La ope­ra­ción ju­di­cial que em­pe­zó sien­do rey y aca­bó co­mo ple­be­yo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Terra Chá -

ocho que­da­ron sie­te por­que la con­ce­ja­la Ana Can­to, que ha­bía vo­ta­do en una jun­ta de go­bierno a fa­vor de ad­ju­di­car una obra a la em­pre­sa de su her­mano, aca­bó mar­chan­do del ban­qui­llo por de­ci­sión del fis­cal.

La ope­ra­ción tie­ne unos cua­ren­ta to­mos, mi­les de fo­lios y su­pu­so de­ce­nas de re­cur­sos e in­clu­so la in­ter­ven­ción del Su­pre­mo. «Lo­go de oi­to anos in­ves­ti­gan­do e un­ha se­ma­na de xuí­zo, re­sul­ta que nos din que non ha­bía ra­zóns de di­ñei­ro . Cus­ta en­ten­der to­do is­to», di­jo ayer un ve­cino de Cas­tro.

El fis­cal je­fe, que se veía ve­nir la si­tua­ción, de­jó muy cla­ro que aun­que no hu­bie­ra dinero por el me­dio, sí hu­bo de­li­to en la con­duc­ta de los acu­sa­dos. Hi­cie­ron las ad­ju­di­ca­cio­nes co­mo les pa­re­ció bien, pa­san­do de la nor­ma­ti­va, se­gún el acu­sa­dor. Y eso, ad­vir­tió, es prevaricación. Pero ese de­li­to no tie­ne pe­na de pri­sión ni mul­ta. So­lo in­ha­bi­li­ta­ción y el fis­cal les ha pe­di­do la mí­ni­ma: nue­ve años.

La Rei es otra de las gran­des ope­ra­cio­nes que aca­ba des­in­fla­da. Le pa­só a lo mis­mo a la de la re­ti­ra­da de mul­tas de tráfico. La in­cóg­ni­ta es aho­ra sa­ber cuál se­rá el fin de las que es­tán en mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.