Oi­go, pa­tria, tu aflic­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion -

Yes­cu­cho el tris­te con­cier­to… y ti­tu­lo es­te ar­tícu­lo emu­lan­do la vie­ja oda al 2 de ma­yo de Ber­nar­do Ló­pez, tras el de­ba­te for­ma­do por cua­tro so­li­lo­quios que reunió a los as­pi­ran­tes a pre­si­dir el Go­bierno de Es­pa­ña. Los mo­no­lo­guis­tas anun­cia­ban un fu­tu­ro tan utó­pi­co co­mo ucró­ni­co en don­de no exis­tió me­mo­ria eco­nó­mi­ca al­gu­na de la Ar­ca­dia pro­me­ti­da. Y quien es­to es­cri­be se ma­ni­fies­ta com­ple­ta­men­te de acuer­do con el aná­li­sis de Ja­vier Ma­rías que des­cri­be a quien ad­mi­ra Po­de­mos, que en­sal­za, vía Pa­blo Igle­sias, a fi­gu­ras no­ta­bles del pen­sa­mien­to po­lí­ti­co, de Ma­quia­ve­lo a Grams­ci, de­te­nién­do­se es­pe­cial­men­te en su «maes­tro» Ju­lio An­gui­ta, una de las fi­gu­ras más pre­po­ten­tes, mas ilu­mi­na­das y me­ga­ló­ma­nas, so­lo com­pa­ra­ble con Az­nar, de la tran­si­ción.

El lí­der de Po­de­mos es un mo­de­lo del sín­dro­me de Fré­go­li, aquel trans­for­mis­ta ita­liano de prin­ci­pios del pa­sa­do si­glo que fue muy po­pu­lar en Es­pa­ña. Su ade­cua­ción ideo­ló­gi­ca ca­ma­leó­ni­ca lo lle­vó del co­mu­nis­mo pos-Alt­hu­ser a un cier­to trans­ver­sa­lis­mo so­cial­de­mó­cra­ta que es un in­sul­to pa­ra quie­nes es­ta­mos ads­cri­tos a esa es­cue­la de pen­sa­mien­to. No he­mos ale­ja­do en el pos­de­ba­te el fan­tas­ma de los ter­ce­ros co­mi­cios que vuel­ve a ron­dar por men­ti­de­ros más o me­nos bien in­for­ma­dos. Ra­joy si­gue, im­pa­si­ble el ade­mán, sos­te­nien­do su te­sis, por ha­ber si­do su for­ma­ción la ga­na­do­ra de los pa­sa­dos co­mi­cios. Sán­chez, con una dia­léc­ti­ca bien es­truc­tu­ra­da, ha­blan­do en pre­si­den­te de una in­ves­ti­du­ra frus­tra­da, se es­cu­cha a sí mis­mo co­mo si de un ven­trí­lo­cuo se tra­ta­ra. El jo­ven Ri­ve­ra zas­can­di­lea de un la­do pa­ra otro com­por­tán­do­se con un in­quie­tan­te res­pe­to ha­cia el res­pon­sa­ble so­cia­lis­ta, co­mo si un le­ve te­mor y la me­mo­ria del úl­ti­mo pac­to de mar­zo le ate­na­za­ra sus ar­gu­men­tos. Y qué de­cir del pro­fe­sor Igle­sias, que en­tre sus re­fe­ren­tes Zi­zek o Er­nes­to La­clau, en­tre el pe­ro­nis­mo po­pu­lis­ta y el bo­li­va­ris­mo po­si­bi­lis­ta, ha op­ta­do por el mé­to­do tea­tral de Sta­nis­lavs­ki re­pre­sen­tan­do el pa­pel pro­ta­go­nis­ta en el tea­tri­llo elec­to­ral.

Po­bre Es­pa­ña, una vez más, otra vez, tro­pe­zan­do en la mis­ma pie­dra, in­sis­tien­do en reite­ra­cio­nes vie­ju­nas, ju­gan­do al cas­po­so jue­go de las ocu­rren­cias, in­ca­paz de di­se­ñar una al­ter­na­ti­va en la que que­pa­mos to­dos y que con­vo­que ilu­sio­nes don­de so­lo hay de­s­es­pe­ran­zas.

Y su­ce­de en el co­ra­zón tam­ba­lean­te de una nue­va cri­sis anun­cia­da, con un cre­ci­mien­to di­fu­so de la eco­no­mía mun­dial, con bam­bo­leos su­fi­cien­te­men­te se­rios de la eco­no­mía chi­na, con la ame­na­za cier­ta de un in­mi­nen­te sí al bre­xit que vuel­va a in­cre­men­tar la dis­tan­cia en­tre la Eu­ro­pa no­quea­da de la Unión y Gran Bre­ta­ña. Con una olea­da de mo­vi­mien­tos xe­nó­fo­bos y de de­re­cha ex­tre­ma en las na­cio­nes de nues­tro en­torno lleno de te­mo­res ace­chan­tes. Y mien­tras tan­to, no­so­tros, des­de el sur de Eu­ro­pa, in­ten­tan­do una vez más cua­drar el círcu­lo, que, co­mo siem­pre, no consigue ser vir­tuo­so y es­ta­mos con­de­na­dos a que vuel­va a ser vi­cio­so. En­tien­den aho­ra el por­qué del tí­tu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.