«En ca­sa me di­cen que no ha­blo na­da, y yo les re­cuer­do que lle­vo ra­jan­do más de ocho ho­ras»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Agenda -

De­trás de un vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad ex­tra­ver­ti­do y ama­ble se en­cuen­tra una per­so­na tran­qui­la. Aun­que no acos­tum­bra a echar la sies­ta, le gusta des­can­sar en ca­sa. —¿Tie­ne el mis­mo ca­rác­ter en ca­sa que en el tra­ba­jo? —Es di­fe­ren­te. En el tra­ba­jo soy muy ex­tro­ver­ti­do por­que es­toy de ca­ra al pú­bli­co y el ta­lan­te y la ama­bi­li­dad es lo que se me­re­ce la gen­te. Cuan­do lle­go a ca­sa me pon­go en mo­do des­can­so. A ve­ces me di­cen que no ha­blo na­da y yo les re­cuer­do que lle­vo ra­jan­do más de ocho ho­ras. Con mi hi­ja soy muy se­ve­ro y es­tric­to. —¿Qué es lo que más va­lo­ra de las per­so­nas? —Que sean ho­nes­tas, agra­da­bles y edu­ca­das. —¿Qué no to­le­ra de una per­so­na? —La men­ti­ra y la im­pun­tua­li­dad. —¿Cuál cree que es su prin­ci­pal vir­tud? —Me con­si­de­ro una per­so­na muy ho­nes­ta y muy ami­go de mis ami­gos. Tam­bién ten­go bue­na ca­pa­ci­dad de me­mo­ria pa­ra acor­dar­me de las ca­ras de la gen­te. —¿Cuál cree que es su prin­ci­pal de­fec­to? —Con­fío de­ma­sia­do en las per­so­nas y lue­go me lle­vo pa­los. —¿Le gus­ta­ría tra­ba­jar de co­mer­cial? —Creo que las cir­cuns­tan­cias del tra­ba­jo no las mo­de­la el tra­ba­ja­dor. —¿Al­gu­na anéc­do­ta? —Un día vino por aquí un hom­bre y no pa­ra­ba de pi­tar en el con­trol. Se pu­so ner­vio­so y yo lo va­ci­lé por­que lo re­co­no­cí. Ha­bía he­cho el ser­vi­cio mi­li­tar con­mi­go y él no se acor­da­ba. Fue gra­cio­so. —¿Cree que se ju­bi­la­rá co­mo vi­gi­lan­te en el edi­fi­co de Ha­cien­da en Lu­go? —No lo sé se­gu­ro. Se­gu­ra so­lo te­ne­mos la muer­te. El res­to de­pen­de de las cir­cuns­tan­cias. Lo que si sé se­gu­ro es que si me ten­go que ir, lo echa­ré de me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.