Vo­tar: ¿sen­ti­do o sen­si­bi­li­dad?

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

¿Se com­por­ta­ron irres­pon­sa­ble­men­te los lí­de­res del PP, PSOE, Po­de­mos y C’s tras las elec­cio­nes de di­ciem­bre? Aun­que la con­vic­ción de que fue así, apo­ya­da en só­li­das ra­zo­nes, es ge­ne­ra­li­za­da, se­ría in­jus­to no sub­ra­yar, en to­do ca­so, que los elec­to­res con­fi­gu­ra­mos en­ton­ces un Con­gre­so cu­ya com­po­si­ción so­lo ofre­cía una al­ter­na­ti­va de Go­bierno —la gran coa­li­ción PP-PSOE—, al­ter­na­ti­va que los so­cia­lis­tas ha­bían pro­cla­ma­do que ja­más apo­ya­rían.

Cual­quier otra coa­li­ción (PP-C’s, PSOE-Po­de­mos o PSOE-C’s) hu­bie­ra si­do de una fra­gi­li­dad in­so­por­ta­ble. En las elec­cio­nes del día 26 tan en­de­mo­nia­da si­tua­ción po­dría re­pe­tir­se si se con­fir­ma lo que ade­lan­tan las en­cues­tas.

La de Son­da­xe que hoy pu­bli­ca es­te pe­rió­di­co, coin­ci­den­te en lo esen­cial con las ya co­no­ci­das, pre­vé un Con­gre­so en el que se­rá im­po­si­ble con­fi­gu­rar una ma­yo­ría de go­bierno, sal­vo, de nue­vo, la gran coa­li­ción PP-PSOE, que Ra­joy vuel­ve a apo­yar y Sán­chez a ne­gar. Fue­ra de ahí, re­sul­ta­ría im­po­si­ble nu­mé­ri­ca­men­te un go­bierno del PP y de C’s (155 dipu­tados se­gún Son­da­xe: ocho me­nos que en di­ciem­bre) y po­lí­ti­ca­men­te in­via­ble uno en el que un even­tual pac­to UP-PSOE exi­gi­ría a los de Sán­chez (85 dipu­tados) ele­gir a Igle­sias pre­si­den­te (90 dipu­tados), lo que ha­ría sal­tar por los ai­res al PSOE en mil pe­da­zos.

Por eso, an­te es­te pa­no­ra­ma, ha lle­ga­do la ho­ra de afir­mar con va­len­tía que so­mos los elec­to­res quie­nes te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de en­con­trar la sa­li­da a tal ato­lla­de­ro.

Di­cho de otro mo­do, los es­pa­ño­les po­de­mos in­sis­tir en el re­sul­ta­do de di­ciem­bre o reorien­tar, a la vis­ta de los da­tos que va­mos co­no­cien­do, nues­tros vo­tos pa­ra ha­cer po­si­ble una ma­yo­ría es­ta­ble de go­bierno.

Te­ne­mos, por su­pues­to, un de­re­cho que na­die pue­de dis­cu­tir­nos: el de vo­tar lo que nos plaz­ca. Pero, vis­to lo vis­to, de­be­mos ejer­cer­lo con ple­na con­cien­cia de que si in­sis­ti­mos en lo mis­mo es­ta­re­mos abrien­do el ca­mino a unas ter­ce­ras elec­cio­nes o a que los par­ti­dos, pa­ra evi­tar la gra­ví­si­ma cri­sis que de esa se­gun­da re­pe­ti­ción po­dría de­ri­var­se, op­ten in ex­tre­mis por con­fi­gu­rar un Go­bierno que no tu­vie­ra otro ob­je­ti­vo que sa­lir del pa­so y que no po­dría, por ello, en­fren­tar­se a los de­ci­si­vos desafíos que te­ne­mos por de­lan­te pa­ra con­so­li­dar la sa­li­da de una cri­sis que nos ha exi­gi­do ya du­rí­si­mos sa­cri­fi­cios a lo lar­go de los ocho úl­ti­mos años. Vo­tar, per­mí­tan­me de­cir­lo, no cons­ti­tu­ye un ac­to de fe.

Muy por con­tra­rio, de­be­ría su­po­ner una de­ci­sión ra­cio­nal en la que los elec­to­res ac­tue­mos con esa in­te­li­gen­cia que per­mi­te ha­cer com­pa­ti­ble nues­tras con­vic­cio­nes e in­tere­ses con la ne­ce­si­dad de con­fi­gu­rar una ma­yo­ría po­si­ble de go­bierno.

Ca­be, cla­ro, ir a las ur­nas sin te­ner en cuen­ta pa­ra na­da tal ne­ce­si­dad. Pero es po­co cohe­ren­te que­jar­se lue­go del re­sul­ta­do del que uno es, en su cuo­ta par­te, res­pon­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.