Cien­tos de ve­ci­nos y com­pa­ñe­ros des­pi­den al edil que se qui­tó la vi­da en Me­li­de

El hom­bre se sui­ci­dó des­pués de que un com­pa­ñe­ro le di­je­ra que la Guar­dia Ci­vil que­ría ha­blar con él

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - S. GAR­CÍA, E. MOUZO

El edil del PP de Me­li­de que se qui­tó la vi­da tras ser de­nun­cia­do por la ma­dre de una jo­ven de 15 años con la que pre­sun­ta­men­te man­tu­vo re­la­cio­nes se­xua­les con­sen­ti­das —de acuer­do con el exa­men mé­di­co que se le prac­ti­có a la me­nor— tu­vo ayer una des­pe­di­da mul­ti­tu­di­na­ria en su mu­ni­ci­pio na­tal. Cien­tos de ve­ci­nos arro­pa­ron a la fa­mi­lia de Ro­lan­do Me­ju­to Gar­cía, de 45 años de edad, en el fu­ne­ral ofi­cia­do a pri­me­ra ho­ra de la tar­de en la igle­sia pa­rro­quial de la lo­ca­li­dad co­ru­ñe­sa, que se lle­nó to­tal­men­te de gen­te an­tes de la lle­ga­da del cor­te­jo fú­ne­bre. Ha­bía par­ti­do mo­men­tos an­tes del ve­la­to­rio mu­ni­ci­pal, don­de la nu­me­ro­sa afluen­cia de ve­ci­nos que qui­sie­ron par­ti­ci­par y acom­pa­ñar a la fa­mi­lia en el úl­ti­mo adiós al con- ce­jal tam­bién co­lap­só la en­tra­da y el ac­ce­so al ta­na­to­rio.

El ir y ve­nir de gen­te al ve­la­to­rio de Me­li­de fue una cons­tan­te des­de que el sá­ba­do se ve­ló el cuer­po sin vi­da del con­ce­jal, al que se le prac­ti­có la au­top­sia en San­tia­go, des­pués de que lo ha­lla­sen ahor­ca­do su pa­dre y su sue­gro en las in­me­dia­cio­nes de la vi­vien­da en la que re­si­día con su mu­jer y sus dos hi­jos me­no­res de edad a las afue­ras del cas­co ur­bano de Me­li­de. Ro­lan­do Me­ju­to se qui­tó la vi­da des­pués de re­ci­bir la lla­ma­da de un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo in­for­mán­do­le de que agen­tes de la Guar­dia Ci­vil se ha­bían per­so­na­do en la em­pre­sa de au­to­bu­ses pa­ra la que tra­ba­ja­ba pre­gun­tan­do por él. Es­to su­ce­dió el vier­nes, dos días des­pués de que el edil man­tu­vie­se su­pues­ta­men­te re­la­cio­nes con la ado­les­cen­te, se­gún de­cla­ró la me­nor en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción abier­ta a raíz de la denuncia que in­ter­pu­so su ma­dre por un pre­sun­to de­li­to de abu­sos se­xua­les. Se­gún la ley, aun­que se tra­te de una re­la­ción con­sen­ti­da se con­si­de­ra de­li­to si el me­nor no tie­ne 16 años.

Pe­se a la ma­si­va pre­sen­cia de gen­te, que ex­pre­só con si­len­cio su res­pe­to por la fa­mi­lia, el fu­ne­ral y pos­te­rior en­tie­rro de Ro­lan­do Me­ju­to se de­sa­rro­lló con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad y sin in­ci­den­tes. No fue ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de los tres efec­ti­vos de la Po­li­cía Lo­cal y los cua­tro de Pro­tec­ción Ci­vil mo­vi­li­za­dos pa­ra la oca­sión por el equi­po de go­bierno en el que el fa­lle­ci­do ejer­ció co­mo con­ce­jal de Mo­ci­da­de, No­vas Tec­no­lo­xías e Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción. El mis­mo car­go desem­pe­ña­ba Da­lia Gar­cía Cou­so has­ta su elec­ción co­mo al­cal­de­sa tras el nom­bra­mien­to de Án­xe­les Váz­quez co­mo con­se­llei­ra de Me­dio Ru­ral. A las dos, la ac­tual y la ex­re­gi­do­ra de Me­li­de, se las pu­do ver en las exe­quias de Ro­lan­do Me­ju­to, al igual que a los de­más com­pa­ñe­ros que tu­vo en el eje­cu­ti­vo lo­cal, así co­mo a nu­me­ro­sos mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes del PP me­li­den­se.

Fue­ron el pa­dre y el sue­gro del fa­lle­ci­do los que lo en­con­tra­ron col­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.