Lu­ka­ku re­di­me a Bél­gi­ca

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa -

gi­ca, que ren­ta­bi­li­zó la fra­gi­li­dad de una Ir­lan­da men­guan­te, que se ani­mó a ju­gar cuan­do ya era de­ma­sia­do tar­de. Por­que en Bur­deos se vi­vió un par­ti­do por el guion: ata­ca­ron con cri­te­rio los dia­blos ro­jos, se de­di­ca­ron a achi­car agua los de Ei­re y al final ga­nó el de más ca­li­dad. Có­mo­da­men­te pa­ra re­cu­pe­rar par­te de los ga­lo­nes que le ha­bían ro­ba­do la az­zu­rra.

El cam­bio de Bél­gi­ca co­men­zó por la pizarra. Wil­mots co­rri­gió el fias­co de­fen­si­vo, mo­vió a De Bruy­ne ha­cia el cen­tro y le en­tre­gó la ban­da a Ca­rras­co. El res­to lo hi­cie­ron los ar­tis­tas, co­men­zan­do por Lu­ka­ku. El de­lan­te­ro, fa­llón y au­sen­te en la con­tien­da del lu­nes, se mo­vió an­te los ir­lan­de­ses, bus­có los es­pa­cios, se ofre­ció y por­fió por el gol has­ta que lo en­con­tró.

Pa­ra eso hu­bo que es­pe­rar has­ta el se­gun­do tiem­po cuan­do al fin los bel­gas en­con­tra­ron la sen­da del fútbol que tan­to les gus­ta. Es­pa­cios, con­tra­gol­pe de vér­ti­go, cen­tro des­de la de­re­cha me­di­do de De Bruy­ne y gol con un dis­pa­ro des­de la fron­tal que se co­ló por la de­re­cha de Ran­dolph. Un tan­to tan ver­ti­gi­no­so co­mo in­ape­la­ble.

El 1-0 fue una in­vi­ta­ción a la fies­ta, por­que Ir­lan­da tu­vo que aban­do­nar la mu­ra­lla pa­ra co­men­zar a tren­zar y bus­car el gol y a di­fe­ren­cia de su due­lo con los sue­cos, fue in­ca­paz de com­bi­nar con cri­te­rio y Cour­tois vi­vió una tar­de plá­ci­da en la por­te­ría.

Des­co­si­do tác­ti­co

En su pa­so ha­cia ade­lan­te los de Mar­tin O’Neill des­co­sie­ron to­das sus cos­tu­ras tác­ti­cas. Se con­vir­tie­ron en un equi­po lar­go y des­equi­li­bra­do. El ju­gue­te perfecto pa­ra una panda de jó­ve­nes car­ga­dos de ve­lo­ci­dad y so­bra­dos de ta­len­to.

Por eso re­don­dear la cuen­ta fue pan co­mi­do. Bas­tó con mo­ver el ba­lón, bus­car el la­do más des­pro­te­gi­do de ri­val y me­ter el cen­tro pre­ci­so. Los dos des­de la de­re­cha. El pri­me­ro aca­bó en gol con un ca­be­za­zo im­po­nen­te de Wit­sel, que des­de la se­gun­da lí­nea en­tró en el área ri­val sin que na­die le ne­ga­se el per­mi­so, y el ter­ce­ro lle­vó de nue­vo la fir­ma del de­lan­te­ro del Li­ver­pool, en un lan­ce si­mi­lar a su pri­mer gol, con la di­fe­ren­cia que el cen­tro me­di­do fue de Ha­zard. Otro de los que apa­re­cie­ron ayer des­pués de ha­ber es­ta­do en bus­ca y cap­tu­ra tras la de­ba­cle inau­gu­ral.

En la so­bre­me­sa de Bur­deos las bue­nas no­ti­cias se agol­pa­ron pa­ra la se­gun­da se­lec­ción en el rán­king FIFA. No so­lo por los go­les, tam­po­co por el triunfo có­mo­do an­te un ri­val que de­mos­tró ser me­nor, sino por­que el fútbol que los bel­gas lle­va­ban de se­rie a Fran­cia apa­re­ció en to­do su es­plen­dor. Ya en el pri­mer tiem­po aun­que no hu­bie­se go­les, por­que los dia­blos bus­ca­ron las ban­das, el jue­go com­bi­na­ti­vo y la por­te­ría ri­val de un mo­do in­sis­ten­te (de he­cho tu­vie­ron cua­tro cla­ras). Y por­que al fin el sis­te­ma de­fen­si­vo se mos­tró pé­treo, aun­que Long y com­pa­ñía ape­nas lo pu­sie­ron a prue­ba en un día en don­de la por­te­ría ri­val no exis­tió pa­ra el com­bi­na­do ir­lan­dés.

Sue­cia se­rá el par­ti­do del al­go­dón pa­ra los bel­gas. El mo­men­to de con­fir­mar que pue­de vol­ver a pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra a to­do o a re­gre­sar al re­gue­ro de du­das que le de­jó Ita­lia. ¿E Ir­lan­da?. Bas­tan­te ten­drá con so­ñar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.