te, a su ges­tión en el Go­bierno. Hay, al pa­re­cer, una Es­pa­ña ale­gre y otra Es­pa­ña tris­te que se recrea en sus pro­pias des­gra­cias. De esa po­li­ti­za­ción se des­pren­den al final los diag­nós­ti­cos erró­neos y, en con­se­cuen­cia, la fal­ta de so­lu­cio­nes.

Di­ga­mos an­te ello que aquí no se tra­ta de di­lu­ci­dar el gra­do de op­ti­mis­mo o de tristeza de los ob­ser­va­do­res. Tam­po­co se tra­ta de de­fen­der ni de ata­car al Go­bierno por la reali­dad so­cial, por­que ni to­do lo ma­lo es cul­pa su­ya ni to­do lo bueno se de­be a sus gran­des mé­ri­tos de go­ber­nan­te. Se tra­ta de sa­ber, sim­ple y hon­ra­da­men­te, si es­te país es­tá al bor­de del con­flic­to por­que la po­lí­ti­ca no pue­de ser la mis­ma si so­lo se pre­ten­de me­jo­rar las ci­fras de la gran eco­no­mía (que son bue­nas) o se pre­ten­de que na­die que­de ex­clui­do de la re­cu­pe­ra­ción. No es lo mis­mo go­ber­nar pa­ra una so­cie­dad de cla­se me­dia do­mi­nan­te que pa­ra una so­cie­dad que en po­cos años ha ex­pul­sa­do de esa cla­se me­dia a tres mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. Y no es igual ce­le­brar unas elec­cio­nes en un cli­ma de bo­nan­za que de ma­les­tar ciu­da­dano. Qui­zá eso ex­pli­que por qué el Par­ti­do Po­pu­lar apa­re­ce es­tan­ca­do en las úl­ti­mas en­cues­tas y por qué Po­de­mos y aso­cia­dos cre­cen y han da­do el sor­pas­so. Ese pue­de ser el pri­mer aso­mo del con­flic­to so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.