No se ha ga­na­do na­da, ¡pero se ha con­se­gui­do tan­to!

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa -

ún no he­mos ga­na­do na­da», di­jo el siem­pre pru­den­te se­lec­cio­na­dor. Tie­ne ra­zón, pero no es del to­do cier­to. Es­pa­ña no ha ga­na­do na­da por­que ape­nas aca­ba de co­men­zar la Eu­ro­co­pa. Ni si­quie­ra tie­ne ase­gu­ra­da la pri­me­ra pla­za del gru­po, lo que en prin­ci­pio es in­tere­san­te pa­ra evi­tar un ca­mino de es­pi­nas ha­cia la final. Pero aun­que to­do es­tá por pa­sar, el com­bi­na­do de Del Bos­que ha lo­gra­do la vic­to­ria de la au­to­es­ti­ma, de la re­afir­ma­ción, del re­co­no­ci­mien­to y del res­pe­to de to­dos sus ri­va­les. Es­pa­ña ya jue­ga con el con­ven­ci­mien­to de que su apues­ta por el to­que no es me­ra re­tó­ri­ca, ni un ejer­ci­cio me­lan­có­li­co de los días de vino y ro­sas. To­car y to­car, a Es­pa­ña le re­por­ta ré­di­tos tan­gi­bles. Gra­cias a tan­to pa­se es la me­jor se­lec­ción en de­fen­sa y en ata­que. Com­bi­na pa­ra ga­nar, no so­lo pa­ra gus­tar, cues­tión im­por­tan­te, pero re­la­ti­va pa­ra al­gu­nos en es­to del fútbol. Es ca­si se­gu­ro que en la me­di­da en que los ri­va­les en­du­rez­can las de­fen­sas y me­jo­ren su ca­li­dad in­di­vi­dual, los pro­ble­mas cre­ce­rán y se­rá di­fí­cil re­pe­tir por­cen­ta­jes en el pa­se del 92 por cien­to, que es lo que acre­di­ta aho­ra mis­mo es­te equi­po. Qui­zá ven­ga a cuen­to, una vez más, re­cor­dar aho­ra a Luis Ara­go­nés, pa­dre es­pi­ri­tual de esta Es­pa­ña. Pri­me­ro, li­qui­dó el rau­lis­mo pa­ra siem­pre y des­pués apos­tó por el ta­len­to. Re­ne­gó de años y años de un fútbol tan rús­ti­co co­mo bal­dío, ali­neó a los pe­que­ños, con­fi­gu­ran­do la se­lec­ción de me­nor es­ta­tu­ra de aque­lla Eu­ro­co­pa. Y em­pe­zó to­do. Con los ga­lo­nes pa­ra los ju­go­nes, ha­cien­do tri­zas la ideo­lo­gía de la fu­ria y la ti­ra­nía de lo fí­si­co. ¿Al­guien du­da de que con al­gún an­ti­guo se­lec­cio­na­dor, el cen­tro del cam­po ac­tual po­dría es­tar for­ma­do por San Jo­sé y Ja­vi Mar­tí­nez? Gra­cias a la de­ci­sión de Luis po­de­mos dis­fru­tar hoy de fut­bo­lis­tas co­mo Inies­ta, ca­paz de dar cien pa­ses y so­lo fa­llar cua­tro. Pa­ra ju­gar en es­te equi­po hay que sa­ber cons­truir. Ca­si to­dos son ar­qui­tec­tos. Y unos po­ten­cian a los otros. Inies­ta sa­be que pue­de arries­gar en los pa­ses por­que al otro la­do hay al­guien ca­paz de re­ci­bir lo que le echen. Y Mo­ra­ta es muy cons­cien­te de que to­do des­mar­que que se ima­gi­ne se­rá in­ter­pre­ta­do por cual­quie­ra de sus com­pa­ñe­ros. Efec­ti­va­men­te, no se ha ga­na­do na­da, ¡pero se ha con­se­gui­do tan­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.