Te­ra­pia pa­ra la In­gla­te­rra bi­po­lar

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - MI­GUEL ÁLVAREZ

No hay des­can­so pa­ra In­gla­te­rra. En una Eu­ro­co­pa mar­ca­da por el su­fri­mien­to y los ba­ches, los pross vuel­ven a la car­ga. Lo tie­nen to­do a su fa­vor pa­ra co­ro­nar­se pri­me­ros de gru­po. Un triun­fo es­ta no­che les bas­ta. No obs­tan­te, el ca­mino ha si­do tor­tuo­so has­ta la fe­cha y el pa­de­ci­mien­to ha re­tor­ci­do el ges­to de los más es­cép­ti­cos. El ja­rro de agua fría del em­pa­te su­fri­do an­te Ru­sia en el úl­ti­mo sus­pi­ro dio pa­so a la re­mon­ta­da an­te Ga­les. Pe­ro el equi­po no aca­ba de fun­cio­nar con con­ti­nui­dad y po­cos ol­vi­dan el mal pri­mer tiem­po fir­ma­do an­te los dra­go­nes. Los chis­pa­zos y mo­men­tos eléc­tri­cos se han con­ver­ti­do en ha­bi­tua­les com­pa­ñe­ros de viaje de los apa­go­nes. Unas in­ter­mi­ten­cias que le res­tan so­sie­go a la du­ra ca­be­za de Roy Hodg­son.

El se­lec­cio­na­dor in­glés no da su bra­zo a tor­cer, aun­que re­cu­la di­si­mu­la­da­men­te. Las crí­ti­cas por em­plear a Ka­ne, el de­lan­te­ro cen­tro, pa­ra bo­tar los cór­ne­res fren­te a Ru­sia sur­tie­ron efec­to. Roo­ney fue el ele­gi­do pa­ra pa­tear la pe­lo­ta des­de la es­qui­na en el par­ti­do fren­te a Ga­les.

Aho­ra fal­ta por com­pro­bar si Hodg­son vuel­ve a es­cu­char la voz del pue­blo. El se­lec­cio­na­dor ha mos­tra­do una fe in­que­bran­ta­ble en Ster­ling por la ban­da iz­quier­da y en Ka­ne co­mo arie­te. El de­ba­te es­tá ser­vi­do. Los afi­cio­na­dos cla­man por Stu­rrid­ge y Vardy, cla­ves en el triun­fo an­te Ga­les, pa­ra re­for­zar las lí­neas de van­guar­dia. Pe­ro so­lo el téc­ni­co tie­ne ca­pa­ci­dad de de­ci­sión.

En me­dio de los de­ba­tes y las opi­nio­nes, In­gla­te­rra cie­rra la pri­me­ra fa­se es­ta no­che an­te una Es­lo­va­quia que se to­mó un res­pi­ro des­pués de ga­nar­le a Ru­sia. To­dos ha­blan de Ham­sik co­mo el mo­tor del con­jun­to cen­troeu­ro­peo. El fut­bo­lis­ta del Ná­po­les ha cre­ci­do en co­ti­za­ción por sus ac­tua­cio­nes re­cien­tes. Una vic­to­ria an­te los pross re­vo­lu­cio­na­ría no so­lo al me­dia­pun­ta, sino tam­bién a to­do el com­bi­na­do de Jan Ko­zak.

El con­jun­to in­glés ha reite­ra­do du­ran­te el cam­peo­na­to su plan pa­ra lle­var la ma­ni­ja de los par­ti­dos. Un li­bro de es­ti­lo que al­gu­nos con­si­de­ran an­ti­na­tu­ral. Ade­más, las in­di­vi­dua­li­da­des de los pross no han ofre­ci­do una ex­ce­si­va fia­bi­li­dad. Sobre to­do, el por­te­ro Hart, que ha aca­pa­ra­do crí­ti­cas por la po­ca sol­ven­cia con la que se ha desem­pe­ña­do y, tam­bién, por los pro­ble­mas que pa­de­ce ca­da vez que to­ca el ba­lón con el pie.

La nue­va ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas in­gle­ses, ba­jo la ba­tu­ta del director Roo­ney, dis­po­nen hoy de una nue­va oca­sión pa­ra apli­car­se con sol­ven­cia y con­ti­nui­dad. El fin úl­ti­mo es in­cre­men­tar la cal­ma en el entorno. La exi­gen­cia es má­xi­ma pa­ra los pu­pi­los de Roy Hodg­son. To­do ello pe­se a que aún no han en­ca­ra­do el in­fierno de las eli­mi­na­to­rias a vi­da o muer­te.

Mien­tras los bri­tá­ni­cos son ob­ser­va­dos con lu­pa en ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos, los es­lo­va­cos tra­tan de es­cu­rrir el bul­to pa­ra se­llar el pa­se a oc­ta­vos de fi­nal de in­cóg­ni­to. «Ten­dre­mos que ju­gar lo me­jor po­si­ble pa­ra ob­te­ner un buen re­sul­ta­do», afir­mó Jan Ko­zak. Un buen en­tre­més pa­ra re­ga­lar­le el ba­lón al ri­val o, más allá to­da­vía, de tras­pa­sar la pre­sión a un com­bi­na­do ro­dea­do de de­trac­to­res y pal­me­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.