El vi­gi­lan­te fa­mo­so por ser ama­ble

El tra­ba­ja­dor di­ce que to­da per­so­na que en­tra en el edi­fi­cio me­re­ce un res­pec­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Agenda - TANIA TA­BOA­DA

Na­die di­ría que Er­nes­to Ro­drí­guez Ex­pó­si­to (Os Ca­rrei­ros, An­tas de Ulla, 1956) duer­me cin­co ho­ras dia­rias o tie­ne días ma­los. A pe­sar de no desa­yu­nar en ca­sa lle­ga al tra­ba­jo con las pi­las car­ga­das, una gran son­ri­sa y una tre­men­da ener­gía pa­ra cum­plir con su de­ber. Su buen hu­mor con to­do el mun­do no ha­ce jus­ti­cia con el he­cho de dor­mir po­co, con su es­ta­do de áni­mo ni con ir en ayu­nas. Es pre­ci­sa­men­te su ca­rác­ter afa­ble el que le hi­zo ser co­no­ci­do por to­dos los lu­cen­ses y sal­tar a la fa­ma en las re­des so­cia­les ha­ce unos días. «Me en­te­ré por un re­par­ti­dor de Seur. Me di­jo que mi nom­bre an­da­ba cir­cu­lan­do por In­ter­net. Me en­se­ñó a tra­vés del mó­vil el me­mé y los co­men­ta­rios ha­cia mi per­so­na. Me que­dé fli­pa­do», cuen­ta.

Er­nes­to es el vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad en el edi­fi­cio de la de­le­ga­ción de Ha­cien­da en Lu­go des­de ha­ce 16 años. Mues­tra un gran res­pec­to ha­cia la de­le­ga­da, a quien tra­ta de Do­ña Ele­na, y sa­be de me­mo­ria los nom­bres y ape­lli­dos de los 96 fun­cio­na­rios que aquí tra­ba­jan. «Bue­nos días Ma­ri Car­men, has­ta ma­ña­na Glo­ria...», es su tó­ni­ca pre­do­mi­nan­te.

De es­ta­tu­ra me­dia, del­ga­do, con bi­go­te y ac­tual­men­te sin por­tar ar­ma «an­tes la te­nía pe­ro aho­ra nos la re­ti­ra­ron por ley», Er­nes­to Ro­drí­guez apli­ca es­ta fi­lo­so­fía de vi­da por­que es cons­cien­te de que los ciu­da­da­nos acu­den a Ha­cien­da por pro­ble­mas vin­cu­la­dos con la eco­no­mía y es por eso que in­ten­ta re­ci­bir­los y des­pe­dir­los con un buen ges­to y una son­ri­sa. «In­ten­to ha­cer mi tra­ba­jo lo me­jor po­si­ble cum­plien­do con to­das mis obli­ga­cio­nes. To­dos los tra­ba­ja­do­res y ciu­da­da­nos que ac­ce­den al edi­fi­cio de Ha­cien­da me­re­cen un res­pe­to», sub­ra­ya.

Es­te vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad tie­ne 60 años, vi­ve a cin­co mi­nu­tos del tra­ba­jo y desem­pe­ña sus la­bo­res en ho­ra­rio de sie­te y me­dia a tres y me­dia. Al­gu­nos días tam­bién va por las tar­des, co­mo en cam­pa­ñas de la de­cla­ra­ción de la ren­ta. A pe­sar de en­trar a las sie­te y me­dia se le­van­ta to­dos los días a las tres de la ma­dru­ga­da. «Es­toy ob­se­sio­na­do. Me le­van­to, me aseo, voy ca­mi­nan­do des­pa­cio, mi­ro es­ca­pa­ra­tes, lle­go al tra­ba­jo, doy una vuel­ta por to­do el edi­fi­cio...». Y es que Er­nes­to ado­ra las ins­ta­la­cio­nes y se preo­cu­pa por­que to­do es­té en re­gla. «He­re­dé la cos­tum­bre de mi pa­dre y soy un ob­se­sio­na­do de la puntualidad. Ha­bré lle­ga­do tar­de al tra­ba­jo en tres oca­sio­nes. Tam­bién en el ám­bi­to so­cial soy muy pun­tual. Que­do a las cin­co y a las cua­tro ya es­toy», di­ce.

Er­nes­to re­co­no­ce te­ner días ma­los co­mo to­do ciu­da­dano pe­ro evi­ta trans­mi­tir­los a la gen­te. «A ve­ces vie­ne uno y pi­ta al en­trar. Le man­do sa­car los ac­ce­so­rios. Si­gue pi­tan­do. Me­dio se ca­brea. Suel­to una bro­ma y lis­to», di­ce.

Prue­ba de la bue­na sin­to­nía con los ciu­da­da­nos y los tra­ba­ja­do­res se re­fle­ja en de­ta­lles co­mo que to­dos los días le apa­re­cen ca­fés pro­ce­den­tes de to­das par­tes. Tam­bién con­ser­va los de­ta­lles que los ciu­da­da­nos le re­ga­lan pa­ra pre­miar su bue­na la­bor, co­mo una na­va­ja de Ta­ra­mun­di gra­ba­da con su nom­bre.

Er­nes­to es el pe­que­ño de tres her­ma­nos. Tras es­tar va­rios años en San Se­bas­tián, don­de cur­só Maes­tría In­dus­trial y tra­ba­jó en va­rias fá­bri­cas, re­gre­só a su tie­rra na­tal con sus pa­dres. «Era el úni­co que es­ta­ba sol­te­ro y me to­có ve­nir con mis pro­ge­ni­to­res». Po­co le du­ró la sol­te­ría por­que al po­co tiem­po en­con­tró en An­tas de Ulla a su amor, con el que tu­vo a su hi­ja Ne­rea.

AL­BER­TO LÓ­PEZ

Er­nes­to Ro­drí­guez en su pues­to de tra­ba­jo, en la en­tra­da del edi­fi­cio de ha­cien­da en Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.