Pen­sio­nes: dos caminos

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fon­do -

a pre­sun­ta so­lu­ción a la ga­lo­pan­te in­sos­te­ni­bi­li­dad de los sis­te­mas de pen­sio­nes por par­te de nues­tros ase­so­res neo­li­be­ra­les pi­vo­ta en dos de­te­rio­ros: pro­lon­gar la vi­da la­bo­ral an­tes de la ju­bi­la­ción y re­du­cir la ren­ta real de los pen­sio­nis­tas. Al que se aña­de un ter­ce­ro: es­ti­mu­lar la afi­lia­ción de tra­ba­ja­do­res ca­da vez más pre­ca­rios e in­ter­mi­ten­tes en una pa­no­plia de ser­vi­cios per­so­na­les ba­ra­tos. Nue­vos cria­dos. Pro­lon­ga­das y caó­ti­cas vidas la­bo­ra­les pa­ra que, al fi­nal, so­lo se sal­ve de la po­bre­za el pen­sio­nis­ta que se pue­da per­mi­tir com­ple­men­tar su ren­ta con el aho­rro per­so­nal (plan pri­va­do).

Es una so­lu­ción, si aca­so, pa­ra unos po­cos. Pa­gar me­nos im­pues­tos y re­ba­jar las co­ti­za­cio­nes se­ría la guin­da pa­ra, se di­ce, ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad y así crear mu­chí­si­mo em­pleo; pa­ra que cua­dren las cuen­tas de un sis­te­ma pú­bli­co que, que na­die se re­la­je, es­ta­rá siem­pre en pe­li­gro. Es­tos mis­mos ase­so­res, ac­to se­gui­do, apa­re­cen co­mo aban­de­ra­dos de la eco­no­mía 4.0 con la que pro­du­ci­re­mos mu­cha más ri­que­za con mu­chí­si­mo me­nos em­pleo. Em­pleos pri­vi­le­gia­dos en in­gre­sos (con mu­chas ho­ras y años co­ti­za­dos) que con­tra­ta­rán a aque­llos nu­me­ro­sos cria­dos (pa­ra pa­sear el pe­rro, cui­dar el jar­dín, traer com­pras, call cen­ters, ge­ria­tría, etc.).

Hay otra for­ma de pla­tear­lo. Co­mo nues­tra eco­no­mía ca­da vez pro­du­ce más ri­que­za con me­nos em­pleo (ho­ras de tra­ba­jo anua­les de los ocu­pa­dos) no tie­ne sen­ti­do se­guir ba­san­do la sos­te­ni­bi­li­dad de las pen­sio­nes en un im­pues­to pa­ga­do so­bre esos mi­llo­nes de ho­ras de­cre­cien­tes. Ni aso­ciar el de­re­cho a la per­cep­ción a su­mar más ho­ras, o su cuan­tía a una ca­rre­ra la­bo­ral caó­ti­ca.

Por­que cuan­do la ri­que­za na­cio­nal es ma­yor (con me­nos ho­ras tra­ba­ja­das) so­lo su re­dis­tri­bu­ción por vías fis­ca­les ha­rá po­si­ble que to­dos los ciu­da­da­nos (in­de­pen­dien­te­men­te de su cómpu­to to­tal de jornadas co­ti­za­das) ten­gan una pen­sión dig­na.

Y eso se lla­ma im­pues­tos so­bre las ren­tas al­tas y los con­su­mos o pa­tri­mo­nios de lu­jo. Sin be­ne­fi­cios fis­ca­les a pla­nes pri­va­dos. Tam­bién se lla­ma re­dis­tri­buir el tra­ba­jo. Ni ho­ras ex­tras no co­ti­za­das por un la­do, ni pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción por otro. La re­cien­te pro­pues­ta sin­di­cal de su­pri­mir el ac­tual to­pe má­xi­mo de co­ti­za­ción es un par­che ra­zo­na­ble, pe­ro se em­pe­ña en lo im­po­si­ble: pues ca­da vez los sa­la­rios po­drán ser me­nos el ali­men­to y al­ma del sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.