«Es mi pri­me­ra opo­si­ción, voy a in­ten­tar sus­pen­der con la me­jor no­ta»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

lar si es­ta­rán ellas o no en­tre los 1.112 afor­tu­na­dos, de 15.000, que con­se­gui­rán pla­za. La ma­yo­ría de es­tas chi­cas se pre­sen­tan por pri­me­ra vez al exa­men de Edu­ca­ción In­fan­til, y pa­ra dos de ellas la del jue­ves que vie­ne se­rá su se­gun­da ex­pe­rien­cia de es­te ti­po. No obs­tan­te, dis­tin­guir no­va­tas de ve­te­ra­nas en esta cla­se es una ta­rea del to­do im­po­si­ble.

Emi­lio tie­ne 28 años, y apa­re­ce por la aca­de­mia apa­ren­te­men­te tran­qui­lo; has­ta que em­pie­za a ha­blar. Él tam­bién es re­pe­ti­dor en las opo­si­cio­nes de su es­pe­cia­li­dad, Pe­da­go­gía Te­ra­péu­ti­ca, pero ase­gu­ra que es­to no sir­ve de aval pa­ra los ner­vios, «eso nun­ca se pa­sa», pero que en su ca­so, so­bre to­do, se sien­te al­go in­se­gu­ro por­que «en no­viem­bre em­pe­cé a tra­ba­jar co­mo sus­ti­tu­to, así que no he te­ni­do to­do el tiem­po que me gus­ta­ría pa­ra de­di­car­le al es­tu­dio». Aún así no es­ca­ti­ma en tiem­po, y re­co­no­ce que aho­ra se po­ne con los apun­tes «so­bre las cua­tro o cin­co de la tar­de, has­ta las 12 o 1», por­que él no pue­de es­tu­diar por las ma­ña­nas. Ca­da uno con sus rit­mos bio­ló­gi­cos. O la­bo­ra­les.

En un gran nú­me­ro de ca­sos, los opo­si­to­res ya es­tán en lis­tas y tra­ba­jan en co­le­gios o ins­ti­tu­tos, en otros, tie­nen que sa­car­se unos eu­ros en ofi­cios que na­da tie­nen que ver con la do­cen­cia pa­ra lle­gar a fin de mes. Sara aca­ba de ter­mi­nar la ca­rre­ra y tra­ba­ja en una pis­ci­na por las tar­des, aun­que nun­ca se plan­teó otra co­sa que no fue­ra opo­si­tar. Y es que co­mo ase­gu­ra su com­pa­ñe­ra Anaisy, «es más fá­cil con­se­guir apro­bar una opo­si­ción que un con­tra­to en un co­le­gio». Am­bas opo­si­tan pa­ra las pla­zas de maes­tras de Pri­ma­ria, y es su pri­me­ra vez. A pe­sar de que sus ges­tos de­no­tan lo con­tra­rio, di­cen que «pa­ra el po­co tiem­po que que­da, no me­re­ce la pe­na po­ner­se ner­vio­sa». Ade­más. Anaisy es prag­má­ti­ca an­te la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra: «Nun­ca me he pre­sen­ta­do y hay una pla­za pa­ra ca­da cin­cuen­ta per­so­nas en nues­tra es­pe­cia­li­dad, así que mi me­ta es in­ten­tar sus­pen­der con la me­jor no­ta po­si­ble».

La re­sig­na­ción por un es­fuer­zo que pue­de ser en bal­de y las an­sias por­que lle­gue el día del exa­men son mar­ca de la ca­sa de es­tos opo­si­to­res. Pero a la ho­ra de de­can­tar­se por la par­te más cos­to­sa de la prue­ba se ge­ne­ra la dis­yun­ti­va. Mien­tras al­gu­nos, co­mo Emi­lio, di­cen que lo fun­da­men­tal es la par­te prác­ti­ca — «lo que real­men­te te tie­nes que pre­pa­rar, ahí el tri­bu­nal va a de­ci­dir si eres buen do­cen­te o no»—, pa­ra otros el su­pues­to es un las­tre del que quie­ren li­brar­se cuan­to an­tes. «La le­gis­la­ción de edu­ca­ción es la peor. Des­pués del re­gla­men­to or­gá­ni­co de cen­tros do­cen­tes ha ha­bi­do un mon­tón le­yes nue­vas y mu­chas con­tra­dic­cio­nes: con so­lo nue­ve me­ses es­tu­dian­do es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que esa par­te te sal­ga bien», afir­ma esta opo­si­to­ra.

Las prue­bas de es­te año tie­nen una sin­gu­la­ri­dad. Lo ha­bi­tual es que se reali­cen dos días se­gui­dos, pero al tra­tar­se el 24 de un día fes­ti­vo y el 26 de la jor­na­da de elec­cio­nes ge­ne­ra­les, la par­te prác­ti­ca del exa­men se pos­po­ne has­ta el 27. ¿Qué hay que ha­cer du­ran­te ese im­pas­se? Emi­lio lo tie­ne cla­ro: «Des­can­sar pero no de­jar de la­do que aún que­da lo más du­ro. Igual que el día an­tes, ese día me mi­ro so­lo lo in­dis­pen­sa­ble, aque­llo con lo que du­de mu­cho». Sara y Anaisy, por su par­te, se to­ma­rán el día de re­lax. Mien­tras, el gru­po de chi­cas de Edu­ca­ción In­fan­til, por eso del mal fa­rio, se­gu­ra­men­te es­tu­dien lo que mi­ran du­ran­te la foto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.