Ca­me­ron y Corbyn dan una ima­gen de uni­dad iné­di­ta que mar­ca la cam­pa­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

Lo que no con­si­guió la cam­pa­ña del re­fe­ren­do ocu­rrió ayer. Da­vid Ca­me­ron y Je­remy Corbyn apa­re­cie­ron jun­tos y dan­do una ima­gen de uni­dad iné­di­ta en el ho­me­na­je a la dipu­tada Jo Cox en el lu­gar don­de fue ase­si­na­da el día an­te­rior. Has­ta la fe­cha, si bien el pri­mer mi­nis­tro y el lí­der la­bo­ris­ta son par­ti­da­rios de se­guir en la Unión Eu­ro­pea, no se ha­bían pues­to de acuer­do pa­ra ha­cer ni un so­lo ac­to de cam­pa­ña jun­tos. La si­tua­ción cam­bió tras el trá­gi­co su­ce­so que de­jó sin pa­la­bras a la so­cie­dad bri­tá­ni­ca, a fal­ta de so­lo cin­co días pa­ra la ce­le­bra­ción del re­fe­ren­do y cuan­do la op­ción del bre­xit li­de­ra las en­cues­tas.

Ca­me­ron y Corbyn hi­cie­ron una ofren­da flo­res blan­cas en Birs­tall y es­cri­bie­ron va­rios men­sa­jes en­sal­zan­do la fi­gu­ra de la dipu­tada. Acom­pa­ña­dos de otros par­la­men­ta­rios y del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, John Ber­cow, las au­sen­cias so­na­das a la ci­ta fue­ron las de las ca­ras fa­vo­ra­bles al bre­xit, co­mo el lí­der del UKIP, Ni­gel Fa­ra­ge.

«Ahí don­de vea­mos odio, don­de vea­mos di­vi­sio­nes, don­de vea­mos in­to­le­ran­cia, te­ne­mos que erra­di­car­las», se­ña­ló Ca­me­ron, ha­cién­do­se par­ti­ci­pe del in­ten­to de la cla­se po­lí­ti­ca por lla­mar a po­ner fin a la cris­pa­ción de los úl­ti­mos días de la cam­pa­ña del re­fe­ren­do. «Dos ni­ños per­die­ron a su ma­dre, un ma­ri­do ha per­di­do a su que­ri­da es­po­sa, y el Par­la­men­to a una de sus de­fen­so­ras más bri­llan­tes y apa­sio­na­das», di­jo el pri­mer mi­nis­tro, en un tono que re­cor­dó al usa­do por el ma­ri­do de la dipu­tada de 41 años.

Cam­pa­ña pa­ra­li­za­da

La cam­pa­ña del re­fe­ren­do que­da así pa­ra­li­za­da has­ta el lu­nes, cuan­do el Par­la­men­to se re­uni­rá en me­mo­ria de Cox, tal y co­mo anun­ció Corbyn, pa­ra quien es­ta­mos an­te «un ata­que a la de­mo­cra­cia». Las que sí con­ti­nua­ron con nor­ma­li­dad fue­ron las reunio­nes de los dipu­tados con los ve­ci­nos en sus cir­cuns­crip­cio­nes, co­no­ci­das co­mo sur­ge­ries en in­glés. Pre­ci­sa­men­te a la sa­li­da de una de ellas, fue cuan­do Cox fue ase­si­na­da. Al­gu­nos dipu­tados no ocul­ta­ron su preo­cu­pa­ción y di­je­ron que han si­do avi­sa­dos de man­te­ner­se aler­ta an­te po­si­bles ata­ques si­mi­la­res.

Mu­chos de ellos se acer­ca­ron a una vi­gi­lia lle­va­da a ca­bo en la pla­za fren­te al Par­la­men­to de West­mins­ter pa­ra re­cor­dar a su com­pa­ñe­ra. Los to­ries no dispu­tarán el es­ca­ño que de­ja va­can­te Jo Cox en la cir­cuns­crip­ción de Batley and Spen, por lo que su sus­ti­tu­to se­rá el can­di­da­to que de­ci­da el Par­ti­do La­bo­ris­ta, en se­ñal de ho­me­na­je al ser­vi­cio pú­bli­co he­cho por la fa­lle­ci­da.

¿In­flui­rá el ase­si­na­to de la dipu­tada Cox en la cam­pa­ña del bre­xit. Es­ta es la gran pre­gun­ta. A fal­ta de sa­ber có­mo res­pon­der el elec­to­ra­do el día 23, las bol­sas y la li­bra se re­cu­pe­ra­ron ayer tras va­rias jor­na­das de caí­das. «Es evi­den­te que la re­cu­pe­ra­ción se atri­bu­ye por en­te­ro a la idea de que la tra­ge­dia in­cre­men­ta las po­si­bi­li­da­des de que la op­ción de se­guir en la UE ga­ne», se­ña­ló Ray Atrill, co­di­rec­tor de es­tra­te­gia en el mer­ca­do de di­vi­sas del Na­tio­nal Aus­tra­lia Bank. Tam­bién se oían las pri­me­ras acu­sa­cio­nes contra los que han cris­pa­do el am­bien­te apun­tan­do a Ni­gel Fa­ra­ge. Una vi­ñe­ta de The Guar­dian pre­sen­ta­ba a Fa­ra­ge an­te su car­tel elec­to­ral an­ti­in­mi­gra­ción pe­ro cam­bian­do el le­ma «Pun­to de rup­tu­ra» por «Pun­to de odio».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.