La se­lec­ción in­sis­te en su fór­mu­la ga­na­do­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - XURXO FER­NÁN­DEZ

Era de ley que la go­lea­da de la Eu­ro­co­pa lle­va­se la fir­ma del me­jor equi­po del tor­neo has­ta la fe­cha. Nin­gún otro ha ex­hi­bi­do la su­pe­rio­ri­dad de Es­pa­ña, ter­ca en su re­ce­ta des­de el on­ce ini­cial. La fór­mu­la de Del Bos­que ha re­sul­ta­do ga­na­do­ra. Na­da que aña­dir.

Irrup­cio­nes cons­tan­tes de los la­te­ra­les

En el pri­mer par­ti­do del gru­po, Croa­cia de­jó mar­ca­do el ca­mino ha­cia la por­te­ría tur­ca. Los de Te­rim des­atien­den con mu­cha fa­ci­li­dad la ban­das, en­tre otras co­sas por­que sus in­te­rio­res ape­nas acom­pa­ñan las subidas de los la­te­ra­les del ad­ver­sa­rio, que en­cuen­tran es­pa­cio pa­ra irrum­pir y bus­car el cen­tro o pi­sar área. Es­pa­ña ex­pri­mió es­ta op­ción, por­que don­de los croa­tas alis­ta­ron a Pe­ri­sic y Bro­zo­vic (ex­tre­mos que no le ha­cen as­cos a la cal), Del Bos­que em­pleó a No­li­to y Sil­va, acos­tum­bra­dos a arri­mar­se a la fron­tal. Las dos es­qui­nas del tri­den­te ac­tua­ron de se­ñue­lo pa­ra los ca­rri­le­ros tur­cos, flan­quean­do el pa­so a Juan­fran y Al­ba, que se har­ta­ron de co­rrer ha­cia Ba­ba­can. Es­pe­cial­men­te, el del Ba­rça, due­ño de un ca­rril iz­quier­do por el que su­ce­dió ca­si to­do.

Pro­duc­ti­va so­cie­dad en­tre Al­ba - Inies­ta y No­li­to

Juan­fran es un la­te­ral no­ta­ble en cuan­to a em­pe­ño y ri­gor tác­ti­co, pe­ro le fal­ta sol­tu­ra con la bo­la en los pies. Es­pa­ña probó por su ori­lla un par de ve­ces y en cuan­to vio que de allí no sa­ca­ba fru­to al­guno, se cam­bió de ace­ra. Inies­ta, Al­ba y No­li­to for­ma­ron un trián­gu­lo in­des­ci­fra­ble pa­ra Tur­quía. Los mu­cha­chos de Te­rim qui­sie­ron en­cor­se­tar de ini­cio al de Fuen­teal­bi­lla y es­te se de­jó ha­cer a be­ne­fi­cio de sus com­pa­ñe­ros. Con los ri­va­les con­cen­tra­dos en el ro­dear al 6, se mul­ti­pli­ca­ron los me­tros de cés­ped sin due­ño. No­li­to lle­gó muy suel­to a la me­dia lu­na y Al­ba a la es­qui­na. Mo­ra­ta tam­bién se per­mi­tió caer de vez en cuan­do a la iz­quier­da pa­ra par­ti­ci­par en los ron­dos. Allí se ge­ne­ra­ron los tres go­les con los que el con­jun­to de Del Bos­que des­pa­chó la ci­ta.

Dis­pa­ros le­ja­nos pa­ra atraer la aten­ción

El es­treno es­pa­ñol en la Eu­ro­co­pa se sal­dó con una vic­to­ria de úl­ti­ma ho­ra. El ca­be­za­zo de Pi­qué pre­mia­ba la in­dis­cu­ti­ble su­pe­rio­ri­dad de una se­lec­ción que se hi­zo de ro­gar, en­tre otras co­sas, por su obs­ti­na­ción en el to­que in­clu­so en si­tua­cio­nes fran­cas de dis­pa­ro. Ayer, el dis­cur­so cam­bió des­de el ini­cio. Los de Del Bos­que tar­da­ron al­go más en ha­cer­se con el man­do del en­cuen­tro, pe­ro du­da­ron me­nos a la ho­ra de chutar. An­tes del pri­mer gol, Mo­ra­ta, Inies­ta y No­li­to pro­ba­ron des­de lar­ga dis­tan­cia, ex­hi­bien­do una ver­sa­ti­li­dad preo­cu­pan­te pa­ra los tur­cos, obli­ga­dos a ex­tre­mar pre­cau­cio­nes. Los fo­cos de aten­ción au­men­ta­ron a la par de la efectividad, y Es­pa­ña se en­con­tró con que su pun­te­ría iba por fin acor­de al ta­len­to. De los seis dis­pa­ros en­tre los tres pa­los, tres aca­ba­ron en la red; prin­ci­pal­men­te, pa­ra glo­ria de Mo­ra­ta que en­ca­ra­rá los pró­xi­mos par­ti­dos ali­via­do de exi­gen­cias ano­ta­do­ras. Tam­bién No­li­to, asis­ten­te y go­lea­dor.

Re­cu­pe­ra­cio­nes en zo­na de pe­li­gro

En un clá­si­co del com­bi­na­do na­cio­nal, el des­plie­gue ofen­si­vo en­con­tró con­ti­nui­dad en la la­bor de contención. Los tur­cos ro­ba­ban y per­dían de in­me­dia­to, ato­si­ga­dos por el fren­te de ata­que es­pa­ñol, que una vez más ta­pó to­das las vías a ras de hier­ba, obli­gan­do al con­tra­rio a ri­far ba­lo­nes. Tu­rán, des­ga­na­do fren­te a Croa­cia, in­ten­tó re­sar­cir­se an­te va­rios de sus com­pa­ñe­ros del Ba­rça, pe­ro fue la prin­ci­pal víctima del en­tra­ma­do de­fen­si­vo: se que­dó sin es­pa­cios y sin co­ne­xio­nes. Si Tur­quía su­pe­ra­ba la pri­me­ra lí­nea de pre­sión, se to­pa­ba con Bus­quets, es­pec­ta­cu­lar en su lec­tu­ra del jue­go. En­tre el 5 y De Gea (ayer, un es­pec­ta­dor más) to­da­vía se al­zó Pi­qué, em­pe­ña­do en aca­llar cual­quier sil­bi­do. De­ma­sia­dos mu­ros que sal­var.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.